Cambio democrático: muy difícil

Publicado el mayo 28, 2017, Bajo Columna de opinión, Autor LluviadeCafe.


José Agustín Ortiz Pinchetti

Si un forastero le pregunta a usted: ¿México es una democracia? Hay quien diría que es defectuosa o que es una creatura grotesca. Yo diría simplemente que no hay democracia. No existe estado de derecho, ni rendición de cuentas. El Estado controla los medios y la alternancia sólo se tolera entre aliados ideológicos. La clave: el grupo en el poder no tiene voluntad política para aceptar la competencia. Un grave obstáculo. La oposición genuina, la que no tiene un pacto con los grupos dominantes, enfrenta al Estado mexicano, es decir, una estructura en el poder que incluye a los grupos de interés que quieren seguir obteniendo ventajas indefinidamente.

Esta tremenda maquinaria es la que impide que las elecciones sean libres y justas. El gobierno puede utilizar y utiliza recursos públicos sin límites para favorecer a los partidos que son sus aliados. Puede intervenir en los procesos, aumentar ilegalmente el gasto social, dividirse tareas de promoción, comprar los votos anticipadamente y también el día de la elección. Puede manipular a la televisión, la radio, los periódicos, el Internet, las encuestas. Puede utilizar recursos de procedencia ilícita.

Las autoridades electorales dejan pasar todos estos abusos. En la época contemporánea se han producido numerosas transiciones de regímenes muy autoritarios a democracias en distintos grados de consolidación. ¿Por qué en México no hemos logrado dar el paso? Llevamos más de 30 años con ensayos. Las irregularidades de cada elección son curadas por una nueva reforma electoral, la única efectiva ha sido la de 1996, que se generó con la voluntad política de Zedillo de respetar las elecciones. Y funcionó muy bien.

En estas circunstancias, la lucha legal y pacífica de un verdadero alternante parece afrontar dificultades extremas. Es un gran mérito insistir en la vía pacífica y negarse a convocar a una ruptura del orden legal.

De una cosa estamos seguros, el viejo sistema político, al que se le ha hecho funcionar más allá de su propia muerte, es incapaz de generar crecimiento y paz social.

El repudio popular crece. Es de temerse que habrá una gran tensión social antes o poco después de las elecciones de 2018 y que el desenlace podrá llevarnos a un escenario de descomposición y violencia.

Twitter: @ortizpinchetti

joseaorpin@hotmail.com

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: