Incumplen su promesa, meten maquinaria pesada y las protestas crecen

Publicado el Septiembre 22, 2017, Bajo Noticias, Autor MonaLisa.


En varios puntos de derrumbe en la CDMX ya comenzaron las tareas de remoción de escombros con la ayuda de maquinaria pesada, a pesar de que el mismo presidente y jefe de gobierno de la ciudad habían prometido que no lo harían hasta haber sacado a la última persona con vida y el último cuerpo de las victimas.

22 de Septiembre del 2017 https://www.guruchuirer.com/

A pesar de peticiones y reclamos de vecinos que rechazaban el uso de maquinaria en el levantamiento de las ruinas del edifico ubicado en las calles de Petén y Zapata, en la Delegación Benito Juárez, éstas fueron accionadas.

Con el crujir de los motores de la retroexcavadora, comúnmente conocida como “mano de chango”, se fueron las esperanzas de aquellos que aguardaron poco más de 72 horas.

Algunos aún esperaban que entre el polvo saliera un cuerpo, al principio, con vida, ya luego, sólo se conformaban con saber que los caídos tendrían un entierro digno.

La máquina fue encendida y el personal, que trabajaba sobre las ruinas de aquel edificio habitacional, apartado.

Los puños cerrados, utilizados como un código de petición de silencio, no se levantaron más desde que se abrió la mano de chango.

En Chimalpopoca la búsqueda terminó.

La búsqueda de personas en la fábrica textil de la calle de Chimalpopoca y Simón Bolívar, en la colonia Obrera, finalizó esta tarde después de que autoridades y voluntarios concluyeron con la revisión de este inmueble en ruinas.

Sin embargo, esta situación generó tensiones y enfrentamientos verbalesdebido a que un grupo de voluntarios, que estuvieron en las labores de rescate desde el martes, exigió que la búsqueda no finalizara y que se verificara que en el inmueble no hubiera un sótano donde pudiera haber más víctimas.

Los ánimos se caldearon debido a que ingresaría maquinaria pesada para remover completamente el cascajo que había quedado. Los voluntarios demandaron que se les permitiera hacer una revisión física para verificar que en el terreno ya no hubiera víctimas y además tampoco el presunto sótano.

De acuerdo con versiones de los voluntarios,en el edificio habían cuatro niveles así como un sótano, sin embargo, las autoridades descartaron esa posibilidad debido a que ya se hizo prácticamente una limpia de todos los escombros y no se encontró este.

Los voluntarios ingresaron a la zona y, por ejemplo, Damián Mendoza, uno de los voluntarios, aseguró que una de sus principales molestias es que no hubo una información oficial de parte de las autoridades que certificara cuántas personas había trabajando en el momento del accidente, cuántas se rescataron con vida, sin embargo, nunca se les proporcionó esa información.

Los voluntarios se organizaron en las vallas que hay en las inmediaciones, que fueron colocadas por la Policía capitalina, para mantener presencia física en este inmueble y evitar el ingreso de la maquinaría pesada, sin embargo los granaderos los dispersaron y los trabajos con la mano de chango comenzaron.

En Álvaro Obregón, una historia similar.

Cumplidas las 72 horas desde que el sismo de 7.1 grados provocara el desplome del edificio de Álvaro Obregón 286, familiares y amigos estallaron en un reclamo para recuperar a sus seres queridos.

Tras acampar durante tres noches, las familias amenazaron con romper el cerco formado por elementos de la Policía capitalina, ante la negativa de permitir el ingreso a unos 10 elementos del cuerpo de rescate Topos México.

“No nos van a dejar pasar, lo único que quieren es que pasemos para esperar a su jefe”, se acercó a decir una de las integrantes de Topos México.

Sobre un poste se muestra una lista con 46 nombres de personas que pudieran estar atrapadas entre los escombros a tan sólo 90 metros de donde los esperan tíos, madres, hermanos.

“¡Alguien díganos por qué no los dejan pasar, nada más están aquí parados! ¿Por qué no los sacan?”, reclamaban las familias.

Tras el reclamo los elementos de la SSP de la Ciudad de México, permitieron el ingreso de los topos, pero aún se desconoce si podrán participar en las labores de rescate.

Con información de Reforma y El Universal.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: