México, el fabricante de alimentos número 12 en el mundo y con 28 millones padeciendo hambre

Publicado el octubre 22, 2015, Bajo Opinión, Autor LluviadeCafe.

Lilia Arellano periodista 1
REVOLUCION 3.0
Por:Lilia Arellano
Van tres años de la administración de Enrique Peña Nieto y nuevamente la agenda de la violencia se impone, como sucedió en el pasado gobierno de Felipe Calderón. La inseguridad se posiciona como el tema prioritario del país, incluso por encima del económico. La administración y procuración de justicia en este gobierno siguen reprobadas. Los derechos humanos, simplemente no se respetan en territorio nacional.

Las organizaciones defensoras coinciden en que el gobierno federal alienta que los criminales se eliminen entre sí, lo que habría desatado la ola de ejecuciones extrajudiciales, las desapariciones, los actos de tortura, las detenciones arbitrarias, los allanamientos ilegales, entre otros, a lo que se suma la inacción por parte de los organismos encargados de investigar y castigar estos hechos, lo que da como resultado una oleada de violaciones a los derechos humanos en el país, que ha superado la capacidad institucional para administrar y procurar justicia.

La impunidad es el sello de esta administración en la materia. De las cuatro mil denuncias por tortura que se han presentado de 2007 a 2014, sólo hay once consignaciones y cinco sentencias. De las cifras de desaparecidos, que siguen aumentando y superan las 26 mil, sólo hay sentencias firmes en seis casos. Estos datos demuestran que la situación ha rebasado al gobierno mexicano. Aunque los funcionarios presentes en la audiencia coincidieron en la necesidad de investigar eficientemente, a fin de reducir la impunidad, de ninguna manera concedieron la necesidad de revisar el papel de los cuerpos policíacos en la lucha contra el crimen organizado.

HAMBRE EN MÉXICO

A nivel mundial México es el fabricante de alimentos número 12 y el tercero en América Latina, con una producción agrícola de 250.1 millones de toneladas, esta es la información oficial, no obstante, el país tiene 28 millones de mexicanos que padecen hambre, y su población con carencias de alimentación pasó de 23.3 a 23.4 por ciento, lo cual da al traste con la pretensión de hacer pasar al país como un gran fabricante. Los esfuerzos por superar la situación de hambruna es totalmente insuficiente. La cruzada nacional contra el hambre se diseñó para atender sólo a 7.5 millones que padecen hambre –eso es también lo que dicen-, con resultados que alcanzan, según datos oficiales, el 73 por ciento de las metas, por lo que el resto sigue en las mismas condiciones.

Según la administración federal, la Cruzada Nacional contra el Hambre pretendía abatir de manera masiva la pobreza, la desnutrición y la marginación social en México. La realidad revela que los logros alcanzados son marginales. Las metas particulares tampoco se han alcanzado: no se ha eliminado el hambre de personas de escasos recursos; no desaparece la desnutrición entre los niños; no se ha aumentado la producción alimentaria y el ingreso de campesinos y agricultores; no se han reducido las pérdidas post-cosecha; y no se ha promovido la participación de las comunidades y beneficiarios del programa.

Con este contexto, se ve contradictorio que se realice en suelo mexicano el 18 Encuentro de Ministros de Agricultura de las Américas 2015 y la 18 Reunión Ordinaria de la Junta Interamericana de Agricultura, que es el órgano máximo del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura. El diagnóstico técnico que sustenta la toma de decisiones, en las proyecciones a futuro establece que a nivel mundial se requiere incrementar la producción de alimentos en un 60 por ciento para el 2050 a fin de atender los requerimientos de la población mundial que para entonces, se tiene previsto, será de 9 mil 700 millones de personas.

El crecimiento del valor agregado agrícola de México se ubica en apenas el 2.2 por ciento, mientras que otras naciones como Brasil tiene niveles de hasta 6.7 por ciento y República Dominicana llega hasta 5.5 por ciento. Otras naciones mantienen avances marginales como Panamá con 0.8 por ciento y Belice con 3.2 por ciento, mientras que otros más presentan decrecimientos como Bolivia con -0.01 por ciento. A nivel de América Latina, la situación es aún más grave pues el 40 por ciento de la población son pobres, en tanto que el 10 por ciento tiene problemas de desnutrición.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: