Peña continúa campaña disfrazada contra AMLO: El populismo implica “claudicar”

Publicado el Septiembre 8, 2015, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

Peña_0_0_628_524
REVOLUCION 3.0
El presidente Enrique Peña Nieto afirmó que las alusiones al populismo que hizo en su mensaje con motivo de su Tercer Informe de Gobierno no tuvieron un destinatario en particular, aunque reiteró que dicha práctica conlleva riesgos.“Hice una reflexión en el informe. Advertí que en distintos pasajes de la historia de la humanidad ha ocurrido que cuando hay en el ánimo de la sociedad desconfianza, frustración, a veces ha ocurrido que se opta por salidas falsas, fáciles.

“Alerté sobre esto (el populismo) porque me parece que sería claudicar y, sobre todo, retroceder en lo que como país hemos avanzado, y no sólo me refiero a lo que hemos logrado en estos años de administración, lo que hemos construido en varias décadas con generaciones que nos han antecedido. Por eso esta reflexión que hice no tiene destinatario en lo particular”, explicó en entrevista con El Universal.

Y a SDP Noticias, el único portal electrónico al que consideró el mandatario en su batería de entrevistas post-informe, Peña Nieto explicó que su mensaje iba en el sentido de dejar en claro que para las dificultades no hay soluciones fáciles ni mágicas.

Las afirmaciones del mandatario tuvieron respuesta por parte de Andrés Manuel López Obrador el domingo pasado domingo durante una gira por Zacatecas. El tabasqueño afirmó que Peña Nieto ‘‘es un presidente mediocre y ladrón, y si por ser honesto me acusan de populista, que me apunten en la lista’’.

Durante la entrevista con Arreola, el presidente dijo que al líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) no lo considera un enemigo sino un adversario con quien tiene diferencias.

“Mira yo creo que hay que decir, fuimos adversarios políticos y no enemigos, vale la pena apuntar, no es lo mismo ser adversarios políticos por diferencia en la visión y óptica, esto es distinto a ser enemigos, yo no creo en los enemigos con la política”, dijo.

Si así fuera, abundó, difícilmente habría podido construir el pacto por México, con quienes durante la elección y después del triunfo electoral lo criticaron y denostaron. “A final de cuentas se entiende que ese sea una condición de la competencia democrática”, apuntó.

El presidente recordó que incluso cuando el tabasqueño sufrió un infarto, le escribió un tuit expresando su solidaridad, deseando una buena recuperación “como hoy deseo se encuentre en una condición de salud estable y de normalidad”.

Sobre su propio estado de salud, desmintió los rumores en el sentido de que padece una enfermedad grave y afirmó que si bien la presidencia causa estrés y genera mucha presión, es necesario mantener un régimen de ejercicio y a ello atribuyó el hecho de estar más delgado que al inicio de su gobierno.

También habló sobre la petición de López Obrador de vender el avión presidencial, adquirido durante el gobierno de Felipe Calderón. Al respecto dijo que pedirá a la Secretaría de Hacienda que haga un análisis serio de si conviene al gobierno venderlo o mantenerlo ya que con el que se cuenta actualmente para los traslados oficiales tiene más de 30 años de antigüedad.

Según Peña Nieto el costo del avión adquirido en la pasada administración no fue el que se dio a conocer en los medios pero no dijo cuánto costó y afirmó que no es una aeronave para la comodidad del presidente y que la mayor parte de sus asientos son ocupados por representantes de la prensa que cubren sus actividades.

En la entrevista con El Universal, Peña Nieto recordó que en su mensaje con motivo de su tercer informe de gobierno reconoció que el último año de su gobierno ha sido “difícil”, marcado por momentos trágicos como la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, los señalamientos por conflictos de interés que involucraron a la Presidencia, por el caso de la Casa Blanca; los casos de corrupción en distintos ámbitos de gobierno y privado y la segunda fuga del líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo Guzmán”.

“Todo eso parece que refleja, lamentablemente para este último año, situaciones de violencia, situaciones de ausencia de Estado de Derecho, situaciones que ponen desconfianza en las instituciones del Estado Mexicano”, reconoció.

Y afirmó que pese a que todos merecen atención, seguimiento e investigación, “también vale la pena decir lo que hemos logrado a partir de 2012”.

Al respecto, destacó que las prioridades de su gobierno para los próximos tres años están fijadas en tres objetivos: combatir con mayor eficacia la pobreza; mantener la estabilidad económica y fortalecer el estado de derecho.

Para combatir la pobreza, dijo, “lo que vamos a hacer es apretarnos el cinturón”, ajustar el presupuesto para que fundamentalmente recortemos el gasto dedicado a la burocracia, optimizar el destino del gasto y evitar duplicidad de programas.

Y afirmó que su proyecto de nación basado en las “reformas estructurales” se mantiene “con determinación y firmeza”.

“He convocado a la sociedad mexicana para que no claudiquemos, porque si bien el escenario mundial puede proyectarnos incertidumbre, alta volatilidad financiera, creo que debemos mantenernos muy firmes en los postulados, sobre todo, en la concreción de los cimientos que ya hemos puesto para que México tenga mejores condiciones”, afirmó en entrevista con El Universal.

La más reforma importante, dijo, es la educativa y afirmó que ésta se logró a pesar de la oposición de los maestros disidentes y con el apoyo del gobierno de Oaxaca, a cargo de Gabino Cué.

Oaxaca, dijo es el único estado donde “auténticamente una sección sindical (la 22 de la CNTE) se había adueñado, era al tiempo de ser trabajadores, la propia autoridad, lo cual era inadmisible y ante ello había que actuar, se logró de forma concertada con la autoridad local” presumió.

Sobre la fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán –la segunda en su carrera delictiva—reconoció que evidenció la “vulnerabilidad” del sistema penitenciario y para su gobierno representa un reto su reaprehensión.

La fuga, dijo, le causó un “enorme enojo, una molestia, frustración” y tras reconocer la vulnerabilidad del sistema penitenciario, afirmó que dio instrucciones para fortalecerlo.

De hecho, apuntaló, su gobierno trabaja para aplicar la ley al Chapo y aquellos identificados como jefes de organizaciones criminales que están evadidos de la justicia. De 122 que han sido identificados, afirmó, 90 ya fueron aprehendidos y dejaron de ser “un riesgo para la sociedad mexicana”.

Sobre una eventual extradición si el capo es recapturado dijo que será la Procuraduría General de la República (PGR) la que valore, pondere y siga los procesos legales correspondientes.

Peña Nieto también se refirió a un posible debate en torno a la legalización de la mariguana y aunque en lo personal dijo que no cree que sea una salida para combatir al crimen organizado se dijo abierto a impulsar primero un debate interno para fijar una postura como país.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: