Un virrey todo poderoso no funciona; D.F volverá a ser “la ciudad de la esperanza: Morena a Mancera

Publicado el septiembre 18, 2015, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

morena
REVOLUCION 3.0
Aunque hubo cambios en el formato acordado por la Mesa Directiva de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), el tercer informe de Miguel Ángel Mancera, como jefe de gobierno de la Ciudad de México, se mantuvo dentro de un estrecho marco protocolario; sin debate, sin preguntas incómodas, sin argumentos o por lo menos intercambio de ideas, sin el “diálogo republicano” que había propuesto el grupo parlamentario del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) pero eso sí, rodeado de invitados especiales como gobernadores, dirigentes de partidos, senadores, funcionarios capitalinos y el representante del Ejecutivo federal, Aurelio Nuño, secretario de Educación Pública.

Mancera arribó al recinto legislativo ubicado en el centro histórico en medio de un amplio dispositivo de seguridad. La ALDF se encontraba resguardada por cientos de elementos de la policía capitalina y por vallas metálicas que impidieron siquiera el acercamiento, de aquellos que no contaban con las ‘acreditaciones’ correspondientes, pero que si permitieron el desfile –como de alfombra roja- de políticos de todos los colores que, enfundados en solemnes trajes obscuros, colmaron el salón de sesiones Heberto Castillo.

La cita estaba prevista para las 11 horas. Tres minutos después, entró Mancera a la ALDF, pero media hora más tarde hizo su arribo ante el pleno, donde los diputados ya habían pasado asistencia, escuchado el formato que regiría el acto, mismo que incluía el posicionamiento de los 10 grupos parlamentarios representados, la entrega, por escrito del informe, el mensaje del jefe de gobierno y por último, el que ofrecería Jesús Antonio López Velarde, presidente de la Mesa Directiva.

Virrey, ineficaz y distante, entre lo que se llevó Mancera

El primer grupo parlamentario en tomar la palabra fue el Partido Humanista (PH) que en voz de Luciano Jimeno Huanosta, quien expuso la necesidad de hacer un cambio en el régimen político, para que los órganos de representación sean integrados bajo un régimen mixto con mayor énfasis en la proporcionalidad y el pluralismo.

“El Partido Humanista le propone a esta soberanía y exhorta a los poderes aquí representados y presentes, a que nuestra principal tarea política y reformadora de este trienio sea el de instalar el primer Congreso Constituyente que dé vida a un nuevo pacto social”, dijo el asambleísta.

Juan Gabriel Conchado, del Partido Nueva Alianza (NA), comenzó su intervención manifestando que muchos capitalinos no ven avances acordes a sus expectativas sobre los servicios públicos y la impartición de justicia.

El representante del Partido del Trabajo (PT), José Alberto Benavides, se refirió al proceso legal que mantiene su partido en el intento por conservar su registro. El petista subrayó su preocupación ante “la crisis institucional que afecta a la mayoría de los ciudadanos en cuestiones económicas, sociales y de seguridad”, pues aunque datos estadísticos apuntaban a que la CDMX tendría un crecimiento real de 2 % en el primer trimestre de este año, sigue siendo bajo en comparación con sus necesidades y potencial.

Nury Delia Ruiz Ovando, de Movimiento Ciudadano (MC) enumeró ante el jefe de gobierno del Distrito Federal -que de vez en vez asentía con la cabeza- que los servicios públicos que provee la administración capitalina deben ser objeto de mayor atención, pues sostuvo que la ciudad se encuentra vulnerable ante escenarios adversos de orden climático, inseguridad, desempleo, caos urbano, corrupción, desequilibrio ambiental, delincuencia, insuficiencia presupuestal, movilidad, entre otros.

“La lista de pendientes por desahogar es larga y la ciudad tiene que estar en movimiento. Más allá de la voluntad política que se requiere para su solución, exige un presupuesto suficiente para su aplicación, por lo que haremos valer rigurosamente nuestra función legislativa de control y vigilancia en cada peso que se asigne a la tarea del gasto público”, dijo Ruiz.

El asambleísta del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Antonio Xavier López sostuvo que la composición de la VII Legislatura y “el signo político de las jefaturas delegacionales”, no son consecuencia de una realineación de las fuerzas de la ciudad, sino “simplemente el resultado de la división de las élites, consistió llanamente en la manifestación electoral de grupos clientelares que le respondieron a un renovado discurso populista o peor aún, la respuesta a un seductor, pero incierto llamado de las sirenas que se anuncia tras la figura de un caudillo”, por lo que advirtió que dichas condiciones, obligan a los partidos a mejorar y renovar sus formas de proceder políticamente.

Carlos Candelaria López, del Partido Encuentro Social (PES) afirmó que su relación con el Ejecutivo local sería de respeto, pero no sumisa y sostuvo que el grave problema de la Ciudad de México es la descomposición del tejido social, por lo que prevalece la desconfianza en el gobierno y en las autoridades que lo encabezan, al percibirlo ineficaz y distante, lo que ha generado que únicamente 26 % de los capitalinos aprueben la gestión de Miguel Ángel Mancera.

“Ocho de cada 10 piensan que los problemas del Distrito Federal están rebasando al jefe de gobierno; 37 % no reconoce ningún logro del jefe de gobierno. La mitad de los encuestados percibe que la inseguridad y la violencia son ya los principales problemas de la ciudad; por si esto fuera poco, ocho de cada 10 considera que las instituciones solo persiguen sus intereses y no cumplen con la sociedad. Casi el 45 % piensa que la democracia se ha estancado. Cuatro de cada 10 creen que la democracia va en retroceso por lo que la corrupción, la mentira y la falta de resultados provocan desconfianza y esta, junto con la ineficacia generan la ruptura del tejido social”, argumentó el asambleísta.

Candelaria López propuso a sus homólogos que el actor principal de la vida política de la Ciudad de México sea la sociedad, pues “la figura de un virrey, un regente o un jefe todo poderoso no funciona, no se quiere y a nadie conviene”.

Cuando tocó el turno al asambleísta del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Adrián Ruvalcaba, de emitir su posicionamiento, sostuvo que “el PRI es un partido que combate la corrupción y erradica la impunidad; promueve la transparencia y la rendición de cuentas”.

Jorge Romero Herrera, de Acción Nacional (PAN), advirtió que su grupo parlamentario no será el “satélite de nadie” y celebró que la ciudadanía capitalina haya decidido en las pasadas elecciones, dar por concluida la “hegemonía política” que se mantenía en la capital, por lo que agregó: “que descanse en paz el aplastamiento político en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal”.

La diputada del Partido de la Revolución Democrática (PRD) –fuerza política que por primera vez no tiene mayoría en la ALDF- Elena Edith Segura Trejo afirmó que uno de los mensajes que emitió la ciudadanía en la pasada elección, es su descontento con los partidos políticos que están obligados a cambiar, pues de lo contrario, “enfrentaremos nuestra inevitable extinción”.

Acate el veredicto y enmiende el camino…

El coordinador de Morena, César Cravioto, fue el último en externar el posicionamiento de su grupo parlamentario y comenzó su intervención con una cita del poeta uruguayo Mario Benedetti y la afirmación de que es posible reencausar el gobierno de la ciudad para que sea sustentable.

“Restauraremos el espíritu democrático y plural, apoyaremos las causas y derechos de cada ciudadano”, advirtió el asambleísta, para luego recordar que Morena ha planteado ya la necesidad de reducir el presupuesto de la ALDF en casi 50 %, lo que equivaldría a ahorrar, 933 millones de pesos, mismos que pretenden sean reasignados a rubros como educación, transporte público, al programa de pensión para adultos mayores, entre otros.

Cravioto sostuvo que el plan de austeridad que Mancera anunció hace algunos días, no representa ni el 1 % del presupuesto del GDF, por lo que afirmó, es insuficiente.

El maderense adelantó que impulsarán la figura de revocación de mandato para los asambleístas, jefes delegacionales y jefe de gobierno, además de manifestarse en contra de la reelección en cualquier cargo de los tres órdenes de gobierno.

“Podrán consumar robos y fraudes electorales, fabricar mayorías artificiales, intentar bloquear a quien legítimamente obtuvo la mayoría, pero no van a poder engañar a la gente; no van a detener el avance democrático de Morena en la capital del país y este avance incluirá el triunfo del compañero Ramón Jiménez en la delegación Gustavo A. Madero”, afirmó.

El coordinador terminó su intervención con un mensaje para Miguel Ángel Mancera: “no todo en su gobierno es color de rosa; hay muchas cuentas alegres y francamente, también mucho por rectificar. Morena, la primera fuerza política en la Ciudad de México, con fraternidad le dice: acate el veredicto electoral y enmiende el camino; si así lo hiciera, cuente con nosotros para que esta vuelva a ser la ciudad de la esperanza”.

Cuando los posicionamientos de los grupos parlamentarios finalizaron, el presidente de la Mesa Directiva decretó un receso de tres minutos, para permitir que los invitados especiales que habían llegado tarde, pudieran ingresar al salón de sesiones y tomar sus respectivos lugares sin causar interrupción alguna.

Así entró el representante del Ejecutivo federal, Aurelio Nuño, recientemente ungido como titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y quien tiene su oficina a escasas cuadras del recinto de Donceles.

Junto a Nuño ingresaron los gobernadores de Oaxaca, Gabino Cué; de Hidalgo, José Francisco Olvera; de Quintana Roo, Roberto Borge; de Chiapas, Manuel Velasco; de Durango, Jorge Herrera; del estado de México, Eruviel Ávila; de Nuevo León, Rodrigo Medina; Arturo Núñez, de Tabasco; Egidio Torre Cantú, gobernador de Tamaulipas y Mariano González, de Tlaxcala, además de los representantes de los gobierno de Baja California Sur, Puebla y San Luis Potosí y a los gobernadores electos de Colima, José Ignacio Peralta y de Michoacán, Silvano Aureoles.

Dos iniciativas, mucho optimismo

Después de casi 10 minutos de agradecimientos a todos sus invitados especiales y por los posicionamientos de los grupos parlamentarios, Miguel Ángel Mancera comenzó su mensaje afirmando que en noviembre próximo será reabierta al público la controversial Línea 12 del Metro.

“El cierre parcial de la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro ha significado, sin duda, uno de los principales desafíos a los que me he enfrentado. Asumí con responsabilidad el costo político que implicó esta decisión, porque era primordial garantizar la seguridad de la gente. El trabajo comprometido de los trabajadores del Metro, de todos y cada uno de los que ha participado en su renovación ha sido fundamental. Es por eso que el compromiso sigue en pie. La línea se va a reabrir el próximo mes de noviembre”, sostuvo Mancera y afirmó que su gobierno seguirá los cauces legales para presentar ante la ley a los responsables por las fallas.

Una hora tardó Mancera en abordar temas como política salarial, laboral, social, de salud, educación; atención a jóvenes, mujeres, adultos mayores, jefas de familia, infancia, población con discapacidad, medio ambiente, vivienda, transporte, movilidad y entorno urbano, entre otros.

“Reconocemos que proyectos como el desnivel de Mixcoac, Insurgentes y el corredor cultural Chapultepec han llamado particularmente la atención e incluso, han causado la molestia de la gente, por eso estamos informando sobre la necesidad y beneficios que implican estas obras; sin embargo, no vamos a descuidar ningún detalle, vamos a mantener una línea de diálogo permanente con todos los actores involucrados”, dijo el exprocurador capitalino.

Mancera afirmó que defenderá el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) “con toda convicción” y que verá por el desarrollo del Distrito Federal, del país y por “la suma de las voluntades” al exigir que se alcancen los mejores beneficios para los habitantes de la capital y se evite la exclusión social. “No pienso frenar el desarrollo, pero no pienso dejar sola a la gente”, dijo.

El jefe de gobierno presentó dos iniciativas en el marco de su tercer informe de gobierno: una para elevar a rango de ley el programa Médico en tu casa, con el objetivo de asegurar la salud al tota de la población capitalina y la otra en materia de vivienda –cuyo origen, dijo, partió de la ciudadanía- para que no se sigan utilizando los artículos 41 y 42 de la Ley de Desarrollo Urbano de manera abusiva.

Nuño, el mensajero

Para concluir con el acto protocolario, tocó el turno a Jesús Armando López Velarde, presidente de la Mesa Directiva de la ALDF tomar la palabra y lo hizo para proponer que antes de que concluya la VII Legislatura, pueda aprobarse la reforma política de la Ciudad de México que le dote de personalidad jurídica y resignifique las atribuciones de las delegaciones en materia económica y administrativa “para frenar el abuso del poder”.

“Hoy la ciudadanía nos exige actuar de manera decidida contra la corrupción y paradójicamente, esta asamblea no tiene atribuciones para crear una ley de responsabilidades; (se nos pide) atender también el combate a la delincuencia, pero tampoco tenemos facultades para legislar en materia de seguridad y procuración de justicia”, afirmó López Velarde.

En la parte final de su intervención, el legislador pidió a Aurelio Nuño llevar un mensaje a Peña Nieto: “usted, es uno de los millones de mexiquenses que todos los días pasan muy temprano por las vías de acceso para venir a trabajar, como muchos otros de sus compañeros del gabinete. Ser la capital de esta gran nación, le genera cargas adicionales que no tiene ninguna otra entidad federativa, por un monto estimado en 12 mil millones de pesos al año. Hasta ahora, se han otorgado 3 mil 500 en el Fondo de Capitalidad, habiendo un déficit de más de 8 mil millones. Como ciudadano, le pido…que le pida al ciudadano presidente de la República, enviar una iniciativa para que se promueva la correspondiente reglamentación ante el Congreso, para que se legisle que el Fondo de Capitalidad ya no esté sujeto a negociación alguna dentro del presupuesto federal”.

López recordó al funcionario público que la Ciudad de México aporta más del 20 % del Producto Interno Bruto (PIB) nacional y es la sede de los tres Poderes de la Unión, del total de embajadas y consulados; del aeropuerto internacional, de los grandes corporativos de empresas públicas y privadas, además de ser el más grande e importante patrimonio cultural, arqueológico, artístico, arquitectónico, turístico y ambiental de México.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: