Alcalde priísta electo en Iguala pone en Policía y Tránsito a personajes ligados al narco

Publicado el Septiembre 29, 2015, Bajo Política, Autor MonaLisa.

¿Seguirás vendiendole el voto y votando por el PRI?
comandante-Tinoco-440x330
Crisóforo Tinoco, festejado en su cumpleaños cuando era jefe operativo de la Policía de Iguala. Foto: Tomada de Facebook

El alcalde priista electo de Iguala, Esteban Albarrán, designó en las áreas de Seguridad Pública y Tránsito municipal a personajes de negro historial vinculados con el grupo criminal Guerreros Unidos.

EZEQUIEL FLORES CONTRERAS, CHILPANCINGO, Gro. (apro).- 29 DE SEPTIEMBRE DE 2015

En conferencia realizada este mediodía en el restaurante Arroyo, ubicado en el centro de la ciudad de Iguala, Albarrán anunció públicamente la conformación de su gabinete que entra en funciones legalmente este miércoles al igual que el resto de las 80 administraciones municipales de la entidad.

Al respecto, el alcalde cobijado por el grupo político del exgobernador Rubén Figueroa Alcocer presentó a Crisóforo Tinoco Bahena y Martín Ocampo Arteaga como encargado de despacho de la SSP y director de Tránsito, respectivamente, en este municipio estratégico en la geografía del narco que se encuentra en la zona norte de la entidad.

Ambos personajes ocuparon cargos en áreas de Seguridad Pública desde la administración del priista Raúl Tovar y la actual que hoy concluye, del exalcalde perredista José Luis Abarca Velázquez, actualmente preso por sus presuntos nexos con el narco y señalado como responsable de la masacre y desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Crisóforo Tinoco se desempeñó como director operativo de la Policía Municipal de Iguala y solicitó licencia para separarse del cargo tras el ataque a la comandancia de Teloloapan, ubicada en la sede del ayuntamiento, que se registró el 25 de mayo de 2013 y donde murieron dos uniformados.

Ello debido a que el Ejército detuvo a siete policías municipales de Iguala, quienes participaron en el ataque contra el ayuntamiento del vecino municipio cuando se desplazaban a bordo de camionetas particulares y patrullas clonadas, según reportes oficiales.

Los policías de Iguala permanecieron arraigados durante 30 días y posteriormente fueron liberados porque el juez no encontró elementos para procesarlos, a pesar de las pruebas que presentó la Sedena en su contra y de que enfrentaban cargos por homicidio, robo de vehículo (en su modalidad de posesión) y portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército.

Un mes después, el director operativo de la policía de Iguala, Crisóforo Tinoco, reapareció en sus oficinas luego de que se difundió la versión de que había sido asesinado y después ya no se supo nada sobre su situación jurídica.

Durante este periodo Guerreros Unidos, afincado en Iguala, mantenía una brutal confrontación con miembros de la banda de La Familia que tienen su bastión en Teloloapan y Arcelia y eran comunes los asesinatos, balaceras, secuestros y desaparición de personas en esta franja de la entidad que sigue controlada por la delincuencia.

Dos años después, Crisóforo Tinoco Bahena reaparece ahora como encargado de despacho de la SSP de Iguala.

Por su parte, el recién designado director de Tránsito municipal, Martín Ocampo Arteaga, es el dirigente de la organización de taxistas denominada Independencia, y quien paradójicamente se venía desempeñando como juez calificador y jefe de licencias en la misma dependencia.

Tras la masacre y desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Ocampo Arteaga fue trasladado por el Ejército, el 8 de octubre pasado, al centro de adiestramiento militar en Mazaquiahuac, Tlaxcala, junto a 199 policías municipales señalados por sus presuntos nexos con Guerreros Unidos, donde fueron capacitados y recibieron adiestramiento para incorporarlos nuevamente al servicio público.

Posteriormente, Martín Ocampo fue trasladado a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), de la PGR, donde declaró sobre señalamientos en su contra que lo vinculaban como enlace con el narcotraficante Mario Casarrubias, fundador de Guerreros Unidos.

Ello debido a que varios transportistas denunciaron públicamente que Ocampo Arteaga se dedicaba a cobrar cuotas de 200 pesos mensuales a cada taxista, quienes pagaban con dinero o despensas las cuales eran recolectadas por personal del DIF durante la administración de Abarca, cuando su esposa María de los Ángeles Pineda Villa encabezaba la dependencia de asistencia social.

La empresaria, actualmente presa, es hermana de los narcotraficantes Alberto, Mario y Salomón Pineda Villa, exoperadores del cártel de los Beltrán Leyva y posteriormente del grupo delictivo Guerreros Unidos.

A pesar de los señalamientos contra Martín Ocampo, éste regresó a laborar a la Dirección de Tránsito y ahora fue premiado con el cargo de director por el alcalde electo del PRI, Esteban Albarrán.

También el priista hizo un enroque en la dirección de licencias e infracciones, donde fue designado Enrique Jiménez Zúñiga, quien actualmente se desempeña como director de Protección Civil municipal.

La investigación de la PGR sobre el caso Ayotzinapa determinó que personal de Protección Civil municipal que estaba al mando de Jiménez Zúñiga participó en la cacería de normalistas y los ataques contra la sociedad registrados el 26 y 27 de septiembre de 2014.

De esta forma, el sello del narco vuelve a marcar la administración municipal de Iguala, que ahora encabeza el hijo de un empresario de la comunicación que ha ocupado cargos de elección popular en el Congreso local y federal con las siglas del PRI.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: