La cúpula de Pemex se reparte 288.8 millones de pesos pese a la caída de ingresos y déficit.

Publicado el septiembre 11, 2015, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

pemex-600x274
ECONOMIA HOY
Petróleos Mexicanos (Pemex) está de capa caída. El constante descenso de la plataforma de producción unido a un desplome de los precios del crudo ha puesto en un verdadero aprieto a la empresa productiva del estado, que necesita incrementar su deuda año a año para hacer frente al pago de impuestos, las inversiones de capital y sus elevados costes de personal y de intereses.

En medio de esta delicada situación, que le ha llevado a tener un pasivo un 44 por ciento superior a los activos, lo que sitúa a la firma en quiebra técnica, la cúpula directiva de Pemex prevé repartirse en 288.7 millones de pesos de sueldo, una cantidad similar a la de este año. Así, tal y como consta en el Presupuesto de 2016 preparado por el ejecutivo de Peña Nieto, cada uno de los 103 directivos y subdirectores que gestionan los designios de Pemex se llevarán entre 2.7 y 3.2 millones de pesos brutos en el próximo ejercicio.

La remuneración de la cúpula incluye, además del sueldo, medidas de protección al salario, una aportación a fondos y seguros de ahorro para el retiro y extras como el pago del celular, el coche y otro tipo de remuneraciones y dávidas por los acuerdos en los contratos colectivos. Éste último rubro puede llegar a alcanzar los 709,446 pesos al año por directivo y es común para todos los empleados, aunque en el caso de los operarios se reduce a mucho menos de la mitad. En concreto, Emilio Lozoya, director general de Pemex, va a cobrar 3.18 millones de pesos brutos en 2016, de los cuales 795,040 pesos corresponde a extras y el resto al salario base, lo que implica que se lleva unos 265,553 pesos brutos al mes, una cantidad que está en línea con su remuneración de 2015.

Aunque parece un sueldo muy elevado, si se compara con el salario bruto percibido por el presidente de la petrolera española Repsol en 2014 se queda pequeño. Antonio Brufau se llevó 3.8 millones de euros, incluyendo primas, planes de jubilaciones y demás complementos, (unos 56 millones de pesos) mientras que en 2012, el Consejero Delegado de Exxon se llevó 2.4 millones de dólares, sin incluir el bonus. Con bonus y programas de acciones su remuneración puede superar los 40 millones. En este punto no hay que olvidar que el sueldo de Lozoya no incluye bonus ni tiene opción a repartirse acciones de Pemex, una medida que eleva mucho la retribución en las grandes petroleras privadas.

Por su parte, los consejeros profesionales Carlos Elizondo, Octavio Pastrana, Alberto Tiburcio y Jorge José Borja Navarrete, se repartirán 11,79 millones de pesos brutos en 2016, unos 2.15 millones de pesos cada uno, es decir, 245,651 pesos al mes en doce pagas. Al contrario que en caso de Lozoya, los consejeros independientes de Pemex sí que tienen un sueldo similar al de los consejeros del sector privado. Por ejemplo, Juan María Nin cobra como miembro del consejo de Repsol 176,594 euros al año, es decir, unos tres millones de pesos al cambio actual. Los directores de nivel d2 cobrarán 2.9 millones de pesos cada uno y los subdirectores, hasta 2.78 millones de pesos.

La reforma energética ha abierto la puerta a que la cúpula directiva se suba el sueldo en línea con las petroleras privadas ya que actualmente por ley ningún servidor público puede ganar más que el presidente del Gobierno Federal. La maniobra la pueden llevar a cabo una vez se complete la transición, algo que debe suceder ese año, pero no parece que los ejecutivos de la antigua firma paraestatal vayan a igualar sus sueldos con el sector privado ante la complicada situación que atraviesa Pemex y los retos que enfrenta en el corto plazo.

Para empezar, la caída de los ingresos por el descenso de la producción y el precio del crudo está lastrando las cuentas de la empresa productiva que ya ha conseguido no tener que pagar dividendo al Estado el año que viene si no logra impuestos. En el primer semestre del año, Pemex ha visto como su plataforma de producción caía hasta los 2.26 millones de barriles diarios de promedio, un nivel que está por debajo de os registrado en 2014 y de lo previsto para este año en los presupuestos.

El descenso de la producción, unido al desplome de más del 60 por ciento del precio del crudo en el último año, se ha traducido en una caída de los ingresos del 27 por ciento en el primer semestre de 2015 (cuando todavía el crudo se mantenía) hasta los 309.7 millones de pesos y en unas pérdidas netas de 84,600 millones de pesos, un 61 por ciento más que en el mismo periodo del año pasado, cuando el petróleo rondaba máximos.

La falta de ingresos y los problemas para generar caja han llevado a Pemex a revisar la viabilidad económica de algunos proyectos de la Ronda Cero y a abrir la puerta a más alianzas con empresas privadas para poder explotarlos. A su vez, la falta de fondos obligó a firma a retirarse de la primera fase de Ronda Uno y a poner a la venta sus activos como el gasoducto Los Ramones 2, del que posee el 50 por ciento. En este punto, el Gobierno de Peña Nieto ha aprobado la creación de Fibra E para captar fondos del mercado privado con los que financiar infraestructuras energéticas y proyectos de Pemex.

De cara a 2016 el panorama no pinta mejor. Hacienda asume que el precio del barril rondará los 50 dólares y ha rebajado aún más la producción prevista. Según el presupuesto, la plataforma de producción de crudo será de 2.24 millones de barriles diarios, un número que se aleja aún más del objetivo de 2.4 millones fijado en marzo para este año y de los tres millones previstos para 2018.

A su vez, Hacienda ha pedido menos fondos para Pemex, ha aprobado un déficit o meta de balance financiero negativo de 155,208 millones de pesos, algo mayor que el de 2015, y ha dado luz verde a un techo de gasto de personal de 90,000 millones de pesos y una aportación para pensiones de más de 47,000 millones de pesos.

Ante este panorama, la agencia de rating deuda Moody’s puso “en revisión para posible baja” la calificación de la deuda de Pemex, debido a “la débil generación de efectivo y el perfil financiero de la compañía en lo que va de 2015”, además de que en opinión de esos expertos financieros, la petrolera “continuará su deterioro en los próximos años. La generación de efectivo se debilitó debido a los menores precios del petróleo y ocasionará grandes necesidades de endeudamiento en el futuro próximo”.

En este punto, el Ejecutivo contempla que Pemex, cuyos pasivos superan los 3.7 billones de pesos, eleve su techo de deuda en 2,000 millones de dólares, una ventana que es fundamental para que la firma, que acaba de aprobar un alza en los sueldos de los trabajadores, pueda afrontar todos los gastos.

El problema es que sin el respaldo del Estado la rebaja de la calificación de su deuda puede bajar, tal y como señala Moody’s, lo que encarecerá su financiación ya que no podrá acudir al mercado en las mismas buenas condiciones en las que ido este año

Leer más: La cúpula de Pemex se reparte 288.7 millones de pesos pese a la caída de ingresos y el déficit – economiahoy.mx http://www.economiahoy.mx/empresas-eAm-mexico/noticias/6995674/09/15/La-cupula-de-Pemex-se-reparte-2887-millones-de-pesos-pese-a-la-caida-de-ingresos-y-el-deficit.html#Kku8QLeetIM7FHMp

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: