Lo busca la DEA, pero el exgobernador Eugenio Hernández vota en Tamaulipas

Publicado el junio 5, 2016, Bajo Política, Autor MonaLisa.

tamaulipas-c
El exgobernador de Tamaulipas Eugenio Hernández Flores, requerido por la Administración para el Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés), supuestamente por operar un sistema de lavado de dinero, votó este domingo en la sección electoral 1569 ubicada en la escuela José Vasconcelos del fraccionamiento Del Valle, en Ciudad Victoria.

POR LA REDACCIÓN, Proceso APRO,5 JUNIO, 2016

Ahí, Hernández saludó y bromeó con los funcionarios de casilla, y también se tomó fotografías con algunos de los asistentes. Ante la insistencia de algunos reporteros, el exmandatario accedió a hacer algunas declaraciones. “En Tamaulipas puro PRI”, dijo.

Hernández auguró que el priista Baltazar Hinojosa ganará las elecciones, y sostuvo que será un excelente gobernador.

“Baltazar no sólo va a ser gobernador, va a ser un excelente gobernador porque lo conozco, porque sé la clase de hombre que es y porque sé de su trabajo, en ese sentido confiamos en que la ciudadanía va a votar y lo apoye para poder tener un excelente sexenio con mi amigo Baltazar”, expresó Hernández Flores, según información difundida por CNN Expansión.

Después de hacer fila para obtener las boletas electorales y depositarlas en las urnas, el exgobernador señaló que su voto fue para los tres candidatos del PRI: “(Voto del) Ayuntamiento para mi amigo Óscar Almaraz, (diputados) este es para mi sobrino (Carlos Guillermo Morris Torre, sobrino de Egidio Torre Cantú, gobernador de la entidad y de Rodolfo Torre Cantú, excandidato en 2010 muerto en un ataque carretero).

“Ésta es para quien va a ser gobernador de Tamaulipas, para mi amigo Baltazar, que él es él y yo soy yo, ¿verdad?”, bromeó ante las cámaras y los asistentes ante el supuesto deslinde que hiciera el candidato a gobernador por el Revolucionario Institucional, días antes de la elección.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos detectó desde 2008 que el entonces gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández Flores, lavaba el dinero que le daba el Cártel del Golfo a cambio de que le permitiera seguir con sus negocios ilícitos en el estado.

Acusado junto con su cuñado, Óscar Gómez Guerra, de los cargos federales de lavado de dinero e incitación de transferencias financieras ilícitas, a Hernández el gobierno de Barack Obama le achaca beneficios económicos procedentes del narcotráfico por unos 30 millones de dólares.

El encauzamiento judicial C-14-178-S­ –fechado el 27 de mayo de 2015 y dado a conocer el 18 de julio por la Corte Federal del Distrito Sur, en Texas– sostiene que el exgobernador y el esposo de su hermana, con “conocimiento de las ilegalidades”, comenzaron a lavar dinero y a realizar transacciones financieras ilegales a partir del 1 de enero de 2008.

Los acusados “realizaron transacciones que involucraron ganancias específicas procedentes de actividades criminales. Llevaron a cabo transferencias ilegales de dinero procedente de negocios ilícitos aun sabiendo el origen de todo ello”, se destaca en el encauzamiento contra el exgobernador.

El expediente criminal elaborado por el Departamento de Justicia –que encargó el caso al fiscal federal Kenneth Magidson– acota que Hernández Flores y su socio cometieron estos delitos de lavado de dinero “con todo el conocimiento de causa para encubrir el lugar donde llevaban a cabo las operaciones, y la identidad de los dueños del dinero (procedente del narcotráfico)”.

Respecto al cargo de incitación de transacciones financieras ilícitas, la acusación criminal sostiene que Hernández Flores y Gómez Guerra, “con conocimiento de causa”, facilitaron las operaciones financieras internacionales e interestatales para ocultar fondos que carecían de la documentación necesaria para justificar su procedencia, amén de que nunca presentaron las licencias bancarias necesarias para las transacciones.

“Todo el dinero –unos 30 millones de dólares– que recibieron y manejaron el exgobernador y su cuñado, les fue entregado por operadores del Cártel del Golfo”, explicó la fiscalía federal a la revista Proceso vía correo electrónico en julio pasado.

“El dinero lo recibía Hernández Flores como pago por permitir que el Cártel del Golfo operara con toda libertad en Tamaulipas para llevar a cabo sus actividades de tráfico de drogas, secuestros, venta de contrabando y tráfico de personas a Estados Unidos”, precisa el correo electrónico de la fiscalía federal.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: