LOS PROCESOS POLÍTICOS DE IZQUIERDA Y PROGRESISTAS EN NUESTRA AMERICA, SI ES POSIBLE.

Publicado el septiembre 27, 2015, Bajo Política, Autor Nonoy.

Dr. Pablo Raúl Fernández Llerena, Sociólogo, Politólogo. Viernes, 25 de septiembre de 2015
Políticamente si es posible, no sólo resistir la tempestad anti-política actual, sino profundizar el proceso en su contenido político, sí recuperamos la CONFIANZA de la ciudadanía en el proceso político, ampliar su escenario hacia otros sectores de la población, de la Ciudadanía, que sí son parte importante del proceso, pero por razones de la crisis política fueron marginados, apartados, excluidos y finalmente encontrar, forjar el camino que nos lleven hacia un proceso de consolidación política democrática. Pero para hacer realidad esta alternativa social y propuesta política, nuestra mirada sociológica está centrada en el amplio y múltiple ámbito de La Sociología de las Ausencias (ingresemos a la estructura del sistema) – la democracia nos brinda, nos proporciona un mundo de riqueza política, hasta ahora no usado, para hacer realidad el sueño de la Patria Grande en Nuestra América -. Respeto mucho la posición política de quienes auguran “el fin del ciclo político revolucionario en América latina” pero no lo comparto. Para que el proceso político anti-neoliberal continúe, se amplíe, cumpla con sus grandes objetivos sociales y políticos – la solución de los grandes problemas, reivindicaciones y derechos de los pueblos explotados, marginados, excluidos,- deben curarse políticamente dos grandes heridas abiertas en el proceso político continental. Ambos procesos por su carácter estructural, tienen un conjunto muy amplio de problemas que si son solucionables en el proceso, si trabajamos con la Política en la mano.

PRIMERO.- En definitiva es necesario, urgente entrar al oscuro mundo de la corrupción – la izquierda, los progresistas, los demócratas, por nacimiento, por ideología, por política, no somos ni seremos corruptos – la corrupción es parte importante, es componente central, principal de la “política” neoliberal, la corrupción está metida en la médula del sistema, es parte importante de su propia estructura, porque el propio sistema capitalista es nocivo, salvaje, corrupto. La Política Pública de Estado,debe ser un compromiso político democrático, que tiene como columna vertebral del proceso la participación ciudadana, el Diálogo democrático, alturado, respetuoso, horizontal, es el pueblo movilizado, organizado, es el gran protagonista de la lucha frontal contra la corrupción – todos sabemos que es muy difícil, hasta imposible, que la corrupción entre por el lado del pueblo -. Hay que limpiar desde las raíces el proceso político – las prácticas visibles e invisibles de corrupción son muy difíciles de combatirlas, pero no imposibles. La Ciudadanía, organizada, movilizada, ampliando contextos, enriqueciendo con el Diálogo democrático el proceso político nacional, nos proporciona los mecanismos necesarios, las herramientas sociales y políticas para derrotar a la corrupción – hoy el caballito de batalla de la derecha en Latinoamérica, pero que los dirigentes, los partidos, la propia clase política en el gobierno, no ha tenido, ni tendrá la valor moral, la crítica revolucionaria para atacar frontalmente cualquier acto de corrupción, porque a muchos de ellos también los ensució y los destruyó; todo contagió al Partido, infectó el proceso y “regalamos” un escenario en crisis a la derecha, que hoy piensa y cree tener la razón y los argumentos para traerse abajo todo del proceso político.

SEGUNDO.- Es muy importante, como la Sociología de las Ausencias, nos conduce en su visión crítica en democracia, que el proceso político de la izquierda progresista, tiene otra gran herida que es urgente, curarla, superarla, es la crisis estructural – histórica, sistémica, – de la Política: crisis Política, crisis de los partidos políticos, crisis de la llamada “clase política”, crisis de representación y estructura de la representación; ausencia de credibilidad en la política, falta permanente de la práctica política de la “Rendición de Cuentas” en democracia, perdida absoluta de la Confianza social e institucional, ausencia y perdida de legitimidad institucional desde la Opinión Pública. La crisis de la política, como crisis estructural – no es solo un mal destructivo en la izquierda – es una crisis que toca todos los ámbitos y procesos de la Política. En realidad es un proceso ideológico y político que se ha profundizado con la propia crisis de la Modernidad, la crisis de las Instituciones post-Segunda Guerra Mundial, – olvidemos que las instituciones, que las ideologías, las políticas, aún mantienen una fuerte carga de influencia de los tiempos de la Guerra Fríade un Mundo Bipolar, y años después unos procesos consolidados en un mundo Unipolar y otros que ingresaron en crisis y las propias alternativas de solución aún están en proceso de construcción social y política.


Dr. Salvador Allende, Socialista, Presidente de Chile, gobierno de la Unidad Popular, abrió un nuevo camino de esperanza en la lucha de los pueblos de Nuestra América. Entregó su vida ante la traición, ante la intervención de la CIA en el proceso político. Con su vida defendió la Revolución en Democracia. Se abriran las amplias avenidas del siglo XXI, por donde caminaran las grandes poblaciones de Nuestra América, para forjar y construir el Socialismo en la Patria Grande.
***

TERCERO.- En el desarrollo del proceso político, entre todos los grandes logros y conquistas sociales que hoy son reconocidos – como la lucha contra la pobreza, el reconocimiento y ampliación de los derechos sociales, la vigencia de los Derechos Humanos, el fortalecimiento de la Ciudadanía Política y la propia práctica de la Democracia, y siempre ampliando y recreando sus contextos – sin embargo, las movilizaciones, luchas y protestas sociales en Nuestra América en los dos últimos años, nos presentan un escenario distinto, diferente al que deberíamos estar construyendo social y políticamente: Porque los millones de ciudadanos que salieron de la pobreza? Los millones de jóvenes que alcanzaron producto de este proceso nuevos niveles de vida?. Porque la naciente y desarrollada “clase media” – producto del proceso de estabilidad y crecimiento económico y las grandes inversiones del Estado, hoy donde están políticamente? Y en definitiva, porque las poblaciones de los pueblos originarios hoy están enfrentados a los gobiernos – Chile, Ecuador, Argentina, Brasil, etc. – que pasó, porque hoy unos están “solos” en su lucha por sus derechos – aunque con el apoyo del pueblo – y otros en forma amplia y radical ocupando las calles y plazas públicas, junto a la derecha.

CUARTO.- Este trabajo social y político era y es responsabilidad social y política de los partidos políticos – pero encargarle semejante responsabilidad a un enfermo de cáncer y actualmente en sala de cuidados intensivos, fue un gran error político. La clase política, sus partidos – hay unas cuantas excepciones – y las representaciones parlamentarias, se “durmieron en sus laureles”, pensaron que ya son gobierno y “ganaron todo”, pero al final se dieron cuenta que no ganaron nada, al contrario estaban creando “un nuevo monstruo” social que les pediría cuentas políticas muy rápidamente. Miremos con serenidad el carácter violento de las movilizaciones, las protestas primero sociales de la juventud y la clase media, en el 2014 – antes del mundial y los derechos que exigían al Estado – y en el 2015 las movilizaciones políticas de la derecha en Brasil, pidiendo la “cabeza” política de la Presidenta y los dirigentes del Partido de los Trabajadores – las movilizaciones hoy en Ecuador, – hoy los pueblos originarios en las calles contra un Presidente que “perdió” su gran objetivo político de la llamada “revolución ciudadana” en Venezuela – la violencia de la derecha en las calles contra el proceso político bolivariano. En Chile, Maestros, estudiantes universitarios y secundarios, por años están comprometidos en una lucha por la gratuidad de la Educación. En Uruguay en el último mes, la huelga de los Maestros, los “diez días que conmovieron y cuestionaron el sistema democrático uruguayo” una de las democracias más avanzadas y de mayor confianza política. En Argentina – está presente la lucha de los pueblos originarios en defensa de sus tierras; Bolivia, qué dicen, los movimientos sociales, hoy es la fortaleza social del proceso político del Socialismo Andino del Estado Plurinacional. Este proceso de “oposición” social y política es parte del proceso político de la izquierda democrática, se cometieron errores, hay que repararlos con urgencia, ampliando, revisando los escenarios presentes y futuros del de la Sociedad Civil, Real, emergente, popular, democrática – como escenario de escenarios de las clases y la lucha de clases. La calle, la plaza pública, es nuestro escenario, nuestro hogar, tenemos la obligación de abrir los inmensos jardines de la democracia directa, participativa, ciudadana y sustentable, que nos brinda la gran responsabilidad de recuperar la Confianza del Pueblo, para estar presente nuevamente con nuestros Amigos y Ciudadanos de la “nueva” clase media, con los jóvenes universitarios, con las poblaciones de los pueblos originarios, como hoy estamos con los Movimientos Sociales, que es y serán la columna vertebral del proceso, político democrático, de izquierda y revolucionario,porque un proceso, una revolución no es calco o copia, es creación heroica de los pueblos. Otro Mundo Socialista, si es posible.
///// /////

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: