Víctor Estrada Garibay: el chiste de la política en Cuautitlán Izcalli

Publicado el abril 15, 2016, Bajo AMLO, Política, Autor @Sociologuito.

Víctor_Estrada_Garibay

Si alguien quiere contratar a payasos, magos, malabaristas, brujas, brujos, enanos malignos, cíclopes, y a toda una lista de monstruos, puede consultar el directorio de la clase política de Cuautitlán Izcalli, porque ahí van a encontrar para todos los gustos y sabores.

Dejando a un lado el sarcasmo, lo que le pasa a los izcallenses, es verdaderamente terrible; basta decir, que en toda su historia, los vecinos solo han visto pasar a presidentes municipales de muy dudosa reputación.

Pero si a lo terrible, le agregamos un poquito de decepción, podemos encontrar una fórmula macabra, de donde salen alcaldes emanados del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Partido Acción Nacional (PAN), y ahora del Partido Nueva Alianza (PANAL).

En resumen, los izcallenses ya no saben si salir a votar, vale realmente la pena.

Hoy día, la situación de esa localidad, no solo está como para llorar, sino para organizar un suicidio colectivo ante tanta estupidez del actual presidente municipal. El caso de Víctor Estrada Garibay, es como para narrarlo en Guerra de Chistes, 100 Mexicanos Dijieron o la Isla de la Fantasía.

Antes que nada, quisiéramos saber quién le dijo al karateca, que podía ser un buen político. Reconocemos que Estrada Garibay fue un gran deportista, y que dio muchas alegrías al país. Pero una cosa es ganar medallas olímpicas por lanzar patadas, y otra muy diferente, es gobernar a miles de personas con base a la inteligencia.

hqdefault

Vayamos a un modesto esquema para comprender mejor las cosas: Víctor Estrada es político, y Enrique Peña Nieto es honesto; Víctor Estrada es un excelente alcalde, y Eruviel Ávila es un gran gobernador; Víctor Estrada es eficiente, y Karim Carvallo no es ratero.

¿Verdad que no cuadra nada?

Hablando de Carvallo, ¿cuándo se dignará Víctor Estrada Garibay en investigar a Karim y a toda su banda de delincuentes, o acaso ya le tocó una gran mochada de todos los cientos de millones faltantes? Ese asunto no se le ha olvidado a los izcallenses, pero como Víctor Estrada es muy inteligente, piensa que ya todo quedó en el pasado.

¿Qué ha hecho Víctor Estrada Garibay en estos primeros 100 días de gobierno? La respuesta es tan cortita como su visión: nada, absolutamente nada. Dice que ha pavimentado y bacheado las principales avenidas, lo cual es una mentira aberrante.

De hecho, habría que hacer una encuesta de cuántos vecinos conocen a Víctor Estrada. Seguramente el 80 por ciento de los entrevistados no saben ni quién es, y eso es creíble, porque el karateca va al Palacio Municipal dos o tres horas, y se retira a su casa a ver las grandes películas de Bruce Lee.

Los que amablemente nos leen de otras entidades y municipios, se preguntarán cómo fue que Víctor Estrada llegó a ganar la alcaldía de Cuautitlán Izcalli. Bueno, pues millones de pesos, fueron utilizados para negociaciones y compra de votos.

¿Quién diseñó el plan? Eso está a la vista de todos.

Triste, muy triste lo que pasa en Cuautitlán Izcalli. Todo el Palacio Municipal, salvo grandes excepciones, está podrido en corrupción. Sería muy bueno tomar una fotografía de cómo llegan los funcionarios de ese municipio, y revisar cómo se van en dos años.

Tal vez cuando se vayan, ya tengan casas en Cancún, Acapulco, Puerto Vallarta, Veracruz, o tal vez un apartamento en el extranjero; total, en Izcalli todo puede pasar, incluso tener a un presidente mediocre y bueno para nada.

Si alguien pensó, que con Karim Carvallo habíamos visto todo, está equivocado.

El show apenas comienza, porque ni resucitando a Bruce Lee, Víctor Estrada podrá terminar con la delincuencia organizada que crece, aumenta y se multiplica, en cada colonia, fraccionamiento, y pueblo de Cuautitlán Izcalli.

¿Aguantará la presión el karateca o no tardará en presentar su renuncia?

Pronto tendremos la respuesta.

(politicayestilo.com)

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: