Morena propone reducción de 50% al salario de EPN, ministros y legisladores; se ahorrarán 450 mil mdp

Publicado el Septiembre 2, 2015, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

00 Morena
REVOLUCION 3.0
El grupo parlamentario del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), fue el primero en presentar una iniciativa de ley a la LXIII Legislatura del Congreso de la Unión; la propuesta, para crear la Ley de Austeridad Gubernamental, pretende generar ahorros por 450 mil millones de pesos con la aplicación de medidas como reducir a la mitad el salario del Ejecutivo federal, magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), legisladores, gobernadores, presidentes municipales y otros “altos funcionarios”, así como eliminar las pensiones vitalicias de los expresidentes.

Rocío Nahle García, coordinadora de los legisladores de Morena en San Lázaro explicó –durante la Sesión del Congreso General, en la que estuvieron presentes diputados y senadores- que la iniciativa incluye cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) y el Proyecto Monterrey VI, lo que representaría un ahorro de más de 200 mil millones de pesos que podrían ser reasignados para la construcción de hospitales e infraestructura educativa; además de vender la flotilla de aviones y helicópteros de uso oficial, incluyendo el nuevo avión presidencial.

La diputada federal subrayó que “la política que ha venido manejando esta y las pasadas administraciones, se han caracterizado por el dispendio y el derroche, causando una indignación general y llevando a la mayoría de la población a la situación de una pobreza extrema” y adelantó que su bancada de opondrá a la posibilidad de que el gobierno federal adquiera nuevas deudas.

Nahle subrayó que tan solo en los últimos tres años, “el costo financiero de la deuda de 2015 creció 32 % en términos reales respecto al de 2014. Una acción responsable sería reestructurar la deuda que se tiene y aplicar un gasto puntual, pues actualmente, una parte importante de los ingresos nacionales se destinan al pago de los intereses de la deuda existente y no podemos seguir con ese derroche”.

Entrega del tercer informe

La sesión del Congreso General comenzó minutos después de las 17:00 horas. Después de verificar que hubiera quórum y declarar iniciada la sesión, Jesús Zambrano Grijalva, presidente de la Mesa Directiva en San Lázaro, decretó un receso para recibir, de mano de Miguel Ángel Osorio Chong, titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), el tercer informe del Ejecutivo federal, justo a la mitad de la administración.

Acompañado de una numerosa comisión, integrada por el presidente del Senado de la República, el panista Roberto Gil Zuarth, los coordinadores de los diputados y senadores del Partido Revolucionario Institucional (PRI), César Camacho y Emilio Gamboa, respectivamente; así como otros legisladores, salió del salón de sesiones, cruzó la explanada principal y se dirigió a uno de los tantos salones donde ya lo aguardaba el secretario de Estado.

Luego de los flashazos de cortesía y tras dar la bienvenida a Chong, Zambrano cedió la hidalguense quien anunció que Peña Nieto se reservó el derecho a presentar iniciativas preferentes para permitir que el Legislativo –como no lo hizo cuando, entre cúpulas partidistas, aprobaron el defenestrado Pacto por México- defina de manera autónoma su agenda.

“Es momento de consolidar, en los hechos, el proyecto de nación que los mexicanos hemos definido. Es momento de enfrentar los retos…se trata de responder con resultados a las expectativas y exigencias de la sociedad”, dijo el titular de la Segob.

En respuesta al mensaje de Osorio Chong, Jesús Zambrano planteó la “conveniencia y necesidad de que el titular del Ejecutivo venga, personalmente, a entregar el informe y que pueda discutir y escuchar los distintos puntos de vista de la pluralidad política que compone el Poder Legislativo”.

En tanto, los coordinadores priistas, a lado de Gil Zuarth, gesticulaban un “no” mientras escuchaban a Zambrano.

El planteamiento del expresidente nacional del Partido de la Revolución Democrática, le valió un jalón de orejas a su regreso al salón de sesiones…

El independiente, el nuevo y los emergentes

Por primera vez en la historia del Congreso de la Unión, un diputado independiente electo por mayoría relativa, hizo uso de la máxima tribuna del país.

Manuel Clouthier Carrillo, expanista, dijo a sus homólogos que “hemos perdido el tiempo en egoísmos e intereses cortoplacistas y, lo que es todavía peor, en intereses partidistas comprometiendo el futuro de la nación…por lo que es urgente una reforma integral de las finanzas públicas, que incluya una reingeniería del gasto para alinearlo a las prioridades de la nación”.

El sinaloense advirtió que las circunstancias actuales del país, demandan de la clase política y del grupo gobernante, una gran generosidad y que “hoy le toca poner más al gobierno y a quienes se han enriquecido detentando el poder. El país, mis amigos, ya no puede seguir sosteniendo la tesis de que las funciones públicas son el mejor negocio privado”.

En su intervención, el diputado Hugo Eric Flores, del Partido Encuentro Social (PES) –organización política de reciente creación que logró obtener el porcentaje mínimo para conservar su registro- afirmó que “ha sido un error histórico de nuestros líderes sacar a Dios de la vida pública de México y no estoy hablando de ninguna religión, de ninguna institución religiosa. Pero en México no podemos mencionar el nombre de Dios –aunque nuestro glorioso Himno Nacional sí lo hace–, pues corremos el riesgo de parecer apátridas, ir en contra de la cultura política establecida o a que se nos acuse hasta de violar el Estado laico”.

El legislador –como todos sus compañeros de bancada, elector por la vía proporcional- adelantó que la primera iniciativa que presentará su grupo parlamentario, será para eliminar el fuero.

En tanto, el representante de Nueva Alianza (NA), Luis Alfredo Valles Mendoza advirtió que “ser una fuerza política emergente no nos vuelve un aliado incondicional…nuestro compromiso es con México. No somos, ni seremos, una bancada complaciente”.

Al tomar la palabra, José Clemente Castañeda, integrante del grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano (MC) advirtió que la mayoría de las decisiones que las administraciones federales han tomado durante los últimos años hoy tienen al país de rodillas y sumido en una grave crisis que erosiona las capacidades institucionales y la legitimidad del Estado mexicano.

“Si el Estado mexicano, particularmente el gobierno federal, quiere restaurar su legitimidad, recuperar la confianza pública y garantizar la estabilidad política y social, necesita responder de manera inmediata a las legítimas exigencias de los ciudadanos; hacer frente con humildad, a la indignación colectiva y escuchar la voz de la gente para demostrar su compromiso con la solución de los problemas que más aquejan a México”, argumentó.

El coordinador de la bancada del sol azteca en la Cámara de Diputados, Francisco Martínez Neri habló sobre la necesidad que existe de modificar el actual modelo de desarrollo y criticó que el gobierno federal, en lugar de rendir cuentas, de frente, sobre el estado que guarda la nación, prefiera “atrincherarse en las campañas mediáticas”.

Un perseguido, un dolido y un regañón…

La tónica del discurso cambió considerablemente cuando el senador del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Carlos Alberto Puente Salas afirmó que en las elecciones del pasado siete de junio, “la mayoría de las mexicanas y los mexicanos votaron y refrendaron su confianza al proyecto transformador del presidente de la República, Enrique Peña Nieto”.

El ecologista le echó la culpa de todos los males que aquejan al pueblo de México a las “condiciones ajenas” y calificó como “paradojas de nuestra historia” que “cuando por fin los partidos políticos, representados en este Congreso y el gobierno federal habíamos descartado las diferencias que nos paralizaron durante décadas, la situación económica recibía cada vez más presiones externas, debido fundamentalmente a la caída en los precios del petróleo y a la desaceleración económica mundial”.

Puente Salas añadió que en el pasado proceso electoral, “mi partido, el Partido Verde, fue objeto de una embestida política descomunal orquestada por otros partidos que, entre otras cosas, tuvo por objeto el tratar de impedir que el proyecto transformador del presidente Peña Nieto pudiera obtener una mayoría en esta Cámara de los Diputados”.

En su intervención, el coordinador de la bancada panista, Marko Cortés, reprochó la actuación de la administración federal, al señalar que el PAN puso “buenas reformas en malas manos, en manos equivocadas, ya que, lamentablemente falta mucho para que el gobierno pueda instrumentarlas en su totalidad…a este gobierno le quedaron grandes las reformas. Este gobierno se comprometió a mover a México y en los hechos vemos que lo paralizó”.

Cortés hizo un llamado a terminar con los “gastos frívolos y superfluos” y argumentó que no se necesitan más comerciales o numerosas comitivas que acompañen a las delegaciones mexicanas en los viajes al extranjero.

Cuando la diputada priista Yulma Rocha Aguilar se disponía a hacer uso de la tribuna, integrantes del grupo parlamentario de Regeneración Nacional extendieron una manta con la frase “MORENA no sólo lo dice…sino lo hace. Hoy vamos con una iniciativa de AUSTERIDAD GUBERNAMENTAL” en alusión a la iniciativa que previamente había presentado su coordinadora.

Esta acción desató la ira de las legisladoras del tricolor que, encabezadas por la senadora Diva Hadamira Gastélum, intentaron retirar la manta a jalones y al ver que no conseguían su cometido, optaron por hacer una valla frente a ella para ocultar la leyenda; los diputados de Morena subieron un peldaño para que se mantuviera visible su lona y hasta ahí los siguieron las priista. Instantes después, la manta fue retirada por los propios legisladores de Morena.

Lo primero que hizo cuando ocupó la tribuna Rocha, fue regañar al presidente de la Mesa Directiva, Jesús Zambrano, por sus dichos al recibir el tercer informe del Ejecutivo federal, que calificó de “partidistas”.

“La Ley Orgánica es clara y establece que el presidente de la Mesa Directiva debe expresar la unidad de la misma y hará prevalecer el interés de la Cámara por encima de sus intereses particulares o de grupo. Quien ve en la presidencia de la mesa la oportunidad de una tribuna privilegiada para expresar su voluntad personal o partidaria, traiciona la confianza que le dimos todos y también viola la ley”, sentenció.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: