TPP hundirá más al campo y debilitará las principales industrias mexicanas: Nobel de Economía

Publicado el octubre 21, 2015, Bajo Opinión, Autor LluviadeCafe.

Lilia Arellano periodista 1
REVOLUCION 3.0
Por:Lilia Arellano
Han sido palabras huecas las que refieren “no nos volverán a saquear” y unido a ellas llegan la experiencias que hablan de la desgracia de nuestro país al no estar a la altura en desarrollo, en educación, en productividad, en competencia, con los países con los cuales firma acuerdos.

Los llamados TLCs no arrojaron ningún beneficio para México y si obligó a realizar una serie de cambios en la Constitución que afectaron al campo, que han hecho que se pierda hasta la soberanía alimentaria y que no permitieron que en la realidad, en los hechos, hubiese una balanza comercial equilibrada con las naciones firmantes. Ni que decir del TLCAN , otro acuerdo en el que se ha salido perdiendo de todas, todas y ahora llega el TPP

.En vísperas de todas estas firmas se han hecho declaraciones optimistas, hablan de liberalización comercial, de mayores oportunidades de empleo bien remunerado -¿será posible cuando ya se fijo un mínimo homologado de 70 pesos?- independientemente de que aseguran la llegada de inversiones sin fin. Nada de lo anterior ha acontecido. La balanza comercial del país con todos aquellos con los que ha llegado a acuerdos es deficitaria, en ninguna se nota ni por asomo que se lleva la delantera. Y es que está claro que nos hemos convertido en un país bananero, improductivo, que no logra satisfacer su consumo interno y con un alto grado de impunidad en todos los sectores que conlleva abusos, desde policiacos hasta económicos como es el caso de las múltiples comisiones bancarias.

Con todos estos antecedentes y a sabiendas de la existencia de un difícil panorama, la administración de Enrique Peña Nieto se aferra, como lo hicieron sus antecesores priístas, a un clavo ardiendo: la firma del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), que, de nueva cuenta festinan asegurando que liberalizará el comercio de México con seis países y cambiará las reglas comerciales con otras cinco naciones, entre ellas Estados Unidos y Japón. El titular del Ejecutivo mexicano no tuvo empacho en volver a prometer, a asegurar que habrá “mayores oportunidades de inversión y empleo bien remunerado”, frases éstas repetidas hasta el cansancio y nunca aterrizadas en la realidad.

Incluso y para mayor certeza del fracaso que estas firmas han representado para México, el Premio Nobel en Economía, profesor en la Universidad de Columbia y economista jefe en el Instituto Roosevelt, Joseph E. Stiglitz, no comparte la felicidad presidencial y advierte sobre los riesgos para México de este nuevo acuerdo económico internacional que ampliará el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCNA) a otras nueve economías de Asia y el Pacífico. El experto lanza advertencias sobre lo que puede acontecer con una relación en desventaja con China, por ejemplo, o lo que puede hundir aún más al campo mexicano.

Asegura que las esperanzas de Enrique Peña Nieto se encuentran fuera de lugar y destaca que los negociadores de México parecen estar a punto de rendirse ante las demandas de las empresas de los países avanzados, sin beneficios para su país. Stiglitz señala que un principio sencillo para las negociaciones como las del TPP es si implica una mejora sobre el TLCAN en cuanto a aumentar el bienestar económico del pueblo mexicano, y asegura que con la información filtrada hasta el momento, no están ni siquiera cerca.

El especialista advierte que el TPP pretende comprometer a los negocios, trabajadores y agricultores mexicanos a una apertura económica desigual que posiblemente debilite a las principales industrias mexicanas. Pero, agrega, va más allá porque requerirá probablemente cambios fundamentales en las instituciones jurídicas, judiciales y regulatorias, lo que infligirá daños a una escala mucho más grande, al hacer concesiones a cabilderos adinerados que tienen más acceso al proceso de negociación que los legisladores electos o los ciudadanos interesados.

Stiglitz recuerda que México ya cuenta con un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y que no tiene una gran necesidad de mayor acceso a los mercados estadounidenses ni a otros mercados internacionales, y advierte que el TPP abriría los mercados a productores extranjeros –como China- que no necesitan seguir las reglas y obligaciones del TPP ni necesitan brindar una apertura de comercio recíproca a los países del TPP para obtener beneficios del acuerdo.

El maestro en economía también subraya que el TPP consolidaría la ventaja desigual de la empresas de economías avanzadas al elevar la protección de los Derechos de Propiedad Intelectual (DPI) de manera que fortalezca los monopolios de los DPI a costa de todos los demás. “Los mexicanos sentirán el golpe especialmente en sectores esenciales como el farmacéutico”, señala.

Asimismo, destaca que el TPP limitaría que los gobiernos de los países miembros –incluido México- aprueben reglamentaciones para proteger la salud pública, la seguridad y el medio ambiente, o cualquier otro aspecto del bien público. Explica que esto se debe a que el TPP podría crear mecanismos de solución de controversias entre inversores y estados (ISDS) que permitirían a extranjeros demandar al gobierno cuando creen que una reglamentación perjudicará sus ganancias. “El arbitraje sería privado –y por lo tanto opaco al público- y vinculante, incluso si el resultado contradice las leyes nacionales”, subraya y advierte que las empresas recibirían compensación por la pérdida de sus ganancias esperadas.

El Premio Nobel de Economía admite que una mayor integración comercial y de inversión con el mundo es muy prometedora para México, pero, dice, el TPP no es la manera de lograrla.

“No hay evidencia que sus protecciones a los inversionistas y un fortalecimiento de los derechos de propiedad aumentarán la inversión extranjera o traerán más innovación a la economía mexicana. Lo que harán es asegurar que una mayor parte de los sueldos de los esforzados trabajadores mexicanos termine en los bolsillos de corporaciones extranjeras”

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: