Velasco habla de progreso mientras comunidades padecen cáncer a causa de río contaminado por mineras

Publicado el Octubre 6, 2015, Bajo Estados, Noticias, Autor Soquito.

velasco

“No podemos hablar de progreso si la conciencia ambiental está ausente” afirmó Manuel Velasco Coello, gobernador de Chiapas, durante su pronunciamiento por el Día Mundial de los Animales y la naturaleza. Aseguró que “para un gobierno emanado de un partido ecologista, son fundamentales los temas vinculados a la protección, cuidado y preservación del patrimonio natural del estado, que comprende un extenso territorio, generador de bienestar y desarrollo para las comunidades de nuestra entidad y de futuro para la biodiversidad y de todos sus habitantes”

.A estas palabras sumó “la necesidad prioritaria de crear una conciencia ambiental que contemple los temas de cuidado del agua, protección de flora y fauna, manejo de residuos, reforestación, educación y cultura ambiental, entre otros. Conservar, proteger y restaurar los hábitats de las especies biológicas, es una tarea de vida, en la que debe participar la sociedad entera. El orden y respeto a la naturaleza son dos valores que mi administración promueve, al tiempo que establece políticas de conservación del medio ambiente”.

Mientras presentaba dicho discurso frente a varios medios de comunicación en la capital chiapaneca el fin de semana pasado, a esa misma hora habitantes del municipio Escuintla, perteneciente a esa misma entidad, denunciaban y hacían un nuevo llamado urgente a la población y a las autoridades, denunciando la contaminación del río Cintalapa, en el cual se han vertido sinnúmero de residuos tóxicos que las empresas mineras extraen y desechan en el torrente.

Carlos Roblero, representante de los habitantes del municipio asegura a Revolución TRESPUNTOCERO: “no es la primera vez que hablamos del problema, hemos dado a conocer en varias ocasiones que estamos a punto de morir, porque en el río riegan químicos de todo tipo, incluido uno de los más peligrosos, el cianuro, así es como están matando los dueños de las minas la flora y fauna, poniendo también nuestra vida en alto peligro. Porque al cianuro nadie sobrevive, menos en una comunidad alejada de los servicios de salud”.

Asimismo comentó que aunque los ‘venenos’ vertidos no los matan al instante, sí están padeciendo las consecuencias en las distintas comunidades de la zona alta de Escuintla; “las enfermedades poco a poco están apareciendo, pero cuando ya nos damos cuenta ya han avanzado. Otras son lentas para atacar, pero tampoco tenemos la facilidad de recurrir a un médico que nos examine profundamente y sepa qué pasa en nuestro cuerpo. El cáncer ya ha llegado a nuestras casas, atacando a niños y a adultos mayores que son los más vulnerables a los efectos por su debilidad”.

Desde hace poco más de un año pocos son los habitantes de las cercanías que se acercan al río Cintalapa, porque aseguran está “sobrecontaminado”, lo cual fue descubierto cuando se hicieron presentes las enfermedades de la piel, “nuestra gente se está muriendo lentamente y nuestra fauna ya está desapareciendo, al grado que hoy ya no hay peces, ya murieron por el envenenamiento”.

Aseguran que con una sola muestra analizada en un laboratorio pueden comprobar fácilmente que no hay mentiras, y que con una visita a los enfermos de las comunidades pueden comprobar que son las consecuencias de las que han sido víctimas, por el abandono del gobierno y “de su apoyo constante a los empresarios mineros, siempre de lado del que tiene dinero y poder”.

Pese a esto, la pobreza en aquellas comunidades de la zona alta de Escuintla es de las más representativas del estado, por lo que aún hay personas que aseguran a Revolución TRESPUNTOCERO, que consumen las especies que aún sobreviven en el río, aún cuando saben que algunos de los ranchos ganaderos aledaños evitaron desde hace tiempo darles de beber de ese agua a sus animales, después que muchos murieron envenenados y los que sobrevivieron, tuvieron crías con malformaciones.

La problemática ha llegado a instancias legales, ya que ante la presión de los habitantes y las constantes manifestaciones de inconformidad ante el alcalde priista que salió este año, Juan Carlos Mendez. Él los demandó asegurándoles que “defendía a los mineros y estaba de su parte”. “Esto solamente fue parte de la corrupción y nepotismo que tuvimos que aguantarle”, asegura a Revolución TRESPUNTOCERO Ana María de León, habitante del municipio.

Ana María también comenta que “se han bloqueado accesos a las comisarías muchas veces, pidiendo ayuda y nadie hace caso, se habló con el presidente municipal que inició funciones este uno de octubre, él dice que está en contra de la minería, pero siendo del mismo partido que el que se fue lo dudamos, veremos que tan honesto es y no se deja convencer por medio del dinero. Los que padecemos la contaminación ambiental y el incremento de casos de cáncer, somos los que vivimos angustiados. Si a los que dirigen el ayuntamiento no les ocupa, mucho menos a un gobernador que solamente se la pasa exhibiéndose con los medios de comunicación. Muchos creemos que él no está interesado o tal vez ni sabido de lo que padecemos porque a él nada más le llegan las noticias bonitas, esas que son inventadas, para alegrarlo. Velasco Coello come de nuestros impuestos, de las ganancias que le dejan las mineras y es a ellos a quienes protege, cuando somos un pueblo que muere por hambre, por envenenamiento o por falta de servicios de salud, mientras él asegura que está preocupado por el ambiente, sólo podemos creer que está demente, o es un cínico que no le importa que todos vean que Chiapas es lo contrario a lo que dice”.

Por su parte Francisco Bautista, comisariado del ejido Independencia, manifestó que determinaron tomar acciones para que el municipio se declare libre de minería. Dijo que es el predio el “Bambú” donde se ubica la empresa minera canadiense, que ha vertido químicos peligrosos al río Cintalapa, lo que afecta a los ejidos: Brisas del Soconusco, El Triunfo, Nueva California, Ovando Turquía, Cintalapa, Escuintla, toda la zona alta y baja del municipio.

En un comunicado los habitantes aseguraron que “la situación ambiental es crítica debido a la inminente explotación minera, cuyos recursos y ganancias se van fuera del país, ya que son empresas chinas y canadienses, aquí solamente nos queda la contaminación y las enfermedades”. Asegura que desde que entraron en operación las minas se han incrementado las enfermedades cancerígenas.

Un documento en poder de Revolución TRESPUNTOCERO demuestra que el permiso para que funcionara la mina “Nueva Francia” en el municipio de Escuintla, (ubicada en el lote Bambú No. 234652 ), fue otorgado por la Secretaria de Economía, en el cual se explica que el proyecto tiene una vida útil de 10 años, con posible renovación, cuyas fases son:

Fase 1: Acondicionamiento del terreno y delimitación de áreas.

Fase 2: Aprovechamiento de todos los minerales.

Fase 3: Abandono del sitio.

La empresa trabaja la minería a cielo abierto y se dedica a la extracción de titanio, oro, cobre y barita, cuya carta de presentación describe “beneficios” a ejidatarios inmediatos.

El proyecto lleva a cabo el aprovechamiento de recursos minerales del subsuelo en una ladera con usos agropecuarios, con marcados deslaves provocados por las lluvias de fenómenos naturales como huracanes. Hace tres años cuando ya se encontraban en desarrollo los trabajos de minería, se aseguró que las comunidades tendrían beneficios en infraestructura, caminos, vialidades, obras complementarias de conservación de caminos, por citar algunos ejemplos, los cuales no se han reflejado en ningún momento.

En distintas comunidades chiapanecas padecen ya las enfermedades a consecuencia de tener una mina cerca. Aunque activistas y habitantes se han opuesto, ninguna autoridad ha tomado en cuenta las exigencias, y quienes han insistido incluso han sido asesinados, como el caso de Mariano Abarca, activista que luchó contra la implantación de ingenios mineros por parte de empresas extranjeras en Chiapas.

Miembro de la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA), mantuvo una lucha constante contra la trasnacional minera canadiense Blackfire Exploration. Él fue asesinado la noche del 27 de noviembre de 2009 en Chicomuselo frente a su casa. Recibió disparos en la cabeza y el pecho realizados desde una motocicleta, comprobándose que el homicida trabajó para Blackfire.

Actualmente permanecen vigentes 16 permisos de extracción Chicomuselo, más otros que se encuentran situados en los municipios serranos de Siltepec, Motozintla, Bejucal de Ocampo. Estos tienen a vigencia de 50 años. Permisos que se han mantenido gracias a Fernando Coello, abuelo del gobernador Manuel Velasco Coello, quien desde 2013, siendo presunto beneficiario de concesiones de minas en la sierra de Chiapas, amenazó a habitantes del municipio de Chicomuselo con expulsarlos de su propia tierra si se oponían a la explotación, lo cual fue denunciado a través del Comité para la Promoción y Defensa de la Vida Samuel Ruiz García.

Por: Emma Martínez / 6 octubre, 2015
Fuente: Revolución TRESPUNTOCERO

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: