El señor de las compras públicas – “La red que se enriquece con tu dinero”

Publicado el Mayo 11, 2016, Bajo Noticias, Autor MonaLisa.

red dinero
http://nwnoticias.com/ Por: Thelma Gómez Durán y Ana Lilia Pérez, 06 May 2016

A la luz del debate que sostiene la sociedad civil contra el Poder Legislativo para contener la corrupción del sistema político, Newsweek en Español investigó las operaciones de un grupo compuesto, por lo menos, por diez empresas que aparentan competencia para hacerse de licitaciones públicas, tanto en delegaciones de la Ciudad de México como en gobiernos estatales e instituciones federales, entre las que figuran Pemex, la SEP y el ISSSTE.

Se trata de un conjunto de firmas en las que aparece un mismo apoderado: Luis Francisco Molleda Cámara, un empresario originario de Tabasco, cuya red de relaciones toca a la exlideresa magisterial Elba Esther Gordillo y al exvocero presidencial de Ernesto Zedillo, su primo Carlos Salomón Cámara.

Esta es la primera parte de la serie “La red que se enriquece con tu dinero”, que documenta la forma en la que este grupo consolida alianzas con delegados y funcionarios públicos.

En la segunda entrega se aborda el nacimiento y expansión de las empresas relacionadas con Molleda, en sociedad con un exdirectivo del ISSSTE. La tercera parte revela el monopolio de licitaciones federales con las mismas prácticas de simulación de competencia, y constata la venta de artículos con sobreprecio que los ha vuelto multimillonarios.

choque
La camioneta Cherokee, propiedad de la empresa Amexire, en la que se accidentó el entonces delegado de Iztapalapa. Foto: Luis Carbayo/Cuartoscuro

La madrugada del 17 de diciembre de 2014, Jesús Valencia Guzmán, entonces delegado de Iztapalapa, estrelló la camioneta que conducía contra un vehículo estacionado en el sur de la Ciudad de México. El funcionario había salido del salón en el que encabezó una fiesta navideña. Su departamento de prensa emitió a las pocas horas un comunicado en el que atribuyó el percance a los efectos de una gripa y al cansancio provocado por largas horas de trabajo.

Con ello pretendió acallar notas periodísticas que sugerían un posible estado de ebriedad. El accidente, sin embargo, entrañaba algo mucho más profundo que la controversia por la ingesta de alcohol que pudiera haber tenido el delegado.

Lo que dejó al descubierto fue la relación entre funcionarios y contratistas que durante años han simulado competencia para beneficiarse con cientos de millones de pesos, a partir de asignaciones de compra no sólo con delegaciones como la encabezada por Valencia, sino con gobiernos estatales e instituciones federales como Petróleos Mexicanos, la Secretaría de Educación Pública y el Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado.

Este grupo empresarial —en cuya creación participó un alto directivo del ISSSTE— comenzó a formarse durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari. Las firmas que lo integran participan en licitaciones públicas e invitaciones restringidas en las que se finge competencia. Todas ellas tienen entre sus apoderados a un mismo individuo, y no sólo se les ha beneficiado con decenas de adjudicaciones directas de contratos gubernamentales, sino con el sobreprecio de los artículos que venden, entre los que se cuentan desde lentejuela, diamantina, cubrebocas, escobas y guitarras hasta equipo de seguridad.

La camioneta blindada conducida por Valencia aquella madrugada, una Jeep Grand Cherokee 2015 con matrícula 588-ZVH, pertenecía a una de estas empresas. Días después del accidente, en las redes sociales se difundió un documento que demostró que la camioneta estaba a nombre de Amexire. Antes de que terminara 2014, Jesús Valencia reconoció que el vehículo pertenecía a la empresa, que para entonces había sido beneficiada por su administración con varios contratos.

Pero nada cambió en la vida del exdelegado. Protegido por su partido, el PRD, Valencia siguió con su carrera política y hoy ocupa una curul en la Cámara de Diputados y es uno de los legisladores que podría tener a su cargo redactar la Constitución de la Ciudad de México.

El escándalo tampoco impactó a Amexire. Por el contrario, el grupo de empresas que comparten al mismo apoderado sigue obteniendo contratos en Iztapalapa, Coyoacán y otras delegaciones, lo mismo que con el gobierno federal o el Estado de México. En casi todas las prácticas se viola el Artículo 134 de la Constitución, así como las leyes de adquisiciones y de competencia económica.

VARIAS EMPRESAS, UN HOMBRE

Luis Francisco Molleda Cámara es de Tenosique, Tabasco, y primo de Carlos Salomón Cámara, hombre con larga historia en la función pública: fue delegado en Coyoacán del entonces Departamento del DF, vocero presidencial con Ernesto Zedillo y director de la Lotería Nacional.

Entre 1984 y 1987, Molleda fue gerente de ventas en La Carolina y Reforma, una empresa del ramo textil. Ello consta en el perfil que publicó él mismo en la red social Linkedin.
En 1987 comenzó su carrera como empresario. Ese año creó —junto con Carlos Barrera Ríos, quien años después ocuparía cargos directivos en el ISSSTE— el Grupo Brac SA de CV, empresa dedicada a la comercialización de hilados y tejidos, de acuerdo con documentos obtenidos en el Registro Público de la Propiedad y de Comercio del Distrito Federal.

DOCS 1
En las actas constitutivas de la empresa Grupo Brac, Luis Francisco Molleda Cámara y Carlos Barrera Ríos aparecen como accionistas.

DOCS 1
Los accionistas de Amexire son hermanos de la primera esposa de Molleda Cámara, quien aparece como apoderado de la empresa.

En su perfil, Molleda omite decir que es apoderado de Amexire, nombramiento que se le otorgó a unos meses de haber sido creada la empresa, en diciembre de 2009, tal y como se registra en el acta constitutiva de la compañía.

Los accionistas de Amexire son Marisela e Ignacio Viveros Tirado, hermanos de Eloína Viveros Tirado, quien fue esposa de Molleda y madre de sus tres hijas.

El empresario tabasqueño es apoderado de, por lo menos, otras nueve empresas: Nylex, SA de CV; Grotab, SA de CV; Niutex, SA de CV; Abasto y Servicios Médicos, SA de CV; Amcat Group, S de RL de CV; Summit-AM, S de RL de CV; Le Sommet de Tab, SA de CV; Universo M&C, SA de CV y Región de los Ríos, SA de CV.

En documentos obtenidos en los Registros Públicos de la Propiedad del Distrito Federal y de Villahermosa, Tabasco —de los cuales Newsweek en Español tiene copia—, se especifica que en todas estas empresas Molleda tiene poderes generales para pleitos, cobranzas, actos de administración, de dominio, para suscribir títulos de crédito y otorgar poderes a otras personas e, incluso, revocarlos.

Las oficinas de la mayoría de las firmas se encuentran en la colonia del Valle de la capital mexicana. Son edificios que tienen un estilo arquitectónico similar: muros pintados de café claro y ventanas con vidrios oscuros protegidas con herrería color negro.

Algunas de estas compañías incluso comparten direcciones: Amcat Group y Abasto y Servicios Médicos se ubican en Avenida Coyoacán 729, colonia del Valle. Nylex y Niutex tienen sus domicilios en el número 714 de la calle Pedro Romero de Terreros, también en la colonia del Valle.

Desde 2001 —cuando Carlos Barrera Ríos, accionista y apoderado de varias de las empresas, era funcionario público de alto nivel— las firmas del grupo participan en licitaciones públicas e invitaciones restringidas simulando ser competidoras. Además, venden a las dependencias productos con sobreprecios.

Si en los primeros años sólo recibían contratos gubernamentales para la adquisición de uniformes y zapatos, ahora los productos que venden con sobreprecios son muy variados: prendas de seguridad, ropa hospitalaria, tenis, papelería, módulos de juegos infantiles, tabletas, juguetes, escobas, sillas de ruedas, lentes, instrumentos musicales, chamarras de piel para motociclistas, guantes, butacas, equipo de sonido, pintura o material de construcción.

En sus primeros años de operación, el grupo empresarial obtuvo, sobre todo, contratos con dependencias como el ISSSTE, la SEP, el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

A partir de 2012, su presencia ha sido cada vez más notoria como proveedor en delegaciones como Coyoacán e Iztapalapa, de acuerdo con la información pública disponible en las páginas de transparencia.

Incluso, algunas de estas empresas que sólo vendían uniformes, también han sido contratadas para realizar obra pública.

COMPETENCIA SIMULADA

En el país hay tres procedimientos para que las dependencias gubernamentales realicen adquisiciones, contratación de servicios y obras públicas: licitación, invitación restringida y adjudicación directa.

La Constitución, en el artículo 134, así como las leyes de adquisiciones y obras públicas, señalan que el procedimiento que debe prevalecer es el de la licitación pública, es decir, que las dependencias gubernamentales presenten una convocatoria, se inscriban los proveedores competidores que cumplan con las bases y requerimientos legales, y se elija la propuesta que más convenga al Estado.

Sólo en ciertas excepciones, señalan las leyes, pueden realizarse invitaciones restringidas —que la dependencia sólo invite a ciertos proveedores a participar en la convocatoria— y adjudicaciones directas.

Las empresas apoderadas por Molleda han recibido contratos gubernamentales a través de licitaciones, invitación restringida —donde sólo participan compañías del grupo— y adjudicación directa. Este último procedimiento es con el que más han sido beneficiadas en delegaciones de la capital mexicana.

La Ley de Adquisiciones para el DF establece que las dependencias y delegaciones deberán abstenerse de celebrar contratos en materia de adquisiciones con “aquellas personas físicas o morales, socios de personas morales, o sus representantes, que formen parte de otras que se encuentren participando en el mismo procedimiento”.

Esta disposición legal ha sido ignorada. En 2014, por ejemplo, la delegación Tlalpan convocó a una licitación pública para adquirir zapatos tenis. Las únicas empresas que participaron fueron Amexire y Universo M&C. La ganadora del contrato, por 9,310,000 pesos, fue Amexire.

En el mismo año, la delegación Coyoacán realizó por lo menos siete procedimientos de invitación restringida y una licitación pública en donde participaron empresas del mismo grupo.

Otro ejemplo: cuando el perredista Mauricio Toledo gobernaba Coyoacán, en abril de 2014, se realizó un procedimiento de invitación restringida para adquirir equipo para el polideportivo Francisco J. Mujica. En este procedimiento, la delegación Coyoacán sólo invitó a Amexire, Región de los Ríos y Summit-AM, tres empresas que tienen en Molleda al mismo apoderado. El contrato, por un total de 2,130,694 pesos, se le otorgó a dos empresas: Amexire y Summit-AM.

Un mes después, en mayo de 2014, Coyoacán otorgó a Universo M&C un contrato por 4,999,919 pesos, por la adquisición de “juguetes con motivo del Día del Niño”. En este procedimiento de invitación restringida también se convocó a Región de los Ríos.

Universo M&C ganó igualmente otro contrato por 4,816,000 pesos —bajo el procedimiento de invitación restringida—, pero por la adquisición de materiales de construcción y madera, en agosto de ese año. Las otras empresas que participaron en la invitación fueron Le Sommet de Tab, Amexire y Summit-AM, todas del mismo grupo.

En junio de 2014 se realizó otra invitación restringida en la adquisición de “tablets, para el programa Coyoacán tecnológico”.

De acuerdo con el expediente de esta contratación, el cual es posible consultar en la página de transparencia de la demarcación, las empresas invitadas para participar fueron Universo M&C, Le Sommet de Tab, Summit-AM y Techtex. La ganadora fue Le Sommet de Tab. Por este contrato obtuvo 3,999,981 pesos.

La administración de Mauricio Toledo, hoy diputado local, estuvo marcada por acusaciones de corrupción realizadas por empresarios, entre ellos Manuel Dacosta, quien denunció que el entonces secretario particular del delegado, Eduardo Ramírez Vallejo, le solicitó, a nombre de Toledo, tres millones de pesos para reabrir una gasolinera que había sido clausurada. En junio de 2013, Ramírez Vallejo fue consignado por cohecho, y en 2014 se le dictó sentencia de tres años nueve meses de prisión.

A Toledo también lo acusaron de supuestos intentos de extorsión a empresarios, así como de cobro de “diezmo” a sus empleados. El diputado no respondió a varias solicitudes de entrevista para conocer su versión.

Marco Antonio Díaz, excontralor interno en la Secretaría de la Función Pública, explica que con la simulación de la competencia en los procesos de contratación se afecta la administración pública, porque va en contra de los principios de imparcialidad, transparencia, honradez y economía que, por ley, deben existir en toda contratación pública. “La perversión del proceso —señala— no permite a la entidad delimitar una evaluación razonable y efectiva de las ofertas, cuando estas son precios acordados previamente por los particulares con relación entre sí”.

TRAS EL CHOQUE, MÁS CONTRATOS

Cuando se conoció que Jesús Valencia manejaba una camioneta de Amexire (valuada en más de 800,000 pesos), empresa que tenía contratos con la delegación que él gobernaba, funcionarios de la Contraloría General del DF y la Fiscalía de Servidores Públicos de la PGJDF declararon que se investigaba al entonces delegado por conflicto de intereses. Hasta ahora, ninguna dependencia ha informado en qué terminaron esas investigaciones.

Después del choque, la presencia de Amexire se desdibujó en el registro de compras gubernamentales de las delegaciones: si en 2014 obtuvo, por lo menos, cuatro contratos con Iztapalapa, ocho con Coyoacán y uno con Tlalpan, en 2015 no se le otorgó ninguno. Pero los contratos en delegaciones continuaron a través de otras compañías del grupo. Summit-AM y Universo M&C, en especial, siguieron obteniendo contratos en delegaciones, sobre todo a través del procedimiento de adjudicación directa.

Durante 2015, las empresas apoderadas por Molleda Cámara consiguieron por lo menos ocho contratos de gobiernos delegacionales, varios en Iztapalapa, los cuales suman más de 70 millones de pesos.

El 7 de abril de 2015, la delegación Iztapalapa, a través de una adjudicación directa, contrató a la empresa Universo M&C para realizar trabajos de “rescate y conservación de ocho espacios públicos”. Por ello se pagaron 21,844,660 pesos.

Tres meses después, el 2 de julio de 2015, Universo M&C consiguió otro contrato con Iztapalapa por 7,270,000 pesos. En este caso, la contratación fue por adjudicación directa, para la “rehabilitación de un espacio público” en la Unidad Vicente Guerrero.

El espacio público que se “rehabilitó” se encuentra en la avenida Carlos L. Gracida, entre la tercera de Dimas Estrada y Galileo Murillo, en la Unidad Habitacional Vicente Guerrero, una de las zonas populares de Iztapalapa y que tiene altos índices delictivos. Antes del contrato de los siete millones de pesos, en el lugar había una pequeña cancha de fútbol, una cancha de basquetbol, un gimnasio y un juego para niños de estructuras metálicas.

Los trabajos que realizó Universo M&C fueron sólo la colocación de cuatro juegos modulares, la sustitución de la cancha de basquetbol por una cancha de fútbol rápido y la instalación de lámparas y bancas.

A seis meses de que se inauguró este espacio, la frágil malla de alambre que se colocó alrededor de las canchas se sostiene, en algunos sitios, con mecates. Además, la mayoría de las lámparas están inservibles.

Vecinos del lugar aseguran que cuando se construían las canchas de fútbol solicitaron que, en vez de malla metálica, se colocara una barda. La respuesta que obtuvieron fue que “no había presupuesto para eso”.

Las adjudicaciones directas se realizaron pese a que las leyes de Obras Públicas y de Adquisiciones del Distrito Federal establecen que, “por regla general”, los contratos se otorgarán “a través de licitaciones públicas”. Las excepciones, señalan ambas legislaciones, deberán justificarse “en forma explícita” y el monto no debe exceder lo establecido en el Presupuesto de Egresos del Distrito Federal.

En 2015 se estableció que para el procedimiento adjudicación directa por obra pública, el monto máximo sería de 1,560,000 pesos, mientras que para adquisiciones o servicios, la cantidad máxima sería de 430,000 pesos. En varios contratos con las delegaciones se violó esta disposición.

Universo M&C no sólo obtuvo contratos por realizar obra pública, también los consiguió para vender vestuario y equipo de protección. Ese fue el concepto por el que, el 25 de mayo de 2015, Coyoacán le otorgó un contrato a esta empresa por más de 1,417,000 pesos.

Álvaro Obregón también contrató a Universo M&C, el 18 de noviembre de 2015, a través de un procedimiento de licitación pública —en el que sólo se presentó la propuesta de la empresa que ganó— para realizar “trabajos de rehabilitación de banquetas y guarniciones en la Avenida Revolución”. Por estas obras se pagaron 12,844,580 pesos.

Coyoacán contrató a Universo M&C para la adquisición de “Vestuario y equipo de protección”; pagó 2303 pesos por cada uniforme médico.

UNIVERSO EN UN DEPARTAMENTO

Universo M&C se creó en julio de 2012, de acuerdo con las actas notariales que se encuentran en el Registro Público de la Propiedad y de Comercio del Distrito Federal. Quienes aparecen como sus accionistas son María de Jesús Hernández Vasconcelos —quien, de acuerdo con las actas, declaró ser originaria de Tenosique, Tabasco— y Gabriel Mercado Rodríguez. Ambos aparecen como apoderados en otras firmas del grupo. Entre los apoderados de Universo M&C figura nuevamente Luis Francisco Molleda Cámara.
En las redes de corrupción —explica Eduardo Bohórquez, director ejecutivo de Transparencia Mexicana— participan muchos actores: prestanombres, contadores, funcionarios, empresarios, abogados.

En tan sólo unos años esta empresa ha sido beneficiada con millonarios recursos públicos a través de diversas modalidades de adjudicación.

En los contratos que ha obtenido Universo M&C con diferentes dependencias, se menciona que su domicilio es Mier y Pesado 324-5, en la colonia del Valle. Esa dirección corresponde a un edificio de departamentos con, por lo menos, 30 años de antigüedad. En la planta baja sólo hay un pequeño local con un anuncio: “M&M Uniformes y Accesorios”. En el lugar venden uniformes escolares.

Un departamento en la colonia del Valle es la sede de las oficinas de Universo M&C. Foto: Especial.

EL FESTÍN DE LAS ADJUDICACIONES

Las empresas apoderadas por Molleda Cámara obtuvieron la mayor parte de sus contratos con delegaciones a partir de 2012, año en que comenzaron sus funciones como delegados en Iztapalapa, Coyoacán y Tlalpan, respectivamente, los perredistas Jesús Valencia, Mauricio Toledo y Marisela Contreras.
Tlalpan, por ejemplo, en un mismo día, el 15 de noviembre de 2012, otorgó 15 contratos por adjudicación directa a las empresas del grupo: nueve fueron para Amexire (por un total de 5,329,000 pesos) y seis para Summit-AM (por un poco más de 6,662,000 pesos). A estas dos empresas se les compró materiales para la construcción, químicos, madera, herramientas menores, productos agropecuarios, hules y material eléctrico.

El mismo día, el 15 de noviembre, Iztapalapa otorgó un contrato a Summit-AM, de 2,235,312 pesos, por la adquisición de un juego modular infantil.

A esa misma empresa Iztapalapa la contrató —el 31 de octubre de 2012, a través de una adjudicación directa— para que realizara el “diseño e instalación del espectáculo de iluminación navideña, denominado Navidad Iztapalapa”, por lo que se pagaron 2,444,687 pesos.

A finales de octubre se dieron contratos a otras empresas para construir “el árbol de los deseos” y “una villa navideña”. La delegación gastó más de diez millones de pesos en espectáculos navideños. Esa misma demarcación se distingue por concentrar el mayor número de población en situación de pobreza en la Ciudad de México, donde 70.7 por ciento de sus habitantes tienen, por lo menos, una carencia social, de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Un año después, en noviembre de 2013, Iztapalapa otorgó a Summit-Am, por lo menos, once contratos por adjudicación directa.

Mariana Campos, coordinadora del Programa de Gasto y Rendición de Cuentas de la organización civil México Evalúa, destaca que, por ley, la adjudicación directa tendría que ser el mecanismo de contratación menos utilizado, sobre todo porque es un procedimiento que no tiene obligaciones de transparencia claras y bien definidas.

“La adjudicación directa es un procedimiento abiertamente discrecional. Incluso se otorga con montos que rebasan lo establecido en la ley y no se hace público el dictamen que justifique qué excepción se consideró para no realizar una licitación pública”, explica.

Pese a ello, en 2014 continuaron las adjudicaciones directas a las empresas del grupo. La delegación Iztapalapa benefició a Universo M&C con siete contratos, y a Región de los Ríos le otorgó cinco.

Aunque el grueso de los contratos y adjudicaciones a escala local se lo otorgaron administraciones perredistas, para el grupo empresarial no hay barreras partidistas. Jefes delegacionales de diversas fuerzas políticas los han contratado bajo los mismos esquemas.

En noviembre de 2014, la delegación Benito Juárez, gobernada entonces por el panista Jorge Romero, también otorgó un contrato por 1,630,498 pesos por la compra de equipo de seguridad, a través de adjudicación directa, a Le Sommet de Tab.

Tan solo entre 2012 y 2015, las empresas del grupo han obtenido poco más de 70 contratos otorgados por delegaciones, por los cuales han recibido más de 250 millones de pesos de recursos públicos.

CUBREBOCAS A PRECIO DE ORO

Las empresas que forman parte del grupo Molleda no sólo simulan competencia, también elevan desorbitadamente el precio de los productos que les venden a las dependencias gubernamentales.
La delegación Coyoacán ha pagado sobreprecios a estas empresas. En mayo de 2015, por ejemplo, a través del contrato 02CD04/CA/042/15, se compró a Universo M&C, entre otras cosas, 20 juegos de uniformes para personal médico. Por cada uno se pagaron 2303 pesos. En tiendas dedicadas a la comercialización de uniformes, el juego de pantalón y filipina no cuesta más de 600 pesos; si es importado, el precio es de 1500 pesos en promedio.

Además se compraron 560 cubrebocas desechables. Cada uno costó 2.98 pesos, cuando su precio al mayoreo alcanza, en promedio, 60 centavos por pieza. Es decir, la delegación Coyoacán pagó hasta cinco veces más por cada cubrebocas.

Estos contratos no sólo violan la Ley de Adquisiciones para el Distrito Federal, también son anticonstitucionales: el artículo 134 de la Constitución señala que “los recursos económicos de que dispongan la Federación, los estados, los municipios, el DF y los órganos político-administrativos de sus demarcaciones territoriales, se administrarán con eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez para satisfacer los objetivos a los que estén destinados”.

En septiembre de 2014, la delegación Coyoacán realizó un procedimiento de invitación restringida para la “adquisición de mobiliario y equipo para casas de cultura, así como para la sala de cabildos de la delegación”, en el que las cuatro firmas convocadas son del grupo apoderado por Molleda: Universo M&C, Amexire, Summit-AM y Región de los Ríos. Esta última obtuvo el contrato por 2,468,517 pesos.

Entre los productos que se adquirieron hay escritorios y sillas de la marca Ofidisa. La delegación Coyoacán pagó, a Región de los Ríos, 17,463 pesos por tres escritorios básicos, 7000 pesos más de su precio actual, de acuerdo con la cotización que Newsweek en Españolsolicitó a la empresa fabricante de los muebles.

La delegación Coyoacán también compró cien sillas con asiento y respaldo antiderrapante y estructura tubular. Por cada silla pagó 800 pesos, cuando su precio es de 431 pesos. Además, la dependencia gastó 4800 pesos por un librero que hoy cuesta 2607 pesos.

Como parte de ese mismo contrato con Región de los Ríos, la delegación Coyoacán adquirió cuatro micrófonos marca Shure, modelo SM57. Cada uno costó 3000 pesos. Ese mismo micrófono se puede adquirir por 1972 pesos.

El diputado local Mauricio Toledo otorgó numerosos contratos al Grupo Molleda cuando era delegado de Coyoacán. Foto: María José Martínez/Cuartoscuro.

BENEFICIADOS POR LOS PROGRAMAS SOCIALES

Con Mauricio Toledo como delegado de Coyoacán se implementaron programas sociales bautizados con nombres como “Niño deportista, niño sano” y “Coyoacán tecnológico”, a los cuales se les destinaron importantes recursos públicos. Los contratos que se celebraron como parte de estos programas también beneficiaron a empresas del grupo Molleda.

El programa social “Niño deportista, niño sano” tiene como objetivo “disminuir la desigualdad y la exclusión social”, de acuerdo con sus reglas de operación. El programa sólo consiste en entregar uniformes deportivos a niños inscritos en primarias públicas localizadas en la demarcación.

En 2014 se destinaron originalmente 4,384,000 pesos para este programa. Sin embargo, las autoridades delegacionales realizaron dos modificaciones a sus reglas de operación para aumentar el presupuesto a 14 millones de pesos.

En julio de 2014, la delegación convocó a una licitación para adquirir los uniformes deportivos para este programa social; participaron Región de los Ríos, Universo M&C y Prestigio en Moda. La ganadora del contrato, por 13,920,000 pesos, fue Región de los Ríos.

En el caso del programa “Coyoacán tecnológico”, la empresa ganadora del contrato, por casi cuatro millones de pesos, fue Le Sommet de Tab.

Región de los Ríos y Le Sommet de Tab no sólo comparten a Molleda como apoderado. Las dos se crearon en Villahermosa, Tabasco, de acuerdo con las actas notariales que se pueden consultar en el Registro Público de la Propiedad de esa ciudad.

Le Sommet de Tab se creó en octubre de 2010. Como accionistas aparecen Alberto Contreras Custodio y Fernando Ruiz Mondragón. Como apoderados: Luis Francisco Molleda Cámara, Jesús Alejandro Manzur y Beatriz Castillo Guillén. La dirección que presenta en los contratos con dependencias gubernamentales es Paseo de las Flores 308, Villahermosa, Tabasco. El lugar corresponde a un callejón, cuyo acceso está bloqueado con una reja.

Región de los Ríos se formó en agosto de 2013. En actas, sus accionistas son Armando Ramírez Sampayo y Omar Bautista Matías. Como apoderados tienen a Molleda Cámara, Juan Fernando Cámara Jiménez, Alberto Contreras Custodio (también accionista de Le Sommet de Tab) y a Beatriz Castillo Guillén (quien es apoderada de Le Sommet de Tab).

Las oficinas de esta empresa se localizan en Abraham Bandala 108, en Tamulté, una colonia popular de Villahermosa, Tabasco. El edificio tiene el mismo estilo arquitectónico de las oficinas del grupo localizadas en la colonia del Valle, en la Ciudad de México. Se trata de una construcción de muros altos pintados de café y pequeñas ventanas.

El modus operandide este grupo empresarial —simular competencia en las compras públicas y vendiendo productos a sobreprecio—no sólo se ha puesto en marcha en las delegaciones.

Con dependencias federales ha obtenido decenas de contratos a través de licitaciones e invitaciones restringidas en las que se ha permitido que participen compañías del grupo bajo falsa competencia.

Además, a estas empresas se les ha beneficiado con contratos por adjudicación directa en el Estado de México, en Tabasco y en dependencias como la Conagua, Semarnat, Lotería Nacional y Pemex.

Newsweek en Español solicitó entrevista con Molleda Cámara y representantes de las compañías aquí citadas. Al cierre de esta edición no hubo respuesta.

La expansión del grupo y la obtención de sus primeros contratos sucedió cuando Carlos Barrera Ríos —uno de los fundadores del grupo, accionista y también apoderado de algunas de las empresas— ocupó un alto puesto como funcionario del gobierno federal: entre 2001 y abril de 2006 fue director del Sistema Integral de Tiendas y Farmacias del ISSSTE, así como coordinador de asesores del instituto.

Es justo el ISSSTE una de las dependencias federales que más contratos ha otorgado al grupo de empresas apoderadas por Molleda Cámara en los últimos 15 años. Pero la red se extiende más allá en el enorme y millonario entramado de las instituciones mexicanas.

UN CENTRO CULTURAL INEXISTENTE

Su nombre está en el Sistema de Información Cultural.También se incluye en un directorio de centros culturales de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal. En ambos se asegura que el Centro Cultural Valle del Sur se localiza en Trigo 239, colonia Valle del Sur, en Iztapalapa.

En la página del Sistema de Información Cultural se asegura que se fundó el 1 de julio de 2005, que tiene una superficie de 125 metros cuadrados y cuenta con tres salones, sillas para 300 personas y equipo de sonido. Se describe como un centro de reunión de la comunidad. Pero en Trigo 239 sólo existe una unidad habitacional de 40 departamentos. Ahí no funciona ningún centro cultural.

El número telefónico que, de acuerdo con los dos directorios oficiales, corresponde al supuesto centro, es de una familia que habita uno de los departamentos de la unidad.

Aún así, en 2013, la delegación Iztapalapa —gobernada entonces por Jesús Valencia— otorgó, por lo menos, nueve contratos a la empresa Summit AM, cuyo apoderado es Luis Francisco Molleda Cámara, por más de cuatro millones de pesos, para la adquisición de materiales para el Centro Cultural Valle del Sur.

Todos los contratos se otorgaron en noviembre de 2013,por adjudicación directa, y fueron autorizados por la coordinación de asesores de la delegación, de acuerdo con información publicada en la página de transparencia del Gobierno del DF.

Algunos de los conceptos de los contratos fueron: “Servicio de radiocomunicaciones e internet para talleres del Centro Cultural Valle de Sur”, “Pigmentos inorgánicos, colorante para cemento y mortero en colores primarios/insumos necesarios para talleres en el Centro Cultural Valle de Sur”, “Tabletas electrónicas de tecnología touchscreen de 16 GB, computadora de escritorio con pantalla de 27, equipo de impresión a color con sistema de alta resolución/Equipo electrónico, tecnológico y de impresión para talleres de la casa de la cultura Valle de Sur”, entre otros.

Aunque en algunos conceptos se escribió “Centro Cultural Valle Sur”, en la misma delegación desconocen la existencia de este centro cultural. Tanto en el área de desarrollo social como en la oficina de cultura, confirmaron que en la colonia Valle del Sur no funciona ningún centro cultural comunitario.

Este es el inmueble que se encuentra en la calle Trigo 239, en la colonia Valle del Sur. Foto: Antonio Cruz.

OTRAS EMPRESAS

El accidente automovilístico que protagonizó Jesús Valencia, el 17 de diciembre de 2014, no sólo dejó al descubierto la cercana relación del entonces delegado con la empresa Amexire.
Días después del percance, en notas periodísticas se informó que el funcionario también utilizaba otra camioneta que estaba a nombre de Protexer, S de RL de CV, empresa a la que —al igual que Amexire— se le habían adjudicado contratos durante la administración de Jesús Valencia en Iztapalapa.

De acuerdo con su acta constitutiva, Protexer se formó en octubre de 2012. Quienes aparecen como sus primeras accionistas son Cristina Bentura Vázquez y Lorena Morales Lagunas, quien renunció a la sociedad en octubre de 2014.

Protexer registra como dirección Avenida Coyoacán 729, colonia del Valle, el mismo domicilio de Amexire, Amcat Group y Abasto y Servicios Médicos, empresas que comparten como apoderado a Luis Francisco Molleda Cámara.

Am Cenit, SA de CV es otra empresa que también comparte domicilio con otras compañías del grupo, y ha participado junto con esas firmas en licitaciones e invitaciones restringidas; además, ha recibido contratos por adjudicación directa de delegaciones y dependencias federales.

Am Cenit se creó en junio de 2012. Sus accionistas, de acuerdo con su acta constitutiva, son Héctor Osvaldo Morales Luna y Angélica González Telésforo. Su dirección es Ángel Urraza 405, en la colonia del Valle; el mismo domicilio de Summit-AM.

Desde 2013, Protexer ha obtenido contratos en Iztapalapa (cinco), Coyoacán (cuatro), Tlalpan (tres) y Magdalena Contreras (uno). Am Cenit, por su parte, consiguió dos contratos con Coyoacán y uno en Iztapalapa.

Por ejemplo, en octubre de 2014, la delegación Iztapalapa realizó un procedimiento de invitación restringida para la adquisición de “Equipo, Aparatos Audiovisuales y Mobiliario Recreativo para centro cultural y de artes”. Las empresas a las que se invitaron fueron Amexire, Protexer y Summit-Am.

Las partidas del contrato se repartieron a dos empresas: 1,891,422.29 pesos para Amexire y poco más de un millón de pesos para Protexer.

En el número 729 de la Avenida Coyoacán están las oficinas de Amexire,

Amcat Group, Abasto y Servicios Médicos y de Am Cenit. Foto: Antonio Cruz

EL DIPUTADO CON SUERTE

El martes 3 de mayo, Jesús Valencia habló en entrevista sobre los contratos que su administración en Iztapalapa adjudicó a las empresas del Grupo Molleda.

—¿Cómo terminaron las auditorías por el caso de la camioneta?
—Hubo una investigación, acudí a la Contraloría interna de la delegación Iztapalapa.

—¿No en la Contraloría General del DF?
—No. Todo fue con la Contraloría interna, ahí presenté mis alegatos.

—¿Cuáles fueron?
—Nosotros presentamos todo lo que se me solicitó, cuestiones incluso de carácter personal, y la Contraloría determinó una sanción.

—¿Por qué lo sancionaron?
—Eso debían preguntarle a la Contraloría.

—¿Lo sancionó con una multa?
–Fue una amonestación.

—¿Económica?
—No, privada.
–¿Y en qué consiste eso?
—Una amonestación por escrito.

–¿Por qué fue?
—Pregúntenle a la Contraloría.
–¿La sanción fue por usar la camioneta de un contratista?
—No, no, para nada.

–¿Eso no se sanciona?
—Reitero, ustedes tendrían que preguntarle a la Contraloría.
–En la prensa se manejó que utilizaba dos camionetas de contratistas…
–No quisiera entorpecer una investigación que la Contraloría hizo… todavía hay una averiguación previa de por medio y no puedo hablar.

–¿Es la investigación de la Procuraduría?
–Sí. No está cerrada la investigación.

–¿Por qué otorgó muchos contratos por adjudicación directa?
–Hasta este momento no he recibido notificación de los entes encargados de revisar, supervisar, vigilar todos los contratos relacionados con mi administración. Hay un paquete de auditorías que acaban de llegar a la Cámara de Diputados, también está el paquete de auditorías en la Asamblea. Si hubiera que subsanar algo estaría dispuesto a hacerlo.

–¿Conoce usted al señor Molleda?
–Hay una investigación que me impide declarar al respecto.

–¿Él le ofreció sus camionetas?
–Solamente en la Procuraduría contestaré esas preguntas si me las hacen. Hay una investigación en la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, por lo que no puedo decir nada; sería ingenuo…
–El señor Molleda apodera varias de las empresas que recibieron adjudicaciones directas durante su gestión.

—No puedo responder. Todo eso está en el terreno de una investigación en la Procuraduría. Ese caso específico.

—Usted es diputado federal y tendría que apelar a la transparencia. ¿Por qué se dieron tantas adjudicaciones a empresas apoderadas de Molleda?

–Reitero, no tengo conocimiento de eso, nosotros cumplimos con la ley. Cuando llegué a la delegación, delegué en la Dirección General de Administración todas las acciones que tienen que ver con compras.
–Pero usted es el que manejaba la camioneta del proveedor…—No puedo contestar, estoy sujeto a una investigación.
-Usted, siendo el representante del área contratante, manejaba las camionetas de empresas contratadas…

—He sido el delegado más auditado y, afortunadamente, el que más limpio ha salido porque hicimos las cosas bien.

-Hay varios contratos que su administración dio a empresas del grupo representado por Molleda, y son las mismas empresas a las cuales pertenecía la camioneta que usted manejaba, ¿cómo explica esto?

—Yo no participo en los procesos de licitación o de adjudicación. Evidentemente estoy enterado cuando se hacen, pero hay presencia de la Contraloría interna, hay presencia de distintos funcionarios del gobierno delegacional. Quien tiene la responsabilidad son otros funcionarios a los cuales yo les delegué esa responsabilidad.

-¿Entonces ellos serían los responsables?
-Yo no reviso las actas constitutivas de las empresas, ni yo ni ningún otro. Si hubiera una irregularidad seguramente va a ser sancionada.

-¿Pero Molleda es su amigo? ¿Es común que los delegados manejen camionetas de sus proveedores?

-Yo pasé por una circunstancia que ha sido juzgada y no voy a hablar más del tema… Nosotros nos propusimos llevar a la gente de Iztapalapa lo mejor. Y así llevamos al Recodo, a Molotov, a los Ángeles Azules. Así pusimos dos años consecutivos un árbol de Navidad espectacular, siendo el mejor evento navideño de la ciudad. Para mí era vital levantar la autoestima de la delegación Iztapalapa.

—¿Con un árbol se levanta el autoestima?
-También con un buen espacio público. Construimos más de 100 000 metros de espacio público nuevo.

-En la unidad Vicente Guerrero se montaron juegos y canchas de futbol rápido en las que gastaron siete millones de pesos.
-No creo que haya sido el precio. Si hay funcionarios responsables pagarán por ello.

-¿Recuerda que esta obra se la dio a una de las empresas del grupo que representa el señor Molleda?
-Las obras se adjudican, se dan por invitación restringida o se licitan.
-¿Por qué en las invitaciones restringidas sólo invitaban a empresas de este grupo?
-Te reitero, yo no revisaba las actas.
-No revisaba las actas, pero manejaba la camioneta de una empresa de este grupo.

—¿Alguna otra pregunta?

-¿Tiene la calidad moral para ser parte del Constituyente que va a redactar la nueva constitución de la Ciudad de México?

-Tengo trabajando 15 años en el servicio público, conozco la ciudad como pocos. Inicié mi carrera desde la nada, no tenía padrinos. Me gusta trabajar por el bien de la gente, me preparé para ello; he sido desde repartidor de volantes hasta delegado, y ahora tengo la fortuna de ser diputado. Conozco bien la ciudad y tengo los méritos para estar en el Constituyente y aportar lo mejor de mí, de mis conocimientos por el bien de la gente. En la vida uno comete errores; he cometido errores, me he disculpado públicamente por ello. Nunca he cometido una ilegalidad, nunca he sido sancionado ni he caído ni siquiera en algo que me avergüence.

-¿No es ilegal manejar la camioneta de un proveedor?
-Soy una persona que puedo andar por la calle normal, regreso a mi territorio Iztapalapa a trabajar por la gente, y algunos me lo han reclamado. Les he pedido [sic] una disculpa. No cometí ninguna ilegalidad. Lo que tengo lo he hecho por mi trabajo de muchísimos años, no de ahorita; empiezo muy temprano y termino muy noche. Claro que entiendo que mucha gente hace lo propio, a lo mejor no han tenido la suerte o la fortuna que otros corremos, pero para eso estoy luchando, para que todo mundo tenga igualdad de circunstancias para poder crecer en todos los aspectos de su vida.

-¿Molleda Cámara estila dar camionetas a quienes lo contratan?
-Te vuelvo a reiterar, no lo sé.

—¿Por casos como estos es por lo que no dejan pasar la Ley 3 de 3?
-Eso está atorado en el Senado. En la Cámara de Diputados había más posibilidades de sacarla. Entiendo que en el periodo extraordinario puede aprobarse. Estoy a favor de todo lo que pueda hacerse para evitar actos de corrupción.

-¿Sigue siendo amigo de Molleda?
-¿Tienen otra pregunta?

-Esa es la pregunta.

-Pues muchas gracias.

Newsweek en Español solicitó una entrevista al titular de la Contraloría, Eduardo Rovelo Pico. El área de prensa informó que no se daría la entrevista ni tampoco fijaría postura alguna pretextando la “veda electoral”.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: