“Quién sabe si no se está acercando el apocalipsis obligacionista que tanto tiempo esperamos”

Publicado el octubre 8, 2017, Bajo Video, Autor LluviadeCafe.


En este episodio de Keiser Report, Max y Stacy hablan de las burbujas inmobiliarias y el aparente resurgir de la actividad económica pese a los vaticinios de los agoreros. En la segunda parte, Stacy entrevista a Ellen Brown, autora de ‘Telaraña de deuda’, sobre la propuesta de crear una banca pública en Los Ángeles. También comentan los 14 billones de deuda ocultos en el mercado de derivados y si podría suceder algo así en un mundo financiero basado en la cadena de bloques.

Max Keiser y Stacy Herbert vuelven al tema de la desastrosa situación económica en Puerto Rico, tratado en el episodio anterior, observando que eso se debe a que “Estados Unidos tiene la potestad de ejercer lo que son básicamente sanciones contra el país como si de una colonia se tratase”. “Las importaciones a Puerto Rico han de ser mediante barcos de bandera y tripulación estadounidense”, señala Stacy.

Hablando de la economía de EE.UU., Stacy destaca que aunque muchos economistas agoreros afirmaban que la economía estadounidense es un auténtico desastre, últimamente ―en concreto, en Chicago― “la histeria provocada por Trump y el auge de los mercados están generando movimientos”.

“Tanto los pedidos como las entregas han aumentado […] Se hacen más pedidos, la gente quiere más. ¡Denos más! ¡Denos más! ¡Queremos más! Hay movimiento”, afirma la presentadora. Max, por su parte, destaca que “la velocidad de la economía está aumentando, cuando antes estaba estancada, como hemos dicho a menudo, lo que significa que las tasas de interés van a subir”.

Eso, a su juicio, significa dos cosas: “la primera es que el mercado inmobiliario va a desplomarse, y la segunda es que también lo hará el mercado obligacionista”.

Según Max, “las tasas de interés han sido el genio que se ha guardado en el interior de la lámpara mágica durante una opresión financiera por 25 billones de dólares, según algunas estimaciones, entendiendo opresión financiera como el traspaso del dinero de los ahorristas y los trabajadores a los bolsillos de los banqueros de Wall Street. Si eso empieza a desenmarañarse de manera beligerante, si el genio sale de la lámpara, tendrá lugar el desplome del mercado de deuda que llevo pronosticando erróneamente durante cinco años”.

“Quién sabe si no se está acercando el apocalipsis obligacionista que tanto tiempo llevamos esperando”, agrega el presentador.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: