En Oaxaca, muerte de locutor comunitario fue una ejecución extrajudicial por parte de policías municipales: Defensa

Publicado el julio 8, 2017, Bajo Derechos Humanos, Autor LluviadeCafe.


REVOLUCION 3.0
La muerte del locutor de la radio comunitaria mixteca Ñuu Savi, Salvador Olmos fue una ejecución extrajudicial, concluye la parte de la defensa a un año de su deceso violento.A inicios de julio de 2016, Salvador Olmos fue interceptado por policías quienes lo detuvieron por hacer una pinta en el Hemiciclo a Juárez, en el municipio de Huajuapan, Oaxaca. Después fue trasladado a los separos por considerar -a criterio de los policías- que había cometido una falta administrativa.

“Posteriormente el juez calificador hace un juicio propio y dice que lo que hizo Salvador es un probable delito. Lo que permite que lo lleven a la Fiscalía para que le tomen su declaración, pero antes hacen una llamada la fiscal, porque no estaba en sus oficinas. Aunque ella dice que nunca fue notificada.

Sin embargo los policías dicen que no fueron ellos quienes llamaron a la fiscal sino lo hizo el juez menor, quien a su vez señala que fueron los policías y es así como se desconoce quién hizo o si no se hizo la llamada”, señala a Revolución TRESPUNTOCERO Elsa Pastor, abogada a cargo de la defensa del caso de Salvador Olmos.

Afirma, que a partir de ahí se arma una serie de engaños y de impunidad. “No viene al caso que estaban esperando supuestamente a que llegara la fiscal. Durante un periodo de tres horas y media aproximadamente a cuatro, que es cuando Salvador supuestamente se escapa, se quita las esposas y se da a la fuga.

“Salvador hace un recorrido de tres calles y en ese transcurso uno de los policías hace una llamada pidiendo auxilio. La patrulla que llega estaba muy cerca de la zona. Según el parte informativo esta persona tenía intención de cerrarle el paso a Salvador. Él iba corriendo en una calle lateral y justo hay un baldío pero al ver que no tenía salida regresa inmediatamente y se reincorpora a la calle y es ahí donde se encuentra con la patrulla”, relata Pastor.

Además, agrega que “la policía señala que cuando intentan cerrarle el paso es cuando lo atropella, porque van a cierta velocidad y no pudieron esquivarlo, a raíz de eso tiene facturas en la pierna, brazo derecho y en el pecho, esas lesiones dañaron sus órganos internos siendo el más afectado el pulmón”.
Los policías llamaron a la Comisión Estatal de Emergencia, quienes lo trasladan al hospital, pero nada se puede hacer y Salvador muere media hora después de su llegada. Como a las seis de la mañana”, señala Elsa Pastor.

La litigante centrada en la defensa de los derechos humanos, indica que no se duda que haya existido tortura, “sólo que fue una que no pudimos comprobar”, pero, comenta, no significa que no existió. “La manera en que actúan desde su detención hasta su muerte, indica que fue una ejecución extrajudicial aún poniendo en dudas la tortura, es una ejecución extrajudicial”, se señala.

Pastor resalta que los tiempos respaldan el argumento que existe impunidad y negación a tomar el caso y reevaluarlo. “No es posible que estuvieran esperando cuatro horas a quien nunca llamaron (a la fiscal), el traslado a los separos indican que “hubo un claro signo de discriminación y violencia por las ideas que tenía Salvador”.

Y enfatiza que no se puede tomar el homicidio como un “descuido de la policía”. Cuando Elsa Pastor toma la defensa del caso, señala que se percató que del homicidio del cual está inculpada esta persona es por homicidio culposo; lo cual da inicio a movilizaciones y la presión de organizaciones para exigir que se calificara como un delito doloso.

Ya que al ser un homicidio culposo, el policía podía salir inmediatamente pagando el daño o la multa. “Existe un momento muy importante, cuando el juez que hace una calificación de la acción de Salvador como un probable delito mas no una falta administrativa, lo manda a la Fiscalía alterna.

Y ahí lo tienen durante varias horas, esperando al fiscal para que le tomará la declaración, que es cuando supuestamente se les escapa, ahí se pide apoyo a otra patrulla que es esa la que atropella a Salvador en un estado de persecución”, indica Pastor.

Para la abogada tan importante es el hecho del atropellamiento por padecer un estado de persecución, como las otras irregularidades en el caso. “Lo que hizo Salvador no tenía sustento legal para decir que era un probable delito.

La determinación del juez hizo que Salvador estuviera a la espera de alguien que se presume jamás llegaría a tomarle la declaración porque ni enterada estaba de tener un detenido”.

“Esto no es un homicidio culposo es doloso, por todo los momentos que pasaron. No se puede minimizar la muerte de esta persona como si hubiera sido un caso entre particulares. Estamos viendo perfectamente que son los policías, representantes de alguna manera del Ayuntamiento y que están para velar por la seguridad de las personas.
No se puede tratar de reducir la muerte de Salvador a un atropellamiento como si fuera una persona particular, cuando hubo un procedimiento tanto de acción como omisión que generaron la privación de la vida del locutor”, enfatiza la abogada.

En el caso, la familia y la defensa no solamente el encarcelamiento de un solo culpable, en este caso el policía, sino también de los otros policías que se encontraban participando en los hecho. Pero la Fiscalía ha declarado que si ya se tiene a quien atropelló, no se necesitan más datos.

“Y todo lo demás desde la detención es omitido, desde la calificación también de lo que pasó a Salvador, eso lo dejaron a un lado como si no contara. El murió por un atropellamiento y se olvidan de la persecución y se da paso a una serie de obstáculos y oscuramientos de sesgos en la misma interpretación jurídica e Investigación por parte de la misma Fiscalía, porque no le podemos dar credibilidad a todo lo que puede decir la policía”, indica Elsa Flores.

Quien señala que se trataba de hacer una investigación más amplia y sustentada en el razonamiento jurídico, “pero todo esto se traslada a todo un contexto social y político que estaba pasando en ese momento y que sucedía en la región mixteca.

La Fiscalía pone obstáculos en la investigación y la muerte la reducen a un homicidio simple, en cuanto a los peritos no son competentes y como todo Estado fallido sus servidores están reducidos para hacerlo mínimo o lo que sea dentro de sus ‘capacidades’, por eso no se puede comprobar si hubo tortura, lo cual viene a repercutir en una cuestión legal”, declara Pastor.

A lo largo de este año, la familia y Elsa Pastor como defensora del caso, también han padecido amenazas vía telefónica, buscando, indica, amedrentarnos para poder boicotear una investigación y reducirlo a solamente ‘un hecho lamentable’”, se señala.
Por el caso también se recorrió a la Fiscalía del Estado, pero ahí también hubo dificultades. Pero, señala Pastor, en la dependencia siempre actúa a nombre propio, el de sus propios intereses y comodidades, por lo que es una gran dificultad en el caso. “Y por eso es difícil que tengamos un juicio sustentado en un principio de justicia, porque lo que nosotros queremos es que todos los involucrados se hagan responsables y se lleven a juicio, que se evidencie cómo está esta estructura a nivel municipal y al final es un reflejo de lo que vivimos en Oaxaca y también para que no se caigan impunidad”, declara.

Se sabe que el policía que ahora está detenido, es uno de los más ejemplares que tiene el municipio y se ha mencionado que su defensor está preparando su testimonio, donde efectivamente asuma la responsabilidad pero en ningún momento señale que fue doloso.

Bajo el argumento que él también ha sido víctima de las circunstancias y de no prepararse como policía porque el municipio no da los medios. “Pero nosotros no nos estamos ensañando con la persona, sino con todo lo que él representa. Si él dice que fue víctima que no nos lo diga a nosotros, sino que lo demuestre en el juicio”, puntualiza la abogada.

El próximo 23 de agosto serán cuando se desahoguen pruebas en una audiencia, donde también se dará un veredicto. Ante esto la abogada defensora de Derechos Humanos, indica que “al final son personas que tienen todo el aparato que puede manipular las cosas, entonces hacerle frente a una situación de esa naturaleza siempre vas a ser dificultoso, siempre va haber cosas decepcionantes pero no por eso vamos a dejar esa resistencia”.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: