Vivimos en una nueva versión del feudalismo, más cruel y que trata a migrantes como mercancía: Solalinde

Publicado el septiembre 6, 2015, Bajo Opinión, Autor LluviadeCafe.

Solalinde 440x261
REVOLUCION 3.0
El panorama que viven las personas migrantes en tránsito por México ha sido calificado por diversos activistas como grave, en especial desde la puesta en marcha de la política migratoria del actual gobierno priista.En este sentido, para el sacerdote Alejandro Solalinde, director del albergue Hermanos en el Camino, hoy en día los migrantes centroamericanos en tránsito padecen un contexto de vulnerabilidad. Dijo que para entender este situación es preciso observar el modelo neoliberal impuesto en algunos países.

Al participar en una conferencia realizada en el Colegio de la Frontera, manifestó que gracias a este modelo se ha buscado la privatización de todo cuanto se pueda, incluyendo la intención de adueñarse de los seres humanos, en un nuevo modo de esclavismo. En este sentido apuntó que hoy en día se ha presentado una versión contemporánea del feudalismo en donde unos cuantos son dueños de propiedades, de los recursos e incluso se sienten dueños de las personas.

“Aparece un nuevo tipo de feudalismo, que es dueño de cosas, de territorio, de recursos pero también de personas. Es increíble que en el siglo XXI haya una versión del feudalismo pero más cruel y más total que antes. Por ejemplo en el feudalismo todas las personas pertenecían como cosa, objeto, al señor feudal, pero por lo menos estaban completos, tenían qué comer, por lo menos se conservaban en sus partes y no eran mercancía que se vendiera en partes, vivos o muertos, hoy en día los migrantes si lo son”, dijo.

En este sentido reiteró que en la actualidad la humanidad vive la fase neoliberal más depredadora que se ha presentado desde la llegada de este sistema. Dijo que esta política económica trae consigo la idea fundamental de privatizar recursos indispensables para la vida de la sociedad como lo es el agua.

“Nacimos y estamos en un contexto neoliberal-capitalista, y en esta fase depredadora, de cercar el mundo, y cuando hablo de cercar me refiero a privatizar y privatizar hasta recursos comunes, o que son realmente para asegurar la vida de todos, como son el agua, el aire, la tierra misma. Este mundo cercado se ha convertido en el espacio de propiedad de unos cuantos (…) ya todo tiene propiedad y lo que no tiene se le está poniendo. En Estados Unidos todo es dinero, y en México los apóstoles del imperialismo capitalistas, del sistema neoliberal, que es nuestro gobierno, también lo está haciendo. Este sistema que tenemos en México está totalmente al servicio del sistema capitalista, no está al servicio del pueblo, no cuida la tierra, no cuida la ecología”, comentó.

Captura de pantalla 2015-09-04 a la(s) 23.10.29

El sacerdote puntualizó que este contexto neoliberal es preciso para entender la vulnerabilidad de los migrantes, ya que dijo, los capitales internacionales no reconocen la dignidad humana, pues han puesto como Dios al dinero, por lo que al ser estos los que dirigen las naciones se pone a los migrantes y la población en un contexto de inseguridad.

“¿Qué pasa con los migrantes? Están en la total desprotección, en sus lugares de origen ellos no reciben el apoyo porque las autoridades mismas han dejado de ser las que controlan el territorio en general y sólo son administradores. Los dueños están del otro lado del Bravo. Los migrantes son gente que no importan, como dice Oscar Martínez en su libro “Los migrantes que no importan.

¿Cómo podemos hacer para que baje la vulnerabilidad de los migrantes? Pues se necesitaría en primer lugar reconocer la dignidad de las personas, del ser humano y ustedes creen que el capital sin alma va a reconocer la dignidad de los seres humanos, cuando a puesto al mercado, al capital como un Dios. Ustedes creen que EE.UU. que dijo que tiene intereses y no amigos, va a preocuparse por eso”, cuestionó.

De igual forma añadió que gracias a que Estados Unidos mantiene la venta de armas legal e ilegal para México y que sigue la llamada guerra contra el narcotráfico, la vulnerabilidad de los migrantes creció pues los grupos delincuenciales invadieron las rutas de los migrantes.

“A pesar que EE.UU. ha sancionado a México por violentar Derechos Humanos siguen vendiendo armas, pero también por la guerra contra las drogas. Digo esto porque los migrantes están pasando por ese cruce, ese flujo, donde ellos pasan, donde siempre han pasado (los migrantes), ahora el crimen organizado se metió, contaminó su ruta y es casi imposible pensar que la ruta de los migrantes no esté contaminada por el tráfico de drogas, o armas, o personas, o peor aún el tráfico de órganos.

“El migrante es totalmente vulnerable. Empezaron extorsionando, sacándole provecho de él, después vendiéndolos, sobre todo a las mujeres. Alguien me dijo que las armas se venden una vez, pero a las mujeres muchas veces, y sacan dinero de ellas; como dijo la mamá de una joven desaparecida, (las utilizan) hasta que la secan y ya cuando la sueltan es porque ellas mismas no quieren volver, han perdido toda la autoestima (…) ¿Cuándo va a parar esto? cuando además de reconocer la dignidad de los seres humanos, se luche por los derechos humanos”, dijo.

De igual forma reprochó el hecho de que en sus propios países los migrantes son agraviados, por lo que dijo: “Qué defensa tienen los migrantes, si en sus lugares de origen no los defienden, hay que ver cómo están los cónsules, la protección consular es para llorar. Tienen un respetillo al gobierno de México, y la diplomacia de México sabe cómo humillar a los diplomáticos de Centroamérica. Cónsules me lo han expresado”.

Captura de pantalla 2015-09-04 a la(s) 23.10.53

“Este gobierno es entreguista”

“Este gobierno es entreguistas, entrega a su gente, está destruyendo su ecología, sus recursos los están acaparando, todo lo están cercando (privatizando)”, expresó Alejandro Solalinde.

Manifestó que hoy en día las autoridades no son capaces de defender a sus poblaciones ante agravios, como los intentos de imponer megaproyectos a pesar que estos atentan contra las comunidades.

En este sentido dijo que la ciudadanía mexicana corre el riesgo de ser “extranjero en su propia tierra” ya que se está vendiendo todo y los capitales internacionales se están apoderando del terreno, con lo que en un futuro, podrían negar, por ejemplo, el paso a las playas.

Ante esta ola del neoliberalismo, Solalinde criticó la posición que ha asumido la jerarquía católica pues, dijo, en lugar de ponerse del lado del pueblo, ha elegido asociarse con los grandes capitales.

“¿Que ha hecho la iglesia católica? Pues unirse a las cúpulas del poder, asociarse a este negocio del capital financiero, también le ha entrado al especulativo. El capital financiero es más jugoso para ellos. La iglesia sólo ha invertido para que sus altos cleros vivan bien. No se invierte para despertar a la gente, para educar.

Si hiciera un estudio de cuánto se ha invertido para mejorar la vida de los clérigos, sería muchísimo dinero, pero cuánto se ha invertido en la gente, en educación, en despertarlos. Los poderosos ganan tantos votos porque los compran, y por qué los compran, porque nuestra gente es ignorante, no hemos sido capaces de invertir en esto. Entonces como nuestra gente va a seguir adormilada para seguir vendiendo los votos y con los votos dar cheques en blanco y seguir vendiendo a México y permitir que México sea un país cercado, pues cada vez más vamos a tener mayor privatización”, expuso

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: