FARSA DE FELINICIDAS DE CUICUILCO PARA “LAVARSE” LAS MANOS ENSANGRENTADAS

Publicado el junio 3, 2016, Bajo Noticias, Autor MonaLisa.

Por: Luis Gutierrez Sánchez

gato13
Los autores intelectuales y materiales del exterminio masivo de gatos y perros refugiados en la zona arqueológica de Cuicuilco, en la Delegación Tlalpan de la Ciudad de México, continúan impunemente con su actividad delictiva, según testimonio de observadores.

Si de manera furtiva esos delincuentes desaparecieron casi de la noche a la mañana a más de 40 felinos y dos canes, ahora se muestran como “cazadores con jaulas” para erradicar a los sobrevivientes -de la matanza inicial- sin evidencia de haber sacrificado a éstos allí, señalan.

Es decir, explican los informantes, se trata de una burda farsa urdida por los malhechores para “lavarse” sus manos ensangrentadas y aparentar a todas luces inocencia y nunca haber cometido felinicidio alguno. Habrían calculado acallar así, de paso, denuncias y protestas.

La identidad de los presuntos responsables es un secreto a voces en esa área del sur de la ciudad. Son el encargado administrativo de la zona arqueológica de Cuicuilco, Ramón López Valenzuela, y jefes y mozos de la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel (REPSA).

Entre los mozos de la citada REPSA de la UNAM figura un individuo quien dice llamarse Andrés Ugalde Aldama, con participación encubierta en la matanza de felinos y canes
–presumiblemente por envenenamiento masivo-, de acuerdo con los informantes.

“…¡muy bonito enseñan en la REPSA a matar -en lugar de reubicar- animales con el supuesto propósito de proteger a otros y, además, saltarse a la torera mañosamente las leyes vigentes para castigar ese delito!”, comentan los voceros.

En su tiempo se hizo la denuncia en redes sociales de la acción aviesa de López Valenzuela y cómplices de hambrear a los animalitos –para después ponerles carnadas tóxicas-. Prohibieron con un cartel colgado entre arbustos de Cuicuilco proporcionarles alimento.

Gatos y perros subsistían prácticamente de la solidaridad alimentaria de vecinos y estudiantes de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), colindante con la zona arqueológica, localizada en la esquina de Insurgentes Sur y Periférico, colonia Isidro Fabela.

Después ocurrió la desaparición masiva de más de 40 gatos y los dos perros. También se formuló denuncia pública de ello. Se dio vista de las querellas a organizaciones protectoras de animales, pero ninguna procedió a intervenir.

Una de las personas quien respondió ante los hechos delictivos en Cuicuilco es el señor Rafael Gómez Pérez. En redes sociales comentó e hizo las observaciones siguientes:

Rafael gomez perezescribió el 07/09/2015 21:09

Esa coartada de desaparecer a los gatos y perros de Cuicuilco es la misma aplicada en Ayotzinapa, Gro., con los estudiantes de la Escuela Normal de esta localidad y con los de Zacatecas. De esa manera, a los autores intelectuales y materiales, en ambos casos servidores públicos, no se les puede comprobar su responsabilidad criminal.

¡Un aplauso para los delincuentes oficialescos impunes!. Consuman así crímenes perfectos mientras no aparezcan los cuerpos del delito. ¡Y a ver quién encuentra los cadáveres!. Su aplauso: ¡Clap, clap,clap, clap, clap !

Incuestionablemente esos malos servidores públicos –auténticos delincuentes organizados- son sicópatas, bestias desquiciadas, perversas y sádicas, como los diagnostica el Dr. José Antonio Lara Peinado en su célebre programa “Psicoanálisis del poder en México” de Radio La Nueva República.

Son, precisa el profesional, quienes han fraguado las matanzas de Acteal, del 1968, del Jueves de Corpus; son quienes están impunes de la guardería ABC, quienes mandaron a reprimir y violar mujeres en Atenco, a matar a personas en Tlatlaya, desaparecer a 43 estudiantes en Ayotzinapa, quienes asesinaron a niños en Ostula, Michoacán, quienes han quedado impunes por Pasta de Conchos, quienes desaparecieron estudiantes en Zacatecas, quienes nada han hecho ante los feminicidios en Ciudad Juárez, en el Estado de México y en la zona centro de este país.

… y ahora, esto lo digo a título personal, otros sórdidos delincuentes sicópatas enquistados en el gobierno consuman matanza en Cuicuilco hasta contra gatos y perros desamparados.

Es decir, estas bestias desquiciadas están sedientas de sangre y mantienen teñida de rojo a la nación mexicana en cualquier lugar, en todo tiempo y por cualquier pretexto. Otro aplauso para ellas: ¡clap, clap, clap, clap, clap!.

El Dr. Lara Peinado alerta atinadamente: ¡La Bestia está en el poder en México!.

Hasta aquí la reproducción del comunicado de Gómez Pérez.

Ahora los felinicidas, ensoberbecidos por su impunidad y babeando de sus malolientes hocicos, hostigan con mozos y mozas vigilantes –algunos y algunas con cámara- a quien incurra en la osadía de acercarse a la reja perimetral de Cuicuilco para dar alimentos o agua a las víctimas.

El propósito es el mismo: continuar hasta el fin la aniquilación de gatos so pretexto de proteger a la fauna nativa, si bien cuando consumaron el envenenamiento masivo hubo vecinos quienes apreciaron tirados en el suelo tres cadáveres de tlacuaches -¡fauna nativa!-.

En la capital mexicana ya hay una ley protectora de animales, pero nadie la aplica ni la quiere aplicar. ¡Y a las bestias desquiciadas, perversas y sádicas de Cuicuilco nadie les pone alto en sus delitos y siguen alegremente su macabro festín!

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: