Crear comunidad para salir del estado en que nos tiene el capitalismo, sugiere Díaz-Polanco

Publicado el noviembre 27, 2016, Bajo Libros, Autor LluviadeCafe.

Diaz polanco
La Jornada
El antropólogo presentó su libro El jardín de las identidades en la embajada de Venezuela
El planteamiento central del libro El jardín de las identidades: la comunidad y el poder es que no tenemos posibilidad alguna de salida a la situación en que nos tiene el capitalismo globalizado el día de hoy, si no construimos comunidad.

Así lo advirtió el antropólogo y sociólogo Héctor Díaz-Polanco, autor del libro mencionado, publicado por Grupo Editor Orfila Valentini, con el que obtuvo el año pasado el Premio Libertador del Pensamiento Crítico, que otorga el gobierno de Venezuela, y que la noche de este jueves fue presentado en la embajada de ese país sudamericano.

Díaz-Polanco afirmó que construir comunidad es el centro del proyecto transformador en América Latina de izquierda. Toda la historia del pensamiento de la izquierda es un constante combate contra la comunidad por considerarla asunto del pasado, un lastre, y después de largas vueltas hemos llegado a parar que nuestro destino y nuestro proyecto está asociado con la recuperación de la comunidad. En el libro digo que hay que recobrar esa tradición comunal, pero no de una manera tradicional.

El jardín de las… es un libro síntesis con ideas de otros investigadores, es la acumulación de décadas y debates que se presenta como espejo para que la gente se sienta identificada y encuentre instrumentos para pensar la realidad que estamos viviendo, refirió.

El investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social expresó que el tema de la diversidad es la columna vertebral del proyecto de izquierda; subrayó la importancia que tiene la diversidad cultural para la democracia y para la unidad de los pueblos.

Héctor Díaz-Polanco enfatizó que la globalización ha encontrado la manera de aprovechar la diversidad sociocultural en favor de la consolidación del sistema donde se exalta la diversidad mediante la ideología multiculturalista y se promueven identidades individualizadas sin sustento colectivo.

El proceso de globalización implica dos acciones fundamentales: la primera es la destrucción de la comunidad, a eso se ha dedicado el capitalismo con furor; segundo, el movimiento de individualización de la sociedad.

Para el antropólogo es vital que se reconozca lo que está sucediendo con este régimen de capital globalizante, capaz de destruir los fundamentos comunitarios de lo que conocemos como humano.

Señaló que el mundo es un cementerio de comunidades, frase que retomó de Zygmunt Bauman, para explicar que el jardín de las identidades es la comunidad, porque ésta es el espacio donde se puede cultivar la identidad, ya que una no existe sin la otra.

Armas del capitalismo

Precisó: Al destruir nuestras comunidades acaban con nuestras identidades. Somos seres cada vez más individualizados y con menos sentido de pertenencia, de ahí vienen estos sistemas que ha usado el capitalismo para compensar, porque, además, los seres humanos no pueden vivir sin sentido de pertenencia. El sistema globalizado ha creado un sustituto de las identidades que le conviene y nos está transformando.

Otro punto al que se refirió Díaz-Polanco en la presentación de su libro es que lo central en el poder es cambiarlo, no tomarlo. Explicó que tomar el mundo hegemónicamente, tal como enseñó Gramsci, es como vamos a lograr el objetivo de hacer que el poder sea otra cosa, porque el poder no se toma, se cambia.

El sociólogo señaló también que debemos recuperar a la cultura como un elemento central siempre vinculado a la política y la economía.

El acto, en el que también participaron el académico del Centro de Estudios Casa Lamm, Víctor Iván Gutiérrez, y el intelectual Luciano Concheiro, fue presidido por la embajadora de Venezuela, María Urbaneja Durant, quien recordó que el Premio Libertador Pensamiento Crítico se otorga a aquellas obras comprometidas con la defensa de la humanidad.

La obra de Héctor Díaz-Polanco destaca la importancia de la comunidad para confrontar los efectos negativos que generan las políticas neoliberales para los pueblos, expresó Urbaneja.

A la presentación del libro de Héctor Díaz-Polanco asistieron los embajadores de Bolivia y Ecuador, José Crespo Fernández y Leonardo Arizaga Schmegel, respectivamente, así como la cónsul de Jamaica, Sandra Grant Griffiths, y diplomáticos de Brasil y Cuba.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: