Si #Ayotzinapa hubiese pasado en Venezuela tendríamos ya intervención militar incluso de la OTAN: eurodiputado

Publicado el Mayo 2, 2016, Bajo Columna de opinión, Autor MonaLisa.

Ayotzi 43
Persona escapó de cárcel militar clandestina, llevaba ahí 15 años,
estudiantes deben buscarse vivos: Montemayor

La desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, es la historia de la bancarrota moral de un país, una inmensa tragedia que inició con el rechazo del gobierno a construir educación de calidad para los jóvenes que buscan superación individual, pero principalmente comunitaria, en medio de la pobreza, la inseguridad y un campo de batalla donde los cárteles se disputan las plazas y el trasiego de la droga.

Por: Emma Martínez (01 de mayo, 2016. Revolución TRESPUNTOCERO)

Han pasado ya 19 meses, innumerables manifestaciones, una ‘verdad’ histórica, un informe realizado por dos científicos mexicanos que desmintió la versión oficial, dos más que lo respaldaron, un Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) en busca de respuestas y la presión del gobierno, a decir por distintos analistas, para forzar la salida del Grupo, pero ninguna solución, ni respaldo por parte del Estado para los padres que siguen buscando incansablemente a sus hijos y con ello la verdad y la justicia.

Desde los inicios de la campaña de desprestigio en contra del GIEI, el momento del retiro de este Grupo se acercaba cada vez más; este sábado han salido de la investigación y se han marchado del país, pero han dejado al descubierto una realidad cada vez más evidente e imposible de ocultar: no solamente son 43 desaparecidos, las ausencias forzadas en México son cotidianas, como lo es la desatención del gobierno federal ante una cruenta problemática que ha sobrepasado a la sociedad civil.

Estas acciones e inacciones, han generado los cuestionamientos nacionales e internacionales, donde se condena al gobierno federal como un ‘simulador’, a quien no le interesa esclarecer las 43 desapariciones forzadas.

El Doctor Jorge Montemayor Aldrete, primer científico que derivo la ‘verdad’ histórica del gobierno, afirma a Revolución TRESPUNTOCERO que, “el ejecutivo no apoyo al GIEI, ya que el hecho que no le renueve la posibilidad de trabajo es un reconocimiento público implícito que a éste no le interesa la verdad.

Lo que quiere es deshacerse de una revisión científica, crítica, independiente y comprometida con la verdad, cueste lo que cueste, así es como este gobierno indirectamente a través del testaferro amenazó el trabajo en la Comisión, lo que muestra la desesperación del ejecutivo federal”.

En tanto, para el Eurodiputado, Javier Couso,“la terrible masacre que conmocionó al mundo sigue sin respuestas por parte del gobierno, en vez de ayudar, de propiciar un entorno seguro a los normalistas, que tienen mucho que enseñarle sobre todo en un país donde la impunidad ronda en un 98%.

Queda claro que hay una intencionalidad de sospechas; Peña Nieto parece no tener ninguna intención de aclarar lo que allí sucedió, y por desgracia cuando no se aclara una masacre de este nivel se apuntala la impunidad”, declara a Revolución TRESPUNTOCERO el Eurodiputado.

Couso comenta que lamentablemente lo que está sucediendo en México no se encuentra en la agenda mediática internacional, “si algo parecido, aunque fuera en un 1% del nivel de escándalo que surgió México, hubiese pasado en un país como Venezuela tendríamos ya posiblemente intervención militar incluso de la OTAN, pero por desgracia la gran opinión pública internacional conoce muy poco de lo que está pasando, porque precisamente ese tipo de escándalos se ocultan”, señala.

Aunque asegura que él forma parte de un grupo que está tratando de darle voz a este problema dentro del Parlamento Europeo, haciendo la denuncia, tanto la delegación de Derechos Humanos, como él personalmente a los países que asiste, como es el caso de la semana pasada que estuvo en Chile y la siguiente en Argentina, agregando que “pondría el tema sobre la mesa”.

Couso afirma que se identifica con los padres de los 43 normalistas desaparecidos, puesto que el padeció algo similar, con el asesinato de su hermano José Couso, cuyo caso fue publicado por WikiLeaks que dio a conocer que el gobierno español conspiró junto a Estados Unidos para encubrir la investigación judicial.

Por lo que el Eurodiputado es contundente al decir que “los padres tienen toda mi solidaridad, deben mantenerse fuertes y que perduren, la lucha debe perdurar, no se rindan, tenemos el ejemplo de madres de plaza de Mayo que después de más de 30 años consiguieron meter a la cárcel a genocidas asesinos de sus hijos”.

Agrega que los padres de los 43 deben convertir su dolor en una lucha continua para seguir afianzándose frente a este gobierno “que se niega a parar la masacre de los movimientos sociales, esa guerra social que está dejando miles y miles de muertos y desaparecidos en ese país tan maravilloso como México”, señala Couso.

Por lo que señala que es la movilización social la única manera que determinará los pasos políticos a seguir en la investigación, y hacer rectificar a un gobierno, ya que asevera, a partir de esta organización se puede visualizar una alternativa política.

“En México ojalá que de ese movimiento social salgan algunas opciones políticas que puedan poner orden e investigar en las cloacas del Estado quiénes están involucrados en la desaparición de los estudiantes, que se encontraban a la vanguardia de conseguir un avance social para su país y que por desgracia dieron la vida, siendo torturados y desaparecidos por elementos cada día más sospechosos de encontrarse cercanos al estado”, puntualiza Couso.

A su vez, declara que la tragedia de los 43 y los nulos resultados, convierten al Estado en cómplice, ya que frente “a lo que vendió Peña Nieto, que iba a traer paz y mejoramiento al país, ha hecho todo lo contrario, puso palos en las ruedas de la investigación independiente que sí podría haber señalado las pautas a seguir en este caso; por activa pero sobretodo por pasiva nos está demostrando una complicidad y una voluntad que no se aclare los paso”, señala el Eurodiputado.

Para Felipe de la Cruz, vocero de los padres de 43 normalistas desaparecidos, la salida del GIEI es para ellos un acontecimiento que les provoca tristeza, ya que asevera a Revolución TRESPUNTOCERO “se van del país porque el gobierno así lo decidió, así que el hecho que ya no haya vigilancia internacional para la investigación nos causa mucha desconfianza, porque ahora la PGR se queda sola, y nos dimos cuenta en el video que la dependencia ha hecho cosas que no se han dado a conocer, por eso dudamos, y la salida del Grupo nos deja un hueco desconfianza, sobre todo con respecto al gobierno federal”.

Sin embargo, comenta, que seguirán exigiendo respuesta, ya que “no nos van a detener, que se vaya el GIEI no significa que nos vamos a sentar a esperar la justicia, definitivamente nosotros sabemos que esto se tiene que resolver para castigar a quienes hayan cometido este crimen, ya lo dijo Enrique peña Nieto en una primer entrevista que topara con quien topara esperamos que cumpla su palabra”.

A su vez, afirma que sí desconocerían a Peña Nieto, porque desde la primera entrevista que mantuvieron con él, le plantearon que esperaban una respuesta pronta, porque su necesidad es mayor en comparación de cualquier situación política o económica, ya que se trata de vidas, “le dijimos que tenía que dar respuestas al pueblo, por lo que estamos viviendo, de no hacerlo, no tiene caso que siga al frente”, señaló de la Cruz.

Luego de una emotiva despedida entre padres y los especialistas que integraron el GIEI, la semana pasada en la normal Isidro Burgos, en Ayotzinapa, de la Cruz, asegura que el Grupo se va triste porque no cumplieron con el objetivo, no porque no hubiesen querido, sino “porque el gobierno lo decidió de esa manera, ellos siendo profesionales sabían que el tiempo no fue suficiente, sin embargo nos dejan una herramienta científica que demuestra que el gobierno de México no quiere que se sepa la verdad”.

Este 30 de abril el GIEI se despidió de México, en medio de una campaña de desprestigio en medios de circulación nacional, obstaculización de procesos y caso omiso a sus recomendaciones, así como el rechazo del gobierno, sin que se hubiera durante todo su labor, una mínima posibilidad de interrogatorio a las fuerza armadas del cuartel que ha sido una de las grandes negativas del Estado Mexicano.

Sobre el tema, el Doctor Carlos Berinstain, integrante del GIEI, declara a Revolución TRESPUNTOCERO que sin lugar a dudas que ningún representante del Estado estuviera, provocó que “nos sintiéramos, tuvimos una reunión tripartita con la cancillería, SEGOB y PGR, se nos comunicó que no irían a la entrega del informe, debieron estar presentes para entregarles directamente la investigación, además escuchar las conclusiones”.

Sin embargo, señala que aun con su salida, ya mantienen la propuesta de trabajar en algunas reuniones junto al Estado, sobre el contenido del informe en términos de investigación la búsqueda de las víctimas y están esperando una respuesta.

Sobre la obstaculización en la investigación, la cual surgió a partir enero de este año, consideran que deben ser superados para darle un seguimiento preciso al caso, “al margen del tipo de mecanismos que considere la Comisión Interamericana, vamos a darle seguimiento al caso, mientras tanto al procedimiento que se implementará, todavía está en discusión, para saber qué facultades tendrá”, señala el experto.

Agrega, que firmemente piensa que el mecanismo del GIEI ha sido efectivo para lograr un avance en la investigación, a pesar de los obstáculos que se presentaron de enero a la fecha, por lo que recomendó crear condiciones de confianza y de relación entre las víctimas y el Estado, además espacios abiertos para el diálogo y de trabajo en conjunto.

Reitera que la presencia internacional ayudó a cumplir con los factores antes mencionados, y señala que “ojalá que el mecanismo que se implemente para el seguimiento también pueda colaborar en ese sentido”.

Recomienda que el país lea el Informe, no solamente del caso de los 43, sino también las recomendaciones que hacen para todas las desapariciones dentro del territorio mexicano, ya que “México tiene cuestiones estructurales que cambiar definitivamente si quiere enfrentar de una forma efectiva el círculo entre violencia e impunidad que se vive en la República Mexicana, y que genera la situación que se vivió en el caso Ayotzinapa, entre otros muchos que incluyen violaciones a derechos humanos”.

Berinstain aconseja que se usen ambos informes como una herramienta para las nuevas situaciones, pero solamente va a funcionar si la gente se lo propia, si se utiliza para empujar la investigación y la búsqueda en el caso, “también se deben utilizar los aprendizajes que existen en el estudio para otros casos y las necesidades de las transformaciones que tienen que darse México”, señala.

“Lo que nosotros hubiéramos querido era lograr el esclarecimiento total del caso de desaparición forzada de los 43 normalistas, que mantiene una alta complejidad y dificultad científica. Sin embargo hemos tenido dificultades que han detenido el avance de los resultados, pero aún así hemos obtenido información valiosa.

México debe pensar no solamente en lo que puede lograr, sino la manera en cómo se trabaja y sobre todo que haya confianza y compromiso ni investigación”, puntualiza el experto del GIEI.

En tanto la noche-madrugada aciaga de aquel septiembre de 2014 no encuentre de nuevo el sol, los 43 jóvenes normalistas seguirán siendo buscados y el gobierno federal señalado, como el principal obstáculo de la justicia para los padres.

Tal como lo menciona el Doctor Jorge Montemayor Aldrete, “se ha comprobado que Enrique Peña Nieto es capaz de cualquier cosa, es la primera vez que a un grupo de investigadores de la CIDH un gobierno lo corre de un país. Porque los están echando, en público el gobierno federal dice que va tomar en cuenta los reportes, análisis y conclusiones del GIEI y la realidad es que los estuvieron boicoteando desde todas las instancias posibles, sobretodo a partir del primer dictamen.

Claramente se comienza un ataque hacia las labores del grupo, porque en ese momento ya en forma más rebuscada la Secretaría de Gobernación dijo que el grupo no iba a interrogar de manera directa a ninguno de los elementos militares. Así surgió el rompimiento del orden internacional en relación al Grupo de expertos”.

Hoy con la salida del GIEI, Montemayor Aldrete, comenta que no sería posible que el propio gobierno se vaya investigar asimismo en ausencia del grupo, “eso el ridículo, poner al lobo que está manchado de sangre a buscar quién mató a la oveja”. En tanto a la posible intervención del ejército en el caso, el científico declara que “generales me han asegurado contundentemente que en este país no se mueve un alfiler dentro de Sedena sin que el Secretario de la Defensa decida la acción”, por lo tanto “como es posible que no se dieron cuenta de un asunto de tal magnitud y sobre estudiantes, cuando la peor mancha y el peor horror que ha cometido el ejército mexicano corresponde a 1968 y corresponde a un movimiento estudiantil, el ejército no aprende, nadie se mueve sin información previa”.

A su vez añade que “en la mayoría de los movimientos sociales y políticos en el país hay agentes de inteligencia militar y agentes de gobernación infiltrados, por lo tanto sabían qué pasaba con los estudiantes, ahora queda muy claro con el informe del GIEI que hubo un cerco de 80 km a la redonda y que duró varias horas, que además era impenetrable, por lo tanto eso lo hizo el Estado y el Ejército”.

Porque además, menciona, todos los elementos de policía del estado de Guerrero, “según información de un General, a quien mantendré en el anonimato, todos son militares con licencia, todos los policías municipales, federales y estatales en la entidad están relacionados con el ejército, cómo es posible que el ejército no se haya dado cuenta”.

Sin embargo, hoy el interrogatorio a los elementos del batallón es un hecho jamás se realizará, “si estando los expertos no se logró, ahora menos que nunca, por eso se dedicaron a desprestigiar al Grupo, incluso cuando el gobierno los aceptó para aumentar su credibilidad, porque las encuestas demostraban que cada vez mayor número de personas no creía y ya en ellos”, asevera Montemayor.

Quien opina que a la salida del GIEI habrá un retroceso, sin embargo dará inicio una creciente respuesta popular, con mayor organización en las acciones populares y cada vez más el pueblo irá entendiendo que su lucha aislada no tiene futuro. “Y eventualmente más temprano que tarde, las manifestaciones sociales van a entender que hay que hacer una transformación radical con la Constitución en la mano”, comenta.

La indignación a nivel nacional que suscitó la desaparición de los 43 estudiantes es inédita en la historia contemporánea del país, como el Doctor Montemayor lo menciona, fue una sorpresa gigantesca para el gobierno mexicano, “quien pretendía ponerle un escarmiento al pueblo, por eso desaparecen a los 43 estudiantes y asesinan a los jóvenes de Tlatlaya, para imponerle terror al pueblo y que la gente se desmovilizaran, porque las siguientes presiones eran en relación al petróleo, minerales valiosos, los ecosistemas y el agua, pero salió contrario a lo que esperaba. Con Ayotzinapa sí les falló porque era una comunidad que sí estaba organizada y que no fue fácil aplastar”.

El científico, de manera convencida asevera que Ayotzinapa marca un quiebre histórico entre el comportamiento del pueblo de los últimos casi 100 años para el futuro. En tanto, desde el punto de vista técnico-científico, “todo el pueblo mexicano que ha estado atento a esta información le queda claro que lo que dijimos el maestro Pablo Ugalde y yo fue correcto desde el punto de vista científico, al grado que los siguientes dos siguientes reportes del Grupo lo corroboraron en lo esencial”.

Agrega que el caso de los 43 jóvenes desaparecidos no tendrá solución dentro del marco de este gobierno, por lo tanto los organismos que apoyan a los padres se van a revitalizar para luchar por la justicia, “porque que queda claro que el marco jurídico legal que maneja el gobierno traidor a la patria de Peña Nieto, la Suprema Corte de Justicia de la Nación traidora a la patria y la Cámara de Diputados y Senadores, traidores a la patria, la legalidad es restringida, por lo que es totalmente insuficiente para resolver el problema de los normalistas.

Por lo tanto, todos estos movimientos y todas las luchas deben mantenerse será cuestión de tiempo para que empiecen a causar el efecto deseado y cambiar el orden de las circunstancias. Hay que buscar a los jóvenes vivos, porque si estuvieran muertos posiblemente se daría el olvido, ellos están vivos. Hay que buscarlos así. Porque sé que incluso hubo una persona que escapó de una cárcel militar clandestina y llevaba ahí entre 15 y 20 años preso”, puntualiza el Doctor Montemayor.

Por ahora, de la Cruz, explica que están en espera que su solicitud y exigencia inmediata se cumpla, desde hace varias semanas, en la última reunión con la Procuradora le mencionaron que aún está pendiente “que nos viéramos con el Secretario de gobernación para mantener un diálogo, sin embargo no ha habido respuesta, esperamos que se digne en recibirnos nuevamente porque no está resuelto el problema y como funcionarios públicos tienen la obligación de atendernos, por el momento esperaremos la voluntad que tengan para hacerlo”.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: