GENARO BORREGO: LA BISAGRA EN LA PUERTA GIRATORIA DE LA CHATARRA

Publicado el Noviembre 11, 2015, Bajo Investigación, Autor LluviadeCafe.

genaro borrego
Imagen:lookmonterrey.com
SINEMBARGO
Genaro Borrego Estrada, antes que político, empresario o servidor público, es torero, según sus propias palabras: “Aquí es de donde somos, aquí está nuestra raíz, la que tiene en una de sus sensibles ramas la savia de la afición taurina. Yo no soy yo sin ser taurino. Así me lo hizo sentir mi padre”, declaró en 2014 el hombre nacido en Zacatecas en 1949.

Se unió a las filas del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en 1968 y en 1973 inició su carrera en el servicio público como jefe del Departamento de Desarrollo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Como priísta, siempre mantuvo una postura de renovación, apegado a los tecnócratas de la época como Carlos Salinas de Gortari, según comentan analistas. De hecho, muchos militantes cetemistas [de la Confederacion de Trabajadores de Mexico] o sindicalistas del PRI ligados al polémico líder Fidel Velázquez Sánchez, decían que Borrego Estrada era un “pirruris” porque se graduó de la carrera de Relaciones Industriales de la Universidad Iberoamericana.

Su perfil desenfadado y cordial le ayudó liderar los votos en su partido, con los que logró ganar la gubernatura de Zacatecas de 1986 a 1992. De acuerdo con Edgar Felix, periodista originario de ese estado, Genaro Borrego es recordado por los pobladores como uno “de los mejores gobernadores” que ha tenido la entidad.

Según Felix, el gabinete que formó el entonces priísta fue “muy equilibrado”, en el cual incluyó a Ricardo Monreal Ávila, quien años después también fue Gobernador de Zacatecas y actualmente es titular de la Delegación Cuauhtémoc, en el Distrito Federal.

En 1992 asumió la dirigencia del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, pero su gestión sólo duró unos meses luego que sus opositores, dentro del propio partido, lo traicionaran y le explotara uno de sus más recordados escándalos: el pase de charola de 25 millones de dólares.

En aquel entonces, el periódico El Economista informó que Genaro Borrego convocó a una reunión a diversos empresarios, por órdenes del entonces Presidente Carlos Salinas de Gortari. Ya en la cena, les pidió que contribuyeran a un fondo de 75 millones de pesos para la campaña presidencial del Partido Revolucionario Institucional.

“He ganado tanto dinero en estos años que me comprometo a reunir para el PRI una cantidad mayor”, le respondió Emilio Azcárraga Milmo, el famoso “Tigre”. El rotativo agregó que más empresarios se sumaron, entre ellos Bernardo Garza Sada, quien comentó: “Como Emilio va a reunir más, me comprometo a promediar con aquel para que cada uno aporte 25 millones de dólares”.

Esta fue la primera ocasión en que se hizo público que el PRI pedía dinero a sus “amigos” empresarios. El escándalo no fue menor. Le costó el puesto a Genaro Borrego.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: