Obras inconclusas, desorden administrativo, opacidad… la herencia de los nuevos delegados en el DF

Publicado el Octubre 4, 2015, Bajo Política, Autor MonaLisa.

monreal_2_gc-d
Ricardo Monreal. Foto: Germán Canseco

Por primera vez desde que la izquierda gobierna el Distrito Federal –hace ya 18 años–, el jefe de Gobierno en turno, Miguel Ángel Mancera, deberá lidiar con 10 de los 16 jefes delegacionales ajenos al partido que lo llevó al poder.

SARA PANTOJA Y MARÍA LUISA VIVAS, MÉXICO, D.F. (apro).- 1 Oct. 2015, REPORTAJE ESPECIAL

A partir de este jueves 1 de octubre, Mancera tendrá que negociar sus planes de gobierno con cinco delegados de Morena, tres del PRI-PVEM y dos del PAN que, juntos, representarán a la mayoría opositora –los seis restantes son del PRD–, sin contar que tampoco en la Asamblea Legislativa tiene todos los hilos amarrados.

Así, en medio de ese mosaico político diverso, el mandatario capitalino buscará colarse entre los aspirantes que buscarán contender por la presidencia en el 2018.

Los 16 nuevos jefes delegacionales no tendrán tampoco un trabajo fácil. Algunos de ellos ya dejaron ver que tendrán que poner orden en el desastre que heredaron de sus predecesores: obras inconclusas, desorden administrativo, nóminas abultadas, “aviadores”, presupuestos insuficientes para terminar el año, comercio ambulante desbordado, así como las eternas exigencias de combate a la inseguridad y la corrupción.

Los más críticos son los delegados de Morena, más que los dos del PAN que afirman tener una buena relación con el jefe de gobierno y dicen estar dispuestos a trabajar de manera coordinada con el GDF.

Claudia Sheinbaum, quien gobernará la delegación de Tlalpan, denunció irregularidades como la difusión de licitaciones públicas para obras que ya estaban concluidas y hasta anunciadas en medios delegacionales oficiales como la llamada “Estela de Luz”, construida a la entrada a la carretera México-Cuernavaca.

“Lo que vemos desde ahora es que existe un grave desorden administrativo. No sabemos el monto de los recursos que nos van a dejar de octubre a diciembre”, asegura la exsecretaria de Medio Ambiente local en entrevista.

Por ello, adelanta que ordenará la realización de auditorías bajo la supervisión de la Contraloría General del DF y de ser necesario, interpondrá las denuncias ante las instancias correspondientes.

“Los vecinos nos pidieron atender los problemas de inseguridad pública y escasez de agua potable. Vimos agujeros por todos lados en la calle. Un abandono y deterioro de la delegación muy marcados. Tenemos que comenzar a rescatar Tlalpan. Estoy preocupada, pero preparada”, dice.

De ese mismo partido, Ricardo Monreal ha denunciado irregularidades en la administración saliente de la delegación Cuauhtémoc –sede de los tres poderes de la federación y del gobierno del DF— tales como la destrucción de documentos del archivo de la demarcación, entre ellos, nóminas, inventarios, remisión de mercancías, control vehicular, reportes jurídicos y de gobierno, registros de mercados y padrones de ambulantes.

Uno más electo por Morena, el delegado de Tláhuac, Rigoberto Salgado Vázquez, también hizo públicas diversas anomalías desde que se estableció la mesa de transición el pasado 4 de agosto, en particular en las áreas de obras, adquisiciones y recursos humanos.

Hasta antes del 17 de junio, 10 días después de la elección en la que obtuvo el triunfo y a mitad de año, el delegado denunció que había un subejercicio de 70% del presupuesto. Según dijo, después de que el PRD perdió, el gobierno delegacional “malgastó el presupuesto”.

Además denunció que en el área de recursos humanos, el presupuesto es utilizado para hacer pagos de nóminas ajenos a la delegación, mientras que se basifica a personal eventual con pocos meses de antigüedad.

En las delegaciones retenidas por el PRD, los nuevos jefes delegacionales expresaron algunas preocupaciones, aunque no hicieron denuncias graves.

Valentín Maldonado, jefe delegacional electo en Coyoacán por el PRD, asegura que recibirá la administración “en marcha”, aunque reconoció que existen “asuntos en trámite” que su gobierno deberá concluir, aunque omitió mencionarlos.

Discípulo del exdelegado y hoy diputado local, Mauricio Toledo, el perredista mencionó que la seguridad pública y la prevención del delito son las demandas que comparte la mayoría de los habitantes, por lo que se convertirán en uno de los ejes de gobierno.

Dione Anguiano, quien logró retener para el PRD-PT la delegación Iztapalapa –la más poblada del DF con 1.9 millones de habitantes–, se sincera:

“Me preocupa que ya no hay presupuesto para comprar pipas de agua. De cuatro mil millones de pesos destinados ya sólo quedan 200 millones. Vamos a tener que arreglar eso”.

También comenta que la delegación no tiene un sistema electrónico de gobierno, lo que provoca el retraso en la atención de las demandas de los habitantes.

La exdiputada local admite que en la delegación que gobernó Jesús Valencia –involucrado en una polémica de corrupción tras un accidente automovilístico– “existe la percepción de que no hay seguridad en la delegación”. No obstante, reconoce: “No podré sola, voy a necesitar la ayuda de los ciudadanos, tiene que haber una corresponsabilidad”.

Para María Antonieta Hidalgo, el gobierno saliente en Álvaro Obregón entregará “en buen estado” la administración que le cedió el exdelegado, Leonel Luna, para ocupar por segunda vez en seis años una curul en la ALDF.

Argumenta que hay obras públicas “en proceso que por la veda electoral no se terminaron, pero se van a acabar”. Admite que hay pendientes en la operación de alumbrado público, recolección de basura, bacheo, espacios públicos y, sobre todo, seguridad.

“Vamos a trabajar por todo eso, con total apertura y un gobierno de puertas abiertas y comprometido por un bien común”.

Luego de recuperar la delegación Miguel Hidalgo para PAN, tras el gobierno del ahora diputado local del PRD, Víctor Hugo Romo, Xóchitl Gálvez ha declarado que hereda una demarcación con obras inconclusas, comercio ambulante desbordado, caos inmobiliario sin estados financieros claros y con tufos de corrupción y violación de usos de suelo que deberán auditarse.

La delegada panista considera que los perredistas no estimaron que perderían la delegación y por lo tanto no estaban preparados para entregar.

Una de las situaciones que más le preocupa es que hay obras que ya fueron pagadas en su totalidad y no se han concluido, como el mercado Escandón, el cine Cosmos y la alberca de Argentina.

Además, dice en entrevista, hay observaciones hechas por la Auditoría Superior de la Federación que el equipo de su antecesor tendrá que solventar.

Aclara que el equipo de transición por parte de la administración anterior concluirá sus actividades este jueves y que en adelante, sólo les solicitará lo necesario para solventar las observaciones hechas por el ente fiscalizador, “no habrá co-gobierno”, dice.

Gálvez señala que no quiere adelantar vísperas sobre el desorden administrativo que percibe en la delegación y que será hasta este jueves que tome posesión que tendrá una idea clara del estatus en que recibe la delegación y las finanzas.

Se queja de que a pesar de que esa información es pública por ley no fluye como debería. Sabe, por voz del equipo de su antecesor, que cuenta con recursos para concluir las obras del cine Cosmos y unos 49 millones de pesos para concluir 2015.

Entre sus puntos prioritarios y urgentes una vez que tome las riendas de la delegación, comenta, está un programa de bacheo porque hay una queja “tremenda” de los habitantes de la demarcación. También, dice, urge un programa de desazolve, sobre todo a raíz de las intensas lluvias de la temporada.

En el ámbito de la seguridad, dice que aunque es un tema que depende del GDF, pedirá una reunión con el jefe de Gobierno y el jefe de sector de Seguridad Pública para hablar específicamente de este tema. Según Gálvez, si bien no le preocupan los delitos de alto impacto, los delitos comunes sí, sobre todo el robo a casa habitación y el asalto a transeúnte, delitos que si bien no preocupan tanto al gobierno, a la gente le afecta mucho.

El también panista Christian Von Roehrich, quien sustituye en Benito Juárez a su correligionario de partido, Jorge Romero, no reporta irregularidades en la demarcación. Según él recibe una administración en bueno términos presupuestales y se cumplirá en tiempo y forma, el Programa Operativo Anual (POA).

Su antecesor, dice, deja algunas obras e inauguraciones pendientes como la remodelación de los mercados de Nativitas y el de Santa Cruz Atoyac, y del gimnasio Juan de la Barrera, lugar que por cierto ocupará para dar su mensaje inicial a los habitantes e la demarcación el próximo 20 de octubre.

También comenta que dará seguimiento al polideportivo San Simón, cuya obra ya concluyó pero falta equiparlo.
Von Roerich dice que las prioridades de su administración dependerán de las necesidades, por zonas, de los habitantes, pero comenta que sus acciones estarán enmarcadas en cinco ejes que publicará en el sitio web de la delegación: Seguridad y prevención del delito, recuperación de espacios públicos, infraestructura urbana, desarrollo humano y buen gobierno.

Con Mancera “habrá coordinación”

Los jefes delegacionales consultados informaron que días antes de asumir el cargo se reunieron por separado con integrantes del gabinete de Miguel Ángel Mancera para exponer sus planes de trabajo y solicitar colaboración en su desarrollo.

No obstante, uno de los encuentros más importantes fue con la secretaria de Gobierno, Patricia Mercado. Esas reuniones, “han sido como parte de una relación institucional y de colaboración”, dijo Claudia Sheinbaum.

“Encontramos buena disposición y colaboración. El mismo jefe de Gobierno nos dijo que habrá coordinación con todos los delegados”, dice Dione Anguiano de Iztapalapa.

Mientras que Antonieta Hidalgo dijo que halló “mucha disposición y apertura total para gobernar por el bien común de la ciudadanía”.

Xóchitl Gálvez vislumbra que su relación con el jefe de gobierno será “muy buena”, porque hay una “estrecha” comunicación con él y los miembros de su gabinete.

“Mancera ha comentado de su voluntad de trabajar de manera coordinada y aquí ya no representamos a los partidos sino a los ciudadanos que esperan de nosotros un trabajo ético y coordinado, no hay cabida para pugnas políticas o pleitos callejeros y de él he encontrado la misma actitud, lo que ayudará a construir un proyecto propositivo. No veo un jefe de gobierno bloqueándome ni yo peleándome con él”, afirma.

Con ella coincide el jefe delegacional de Benito Juárez quien afirma tener una buena relación con el jefe de gobierno incluso en lo personal y espera mantener una buena coordinación a pesar de las diferencias ideológicas y partidistas.

Además considera que la nueva conformación de la Asamblea Legislativa en la que no hay mayoría absoluta obligará a las distintas fuerzas políticas a generar acuerdos y sacar adelante muchas iniciativas que le urgen a la ciudad.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: