Dinero

Publicado el Octubre 9, 2015, Bajo Economía, Nacional, Autor Soquito.

Tres mexicanos por el Nobel de Economía: Carstens, Videgaray y Coldwell.
Los claroscuros de la llamada Fibra-E.

9f3ca166c694853d35cd7e54bb5551c8

El próximo lunes se conocerá el nombre del Premio Nobel de Economía. Su denominación oficial es premio del Banco de Suecia en Ciencias Económicas. No fue creado por Alfred Nobel, como los otros cinco, sino que fue instituido en su honor; comenzó a entregarse en 1969. Tal vez el laureado más popular es Paul Krugman, ha tenido la virtud de poner al alcance de un humano las más complicadas teorías a través de su columna del New York Times que reproducen muchos periódicos. Tres mexicanos deberían ser considerados en la lista de los candidatos. Uno sería el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens. Ha logrado bajar la inflación a un nivel sin precedente, no obstante que el peso se ha devaluado frente al dólar en una tercera parte de su valor. Mayor mérito si consideramos que el país es importador de alimentos y múltiples mercancías. Los precios, según el banco, no se han contaminado. La clave es terrible en su sencillez: hambrear a los consumidores. Otro candidato sería el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, por su habilidad para concertar préstamos a un siglo de plazo. Le ha añadido a la deuda pública un billón de pesos cada año de la administración de Peña Nieto y pinta para dejarla en un nivel máximo histórico. El tercer candidato sería Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía. Sus habilidades de prestidigitación financiera son asombrosas: el petróleo y la luz eran nuestros hace menos de tres años, ahora tienen otros dueños. El Nobel podría ser compartido entre los tres notables mexicanos.

Delegados en conflicto

La corrupción en la línea 12 del Metro mandó a la hoguera a Marcelo Ebrard y sus aspiraciones presidenciales. No se ve pronto ni rápido que restablezca su situación política. ¿Podría sucederle lo mismo a Miguel Ángel Mancera? Se está viendo muy lento para tomar acciones efectivas –que no son otras, más que las que la ley marca– para actuar en el caso de la corrupción y el despilfarro de los delegados perredistas que acaban de concluir su encargo. Los sustitutos –de tres partidos, Morena, PAN y PRI– no están dispuestos a cargar con el tiradero que les dejaron. No es que a Mancera se le vean muchas posibilidades de llegar a la presidencia, pero las pocas que tiene podrían no sobrevivir al conflicto de interés en que está sumido.

¿Mucha fibra?

En tiempos difíciles como los actuales los políticos suelen inventar algunos entes con resultados impredecibles. Así, con el presidente Zedillo fueron creadas las Udis, supuestamente iban a ayudar a salvar a los clientes abrumados por la devaluación de aquellos días, pero resultó un arma de los bancos en contra de los mismos clientes. ¿Cuántos no han sufrido que sus deudas crezcan y la pérdida de sus bienes? Ahora anuncian la Fibra E. Su fin es levantar capital de inversión para fortalecer a Pemex y la CFE. Si se compara el año 2014 con el presupuesto de 2016, dice el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria –el gasto de inversión de Pemex cayó 22.5 por ciento y el de la CFE 7.7 por ciento–. Pero ¿qué es la Fibra-E? Consiste, dicen, en generar un certificado bursátil fiduciario por cada actividad exclusiva de energía e infraestructura que ya cuente con flujos estables y se quiera bursatilizar. Por ejemplo, la refinación y transportación del petróleo, el almacenamiento de petroquímicos, el procesamiento de gas natural, entre otras actividades del sector energético. El dinero que se adquiera de la venta de estos certificados, emitidos por un administrador de actividades de Pemex y la CFE, será utilizado para financiar infraestructura y proyectos de dichas empresas productivas del Estado. Eso dice la teoría. Vamos a ver qué nos depara la realidad.

@Vox Populi

Asunto: Como evitar el tijeretazo

Sugiérale al señor Óscar E. Holguín, de La Paz, BCS, que acuda a la Procuraduría para la Defensa del Contribuyente. Prodecon acaba de lograr que por unanimidad de los 11 magistrados que integran la Sala Superior del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, se declarara la nulidad de la regla miscelánea I.3.10.4, que ordena a las Afore retener 20 por ciento del ISR sobre la totalidad de los ahorros de los contribuyentes al término de su relación laboral, reconociendo el derecho de los trabajadores a que los recursos obtenidos se les dé el tratamiento fiscal de sueldos y salarios, y no de ingresos esporádicos.

Juventino Bautista Orozco

R: Muchas gracias.

Tuits

¿No que con @EPN tendríamos mejores salarios? No hay inflación porque no hay consumo, así de simple.

Claudio González @ClaudioGzlez

Si Murakami no esperara recibir el Nobel, ya se lo hubieran dado, porque todos sabemos que las cosas siempre llegan cuando menos las esperas.

@cherilewisg

Hoy subieron los huevos… dos pesos más.

Armando González @donpanchuflo

Twitter: @galvanochoa

FaceBook: galvanochoa

galvanochoa@gmail.com • Foro: http://elforomexico.com/encuestas/

Por: Enrique Galván Ochoa
Fuente: La Jornada.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: