Sismo 19 sep 17, Relatoría de los hechos ocurridos en el acopio del Estadio Olímpico Universitario

Publicado el Octubre 5, 2017, Bajo Noticias, Video, Autor Ocelotl.

A la comunidad universitaria
A los medios de comunicación
Al pueblo de México.
A la comunidad universitaria
A los medios de comunicación
Al pueblo de México

Debido a la desinformación y confusión suscitada en esta semana con respecto a la situación del acopio del Estadio Olímpico Universitario (EOU), en la Comisión de Transparencia, emanada de la asamblea del día lunes 25 de septiembre en el EOU, hemos considerado pertinente relatar los hechos ocurridos y recurrir a un testimonio de primera mano de uno de los coordinadores estudiantiles, quien se encontraba en el estadio desde el comienzo del acopio.

El objetivo de este escrito es aclarar los motivos por los cuales se cerró el acopio del Estadio Olímpico Universitario, así como aclarar que los estudiantes dentro de las comisiones del estadio que fueron formadas en las asambleas del 25, 26 y 27 de septiembre y los diferentes participantes de dichas asambleas nunca representaron a ninguna asamblea de sus facultades, lo cual puede ser confirmado por los asistentes a éstas. La asistencia fue a título personal y se presentaron alumnos de las facultades de Ciencias, Economía, Ciencias Políticas y Sociales, Filosofía y Letras, Medicina y Química.

Por esto, la Comisión de Transparencia deslinda a la asamblea de la Facultad de Filosofía y Letras de haber participado en los movimientos llevados a cabo en el EOU como organizadora y protagonista, pues los medios de desinformación la señalan de esta manera.

El lunes 25 de septiembre, la asamblea de posgrado convocó a una asamblea popular en el EOU. En el transcurso de ella, los asistentes se percataron de que un tráiler cargado de víveres salía por el acceso I del estadio y que el destino del vehículo no quería ser proporcionado por Mireya Ímaz Gispert, hermana del director de la CISEN (Eugenio Ímaz Gispert) y directora general de la DGACO, instancia de la UNAM.

Después de discutir por aproximadamente 2 horas, Mireya Ímaz afirmó que el tráiler se dirigía a la base militar de Ixtepec, es decir, a manos de la SEDENA. La asamblea acordó que el camión debía llegar a un acopio civil o directamente a manos de los damnificados, por lo que se abrió de nuevo la discusión con la DGACO. Se llegó al acuerdo de que el tráiler partiría a las 5:00 hrs., con dirección al acopio de Natalia Toledo, hija del pintor Francisco Toledo, con quien una compañera estudiante tenía contacto.

Una comisión resguardó el tráiler desde las 22:00 hrs del día lunes hasta que, poco antes de las 5:00 hrs. del día martes, llegó una patrulla de la Policía Federal con cinco elementos armados a llevarse dos tráilers, de los cuales uno se encontraba vacío y el otro era el detenido anteriormente. Debido a esto, la comisión estudiantil, sin tener facultad de acción, acordó dar un voto de confianza a las autoridades universitarias y dejó partir el camión.

Después de que Mireya Ímaz asegurara que el tráiler cargado con víveres había llegado a su destino, se decidió corroborar la información hablando directamente con Natalia Toledo. La poeta afirmó a la Comisión de Transparencia que este tráiler nunca llegó a su centro de acopio. Ante la situación, los estudiantes contactaron al conductor del tráiler, quien dijo que este había sido desviado hacia una instancia de la SEDESOL.
Con estos antecedentes, el martes 26 de septiembre entre las 13:00 y las 15:00 hrs., se llevó a cabo una asamblea en el pasillo que lleva a Biblioteca Central, donde se encontraban presentes alumnos de diversas facultades, así como representantes de la coordinación estudiantil del EOU. En esta asamblea se tomó la postura de prescindir de las autoridades universitarias presentes en el estadio. Para ratificar esta decisión se formó una nueva asamblea en el EOU junto con coordinadores, estudiantes y voluntarios. En esta asamblea, se acordó prescindir de la DGACO y Movilidad UNAM, y volver a ratificar esta decisión en otra asamblea convocada ese mismo día a las 21:00 hrs. En esta asamblea, se decidió prescindir de igual forma de Vigilancia UNAM y de Logística, permitiendo únicamente la participación de Protección Civil, siempre y cuando estuviera subordinada a la organización estudiantil.

En la asamblea convocada para el día miércoles 27, se creó una comisión de vigilancia para sustituir las labores de Vigilancia y Movilidad UNAM, así como reforzar la Comisión de Transparencia. Además, se acordó que la asamblea no era resolutiva y, por lo tanto, se convocaría a una asamblea interfacultades el día viernes 29 a las 17:00 hrs. en las islas de CU.
Al día siguiente, a las 7:00 hrs, con la presencia de sólo algunos de los coordinadores estudiantiles, Protección Civil desalojó a los voluntarios y a las comisiones conformadas por las asambleas. Al mismo tiempo, llegaron medios como TV Azteca, Televisa, Cadena3, Milenio, entre otros. La comunidad universitaria se encontró con la sorpresa de que los coordinadores presentes planeaban entregar el estadio a Protección Civil. Después de una declaración a los medios por parte de estos coordinadores, Protección Civil cerró el estadio con candados y cadenas, y llamó a los coordinadores presentes para formar una nueva coordinación que actuaría sólo fuera del estadio y de la cual los miembros tendrían que estar identificados y, a su vez, rendir cuentas por lo que pasara en el estadio. Ninguno de los universitarios presentes se ofreció a formar parte de esta nueva coordinación por miedo a sufrir represalias por parte de las autoridades universitarias por medio de grupos de choque o amenazas institucionales y académicas, de las cuales ya existían precedentes dentro de la coordinación anterior.

El llamado a formar una nueva coordinación estudiantil, sin embargo, fue sólo para las cámaras, ya que, poco después, llegaron vehículos universitarios con la misión de cargar todo el acopio restante y, según la información oficial, llevarlo a la Cruz Roja.

En cuanto a la labor de desprestigio de los medios, se aclara que en ningún momento personas de la OkupaChé estuvieron presentes en el proceso aquí relatado, ni tampoco ingresaron personas alcoholizadas, drogadas ni violentas al estadio. Nunca se ofreció datos ni pruebas sobre un supuesto robo de víveres, y la Comisión de Transparencia, presente en todo el proceso, puede dar fe de que esto no ocurrió. Los estudiantes que participaron en las asambleas del estadio lo hicieron con la intención de garantizar que la ayuda llegara realmente a los damnificados.

La noticia publicada en Proceso, donde supuestamente Natalia Toledo desmiente nuestra versión de los hechos sobre el tráiler desviado a la SEDESOL, es manipulación de información. La declaración de Natalia Toledo es “no sé qué pasó con su camión, no sé qué chofer o si hubo un saqueo”. Esta declaración no hace más que ratificar nuestra versión, ya que el tráiler no llegó a su destino, aún cuando la poeta aceptara haber discutido el envío de éste a su acopio.

Queremos también aclarar que el acopio sufrió ataques constantes incluso antes de la presencia de las asambleas, ya que las autoridades universitarias querían clausurarlo. Se propuso cerrarlo por primera vez el miércoles 27 de septiembre, a lo cual los coordinadores estudiantiles se opusieron y negociaron como nueva fecha el viernes 29 de septiembre, aunque algunos de estos planeaban tenerlo abierto hasta que acabara la crisis que nos acoge. Las autoridades universitarias, de igual manera, trataron de definir un horario para el acopio, aun estando al tanto que por las noches se atendían muchas emergencias. Trataron de disminuir la presencia estudiantil y su contacto con los víveres, proponiendo que solo cuatro alumnos se quedaran por las noches en el estadio.

Invitamos a los miembros de cada facultad a corroborar esta información con compañeros que hayan estado presentes en el estadio y a continuar con la organización estudiantil que ha logrado gestionar centros de acopio y exitosas brigadas al interior y exterior de la CDMX, así como muchas otras actividades.

De la misma manera, exigimos a la UNAM transparentar de manera más rigurosa el destino de los víveres, pues en el comunicado del día 27 de septiembre a las 2:30 hrs., donde se pretende dar cuenta del destino del acopio, no hay datos verificables y fiables, tales como placas del vehículo que llevó el acopio, nombre del chofer, dirección exacta del lugar de destino, tipo de establecimiento a donde llegaron los víveres, nombre de la persona que recibió, imágenes del destino de los víveres, inventario de lo otorgado (medicamentos, ropa, alimentos, herramienta, etc.), entre otros.

A T E N T A M E N T E
Comisión de Transparencia del acopio del EOU

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: