¿Por qué el Frente “Ciudadano” y Margarita benefician a AMLO?

Publicado el Octubre 6, 2017, Bajo Nacional, Política, Autor @Sociologuito.

Por: Jorge Gómez Naredo (@jgnaredo) | Revista Polemón

6 de octubre de 2017.- Hoy, parece un hecho consumado, Margarita Zavala renunciará al PAN y anunciará que contendrá por la Presidencia de la República vía una candidatura independiente. Esta escisión en el blanquiazul no beneficia ni al frente “ciudadano” (el PAN, el PRD y MC) ni al PRI, ni a la propia Margarita Zavala (y su esposo, Felipe Calderón) ni a Ricardo Anaya ni a Enrique Peña Nieto sino, cosas de la vida, a Morena.

¿Por qué? Aquí van unas respuestas.

Hoy, el candidato con mayores posibilidades de llegar a la presidencia de la República es Andrés Manuel López Obrador. El único partido que le podía dar batalla, hasta hace algunas semanas, era el PAN.

El PRI no se levantará del duro golpe que significó la presidencia de Enrique Peña Nieto. Si bien es cierto logró, dicho organismo político, conquistar la gubernatura del Estado de México (estratégica para la elección presidencial de 2018), lo hizo usando todas las argucias (legales e ilegales) y aún así, apenas pudo derrotar a Morena y a su abanderada, Delfina Gómez.

Esto evidenció la debilidad del PRI en su bastión más importante en el país. Ante ello, habría que preguntarse, ¿puede el tricolor ser competitivo en las próximas elecciones sin en la entidad donde era más dominante, apenas puedo hacerse (fraudulentamente) con la gubernatura? La respuesta es obvia: el PRI se encuentra en un crítico estado de coma. El efecto Peña Nieto lo ha impactado negativamente y es muy poco probable que se levante.

Ahora bien, el grupo que actualmente dirige el PAN, encabezado por Ricardo Anaya, pensó que con la creación de un frente cínicamente llamado “ciudadano” podría captar las simpatías de los electores del PRD y de MC, más cercanos a acarrear votos de gente de “izquierda”.

Los cálculos políticos de Anaya tenían claro que, si el PAN competía solo, no le ganaban a Morena, y que lo importante no era acrecentar el voto de “derecha”, sino restarle sufragios a AMLO. La salida: una alianza con un cadáver político (el PRD) y con un partido veleta, dominado por un cacique que solamente tiene fuerza en Jalisco (MC).

Los estrategas de Anaya pensaron: si vía esta alianza le quitamos votos a Andrés Manuel, con solamente el voto panista podemos derrotarlo. El frente no le apostó a incrementar la votación del PAN, sino a quitarle fuerza electoral a Morena. Se convertirían (y lo hicieron) en los golpeadores de AMLO.

La estrategia tenía cierto sentido, pero hay dos cuestiones que no previeron quienes la llevaron a cabo: a) El voto que simpatiza de una u otra manera con las izquierdas es muy complicado que apoye a un frente donde se encuentra el enemigo histórico (en épocas recientes) de esas izquierdas: el PAN. Y b) la creación del frente fracturaría a la derecha, es decir, al voto que el PAN pensaba asegurado.

Con la salida de Margarita Zavala y su posible participación en las elecciones presidenciales vía una candidatura independiente, el voto del PAN se dividirá, y será improbable que compita (sólo o en coalición) con Morena. Ni con los sufragios que puedan aportar el PRD y MC al frente les alcanzará. Morena, pues, parece hoy más imbatible de lo que parecía hace unas semanas.

Además, y esto hay que establecerlo muy claramente, Ricardo Anaya no es un candidato que pueda suscitar entre el electorado confianza. La corrupción que ha marcado su carrera política le cobrará factura tarde que temprano. Y eso hará que el PAN pierda votos.

Ahora bien, Margarita Zavala, por la vía independiente, aunque tendrá el apoyo del grupo que encabeza su esposo, Felipe Calderón, no tendrá la estructura para ser competitiva. Además, digámoslo claramente, Margarita no es una candidata que arrastre multitudes. Su fuerza era el partido, pero Anaya se quedará con él. Y aunque el queretano se haya apoderado del organismo político, la fractura encabezada por Margarita (y por Felipe Calderón) le afectará, y mucho. No solamente a Anaya, sino al propio PAN.

En 2005, cuando Felipe Calderón y Santiago Creel se disputaban la candidatura a la presidencia de la República por el PAN, hubo una tensión muy fuerte, sin embargo, ésta no desencadenó un rompimiento y pudo el blanquiazul ir unido a las elecciones de 2006. No le alcanzó a dicho partido para ganarle a AMLO, por eso cometieron un fraude. Pero ese fraude hubiera sido imposible si el PAN no hubiera estado unido. En 2018, todo indica, la situación será muy distinta.

Y todo gracias al frente “ciudadano”, que de ciudadano tiene nada. Absolutamente nada.

Ahora bien, esta escisión en el PAN significa que AMLO tiene la presidencia ganada. No, por supuesto que no. Las derechas, cuando temen caer en una gran desgracia, se suelen juntar. Y todavía falta mucho. Aunque ahora parezcan divididas, caóticas y enfrentadas, pueden limar asperezas e ir todas unidas contra AMLO. Sí, ir el PAN, el PRD, MC, el PRI, Nueva Alianza, y el empresariado corrupto que se siente dueño de México, pueden, viendo el inminente triunfo de una alternativa de país encabezada por Morena, unirse con el único objetivo de impedir que AMLO sea presidente.

Por eso hay que estar atentos. Nada de confianzas. Nada de falsos triunfalismos. El rescate de México es impostergable, y hay que tomarlo con seriedad. Hay buenas perspectivas, pero aún falta mucho.

Eso sí, habrá que decirlo claro: el frente “ciudadano”, que nació como una alianza en contra de AMLO, hasta el momento, más que afectarlo lo ha beneficiado. Claro, en este “apoyo” indirecto también ha participado Margarita Zavala y la megalomanía de su esposo, Felipe Calderón.

Fuente: polemon.mx

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK:

One Reply to "¿Por qué el Frente “Ciudadano” y Margarita benefician a AMLO?"

gravatar

Pedro A.  on Octubre 6, 2017

#VotoMasivoPorMorena… Nomas…