Policías del represor Aureoles están entrenados para matar mediante la represión y si quedas vivo pues la cárcel: Maestra

Publicado el octubre 19, 2017, Bajo Derechos Humanos, Autor LluviadeCafe.


REVOLUCION 3.0
“En Michoacán se vive una ola represiva contra los normalistas. Pareciera que Silvano Aureoles está más preocupado por combatir y oprimir a los estudiantes que a los grupos delincuenciales que controlan uno de los estados más peligrosos del país.Para la violencia pareciera que no hay gobernador, pero nada más salen a protestar los normalistas y ahí sí, que se vaya toda la represión de las fuerzas de seguridad contra esos delincuentes. Porque así es como los hace parecer.

Si bien es cierto que la violencia no es la vía, cuándo se ha visto un operativo así, donde la policía se enfrente a los grupos delictivos, a esos que tienen asolados a las comunidades rurales. Pues no, porque esos son intocables. Da la impresión que Silvano ‘los atiende’ mejor a ellos que a quienes le dieron el voto y le pagan el sueldo de impuestos que no sirven para nada en materia de seguridad”, comenta a Revolución TRESPUNTOCERO la maestra Rosa, quien prefirió omitir sus apellidos por seguridad.

La semana pasada se denunció que “nuevamente se perpetraron una serie de acciones represivas contra estudiantes de la Escuela Normal Rural Vasco de Quiroga, en Tiripetío, Michoacán, y activistas comunitarios por parte de elementos de la Policía Estatal”.
De acuerdo con el Frente por la Libertad de Expresión y la Protesta Social (FLEPS), “primero sufrieron agresiones integrantes del Movimiento Ciudadano en Defensa de la Loma (MCDL), perpetradas en un operativo del que resultaron dos personas detenidas de manera arbitraria.

Luego se conoció del uso excesivo de la fuerza pública en contra de normalistas que se manifestaron para exigir la liberación de sus compañeros estudiantes el día 15 de octubre, de lo cual resultó la detención arbitraria de 65 personas, así como varias heridas”.

El pasado 10 de octubre integrantes del MCDL, principalmente mujeres, niñas, niños y personas adultas mayores, realizaron una manifestación para exigir la evaluación de los daños en las casas y escuelas ocasionados por las explosiones que la empresa PROACON-ALDESA ha estado detonando para la construcción del Ramal Camelinas.
Alrededor de las 19:30 horas, tras aproximadamente cinco horas de manifestación pacífica, llegó un comando de 80 elementos de la UROP (Unidad de Restablecimiento del Orden Público) a reprimir violentamente y disolver la manifestación. En medio de estos actos, un grupo de sujetos vestidos de civiles sometió al activista Carlos Olivares Valencia.

A quien le quitaron el teléfono celular, ya que se dieron cuenta que tenía ahí el registro fotográfico de la manifestación, para después subirlo a una camioneta blanca sin placas. Dentro del vehículo, Carlos fue continuamente golpeado, insultado y amenazado, es decir víctima de tortura física y psicológica, según documentó otro miembro del MCDL, Hugo Salas.

Hasta ahora, a pesar de las irregularidades y violaciones a sus derechos, ambos continúan bajo proceso por el delito de “ataque a las vías de comunicación”, aunque las detenciones arbitrarias y la violencia ejercida sobre ellos resulta evidente.

“Cuando un comando de la policía llega a una manifestación y es en Michoacán, no importa que tan pacifica es, si estás sentado en silencio o caminando mientras se gritan consignan, ya se sabe que llegando ellos vas a llevarte unos cuantos golpes por decir lo menos o te levantaran, te darán vueltas un rato mientras te torturan y te meten miedo y ya después, si no te desaparecen te culparan lógicamente de ‘ataque a las vías de comunicación’, ese es precisamente el modus operandi de las policías comandadas por el represor mayor de la entidad, Aureoles”, señala la maestra.
En tanto, tres días después, el 13 de octubre, acompañados de estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, normalistas de Tiripetío se encontraban realizando boteo con el fin de obtener recursos para una movilización a realizarse el día 15 del mismo mes, en conmemoración de la represión que sufrieron en la misma fecha en 2012.

Cuando se encontraban realizando esta actividad, en la carretera Siglo XXI, policías estatales procedieron a detener a seis personas presuntamente por secuestrar camiones, según versiones de medios locales.

A raíz de estos hechos, el 15 de octubre alrededor de 300 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Tiripetío se manifestaron a las afueras de las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Michoacán (PGJE) para exigir la liberación de sus compañeros.
Como respuesta, la Policía Estatal desplegó un operativo con 200 elementos que persiguió y agredió a los estudiantes manifestantes, haciendo uso de gas lacrimógeno y deteniendo a 65 personas de manera arbitraria.

Ante esto, el Frente por la Libertad de Expresión y la Protesta Social (FLEPS) rechazó “la serie de hechos que violan los derechos a la libertad de expresión, a la libertad de tránsito, a la libertad, a la integridad y a la seguridad jurídica, de los estudiantes normalistas de Tiripetío y de integrantes del MCDL.

Vemos con preocupación que se esté utilizando de manera sistemática a la fuerza pública para reprimir a estudiantes y activistas: recordamos las violaciones graves a los derechos humanos perpetradas el pasado 21 de junio, especialmente contra Gael Solorio Cruz, quien resultó gravemente herido por una bala perteneciente a los elementos de la Policía Estatal de Michoacán”.
En tanto la maestra señala, la violencia contra los activistas también se ha hecho presente, se ha creado una ola de odio contra todo aquel que ose a siquiera abrir la boca, ya no hablemos de gritar. Se habla que Moreno Valle era un represor, pues no sabemos hasta donde Aureoles lo supere. Sus policías pareciera están entrenados para matar mediante la represión y si quedas vivo pues la cárcel.

“Y los estudiantes que tienen en la sangre la lucha social, pues contra quienes se ensaña, no hay evidencias que realmente hubieran estado atacando a la paz pública, pero de hacerlo, sigue sin explicarse la tortura ejercida por las policías. Entonces no queda más que reconocer que es la manera en que busca acallar, vía violencia”, puntualiza Rosa.

El FLEPS exigió este miércoles al Gobierno de Michoacán el cese de las agresiones y de las detenciones arbitrarias en contra de las personas que se manifiestan en la entidad y a la Procuraduría General de Justicia del Estado que garantice investigaciones imparciales, así como la garantía a los derechos a la protesta social y a la libertad de expresión.
Asimismo, exigieron que el estado de Michoacán sancione a las personas que participaron en las detenciones arbitrarias de los estudiantes de Tiripetío y del MCDL, y que cumpla con la obligación que tiene de garantizar de manera plena el derecho a la educación, partiendo del diálogo con los estudiantes normalistas, a favor de satisfacer sus necesidades y las de su escuela, así como la resolución de las peticiones del MCDL.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: