Cuento Quincenal: De la carpa, al legislativo @JoseCruz777

Publicado el octubre 2, 2015, Bajo Cuento, Autor Rucobo.

maria-Preta-300x336

De la carpa, al legislativo
Cuento corto
01 octubre 2015

Empezaré por hacer algunas precisiones, la historia es ficticia y se ubica en el África Central, no quiero que mentes maliciosas y mal intencionadas, extrapolen y adecuen el relato a situaciones nacionales vigentes. Las semejanzas, serán sólo coincidencias incubadas en la psique del lector, me deslindo de ello.

También deseo exponer, que en lo particular prefiero las historias de éxito como en este caso, donde una pobre -intelectualmente- mujer, escala posiciones y se eleva de la comicidad, a la importante función de producir leyes. El caso contrario, me resultaría deplorable, es decir, que un legislador por azares del destino terminara de cómico. Me agradan las historias de ascenso social, las de fracaso me deprimen.

Karmetonga Ukulele, es el nombre de la figura central del relato. Los nativos de ese pequeño país de nombre Kukamonga, son sarcásticos hasta niveles de crueldad y le pusieron como mote “La Cebra”, investigué la razón de tan autóctono apodo -en aquella región hay una gran cantidad de esa especie en estado salvaje-. El resultado de mis indagatorias hechas en el campo, no me gustó, le llaman La Cebra, porque según ellos es una burra rayada. Me impresiona hasta donde puede llegar la maledicencia pública. Además no entendí su cáustico humor.

cebra

Karmetonga, era una mujer querida por buena parte del país, tiene una gran cantidad de películas, si bien de muy bajo presupuesto, eran muy populares en aquellos nada conocedores cinéfilos. Armó también un un exitoso espectáculo de burlesque llamado “Selvática” con bellas nativas autóctonas de caderas prominentes, música sensual y vestuarios casi inexistentes, que consolidaron su carrera de empresaria.

¿Qué necesidad tenía Karmetonga de incursionar en la política negra? El epíteto negra es porque recordemos que vive en el África. Su tragedia se inicia por su cercanía con el tenebroso PPI -Partido PRImitivo Involucionario-, quienes decidieron hacer un experimento con ella. Quisieron comprobar hasta donde pueden provocar al pueblo, el que es famoso por su abulia y apatía proverbial, -seguimos hablando de Kukamonga-.

El obeso y derrochador gobierno, tenía a la población en la más despiadada pobreza, llegando al colmo de pagar únicamente 4 dólares por día de trabajo, además los negrean -los hacen trabajar como negros-. La intención pues de llevar a Karmetonga a la cámara de representantes, -llamada también cámara baja, de nueva cuenta indagué, ¿por qué cámara baja? Se llama así, porqué ahí se desatan las más bajas pasiones. Se dice que en cierta ocasión pasó un transeúnte por el exterior del edificio y escuchó, ¡traidor!, ¡asesino!, ¡ladrón! , ¡violador! , ¡pederasta! , ¡lenón! Se intrigó e ingenuamente preguntó, ¿se están peleando? No, le contestaron, están pasando lista de asistencia.

¿Cuál fue el resultado del experimento Karmetonga? El PPI demostró músculo político, además la absurda legislación del abrupto territorio kukamonguez, permite que se llegue a ese alto cargo legislativo, sin tomarle parecer al elector, ¿dónde habré escuchado algo parecido? Luego entonces, Karmetonga sin haber concluido sus estudios de primaria -no los pudo concluir debido a que no los inició, tenía el cerebro nuevo-, llegó a la cámara de representantes con la función de elaborar leyes. Allá quizá no opere el ¡sopas perico! Tal vez lo usual sea, ¡sopas ave del paraíso! Anyway.

Tiene sólo un mes en el cargo, ¿cuál ha sido su desempeño? Cómico, aunque esperado, el primer día se durmió plácidamente en su curul y cuando los timoratos medios de comunicación la increparon, contestó en forma altanera y prepotente con atronadoras y vulgares declaraciones. Sólo hubo un inconveniente, las redes sociales conformadas en ese país por una intrincada red de tambores y con su incesante tam-tam tradicional, pusieron el grito en el cielo kukamonguez.

cultura

Tan efusiva reacción popular llevada a cabo básicamente por jóvenes, lograron que la soberbia Karmetonga vuelva a la realidad, se baje del alto árbol que andaba y prometa al menos, no dormirse en la sesión legislativa. Espero que el mensaje le llegue también al envalentonado PPI y… “Le baje de huevos porque se le amarilla el pan”, el comestible, no el partido, mismo que en forma natural se amarilla al aproximarse a un alicaído partido de supuesta izquierda.

La historia, “Sucedió lejos de aquí, en una tierra sin nombre, donde la ley nada vale…” perdón, me traiciona el subconsciente musical, ¿en México no pasa eso verdad? Seguro que no lo permitiríamos, ¿qué país tan dejado es Kukamonga no lo cree? Es que ellos carecen de un himno que diga, “Un soldado en cada hijo te dio”. Aquí, “Somos más hombres que diez mujeres juntas”

Autor: José Cruz Pérez Rucobo

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: