Diputados mexiquenses avalan deuda por 6 mil 400 mdp y “salario rosa” a 111 mil mujeres

Publicado el noviembre 30, 2017, Bajo Noticias, Política, Autor @Sociologuito.


POR VENERANDA MENDOZA , 29 NOVIEMBRE, 2017

TOLUCA, Edomex. (apro).- La Legislatura mexiquense aprobó en comisiones, por mayoría de votos y en apenas una semana, el Paquete Fiscal Estatal 2018, con ajustes que implicaron alrededor de mil 500 millones de los 280 mil 422 millones de pesos previstos en ingresos y egresos.

El dictamen, que será ratificado en el pleno este jueves 30, autoriza al gobierno del priista Alfredo del Mazo a contraer una nueva deuda por al menos 6 mil 400 millones (3 mil 400 millones del sector central y 3 mil millones para el sector auxiliar) más una cantidad, “a través de cuya suma el saldo de la deuda pública del gobierno del estado al cierre de 2018 no exceda de 60% de la suma de las participaciones, ingresos propios y Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEF)”.

En contra del proyecto del Ejecutivo mexiquense votó Morena.

El diputado morenista Marco Antonio Ramírez advirtió que el Paquete no genera esperanza para resolver las demandas de los mexiquenses, pues 183 mil 402 millones (65% del total) serán destinados a gasto corriente, y 10 mil 807 millones a la amortización de la deuda y la disminución de pasivos.

En contraste, destacó, sólo 86 mil 213 millones se encaminarán a inversión y obra pública, salud, educación y seguridad.

Además, acusó, se mantendrán vigentes privilegios salariales como bonos y gratificaciones, “con el aparente candado de la suficiencia presupuestal”.

Ramírez Ramírez señaló que el presupuesto del año próximo se construyó con base en una “estrategia electorera”, pues el salario rosa será “la organización de un ejército de operadoras y simpatizantes del partido en el poder para competir en las elecciones del próximo año”.

También recriminó que Del Mazo Maza comprometió en campaña un gobierno cercano a la gente, pero destinará mil 778 millones de pesos para la gubernatura, y apenas asignó 238 millones a los pueblos indígenas, y ni siquiera prevé recursos para los migrantes mexiquenses repatriados a causa de las decisiones del presidente estadunidense Donald Trump.

Los mexiquenses, dijo, requieren un severo y radical recorte del gasto corriente y el adelgazamiento del aparato público.

El perredista José Antonio López Lozano confió en que todas las bancadas mostraron sensibilidad política para incrementar la propuesta del Ejecutivo en cien millones de pesos para seguridad pública, 55 millones a la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, 50 millones a la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem) y 50 millones para la Universidad Autónoma estatal (UAEMex), como lo planteó su bancada.

El panista Raymundo Guzmán destacó que además se agregaron sus propuestas para aumentar en 800 millones los recursos para la UAEMex, más de 700 millones (17.32%) al sistema anticorrupción; más de 11% a transparencia, y a seguridad 23.39% –3 mil 393 millones de pesos–, al tiempo que a la preservación de la mariposa monarca se etiquetaron más de 3 millones, más de 2 millones a la preservación del Nevado de Toluca, y el Fondo de Fortalecimiento Municipal (FEFOM) crecerá de 2 mil 100 millones a 2 mil 300 millones.

El salario rosa, lamentó, apenas alcanzará para dar un paliativo a 111 mil mujeres beneficiarias que no representan la totalidad de quienes viven en pobreza (4 millones 200 mil).

Los recursos incrementados se tomarán de los presupuestos del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), gubernatura y la Secretaría de Finanzas, y de un nuevo impuesto al alcohol equivalente a 5% de su costo, promovido por el Partido del Trabajo (PT).

El petista Carlos Sánchez aseguró que el dictamen fue resultado de un trabajo arduo en el que todas las fracciones hicieron propuestas, y alertó que nunca un presupuesto dejará a todos satisfechos.

No obstante, apeló a una reingeniería financiera; un trato adecuado, ordenado y mucha disciplina para el buen manejo del endeudamiento y para evitar la quiebra del estado, en virtud del ajustado presupuesto del año próximo.

“Sería una cobardía manejar los recursos mal, cuando el país y el estado se ven muy complicados por los sismos de septiembre pasado: o se hace un buen manejo financiero y se olvida el carácter electoral, o se falta a la confianza de los mexiquenses”, advirtió.

El priista Rafael Osornio aseguró que el año próximo habrá recursos adicionales por 2 mil 296 millones para adquirir medicamentos, contratación de servicios médicos y seguro popular, mientras en educación el aumento será de 90 mil millones en relación con 2017.

Aquiles Cortés, coordinador de Nueva Alianza (Panal); el priista Miguel Sámano, y Anuar Azar, coordinador del PAN, aseguraron que el dictamen es resultado de un arduo trabajo de consenso.

El perredista Javier Salinas destacó que, al restar el índice inflacionario, el crecimiento de recursos públicos será prácticamente nulo, y advirtió que la administración estatal está obligada a bien emplear los 30 mil millones de pesos que se prevén en excedentes en 2017.

También anticipó que los recursos federales crecerán el año próximo en 12 mil millones para la entidad (representarán más de 198 mil millones), lo que implica una dependencia económica de 71%, y se traducen en “apoyos que el gobierno de Enrique Peña dará a nuestro estado para apuntalar las aspiraciones del PRI en las elecciones del año que viene”.

Azar Figueroa agregó que el PAN no permitirá que los recursos públicos se utilicen con fines electorales; de ser el caso, adelantó que denunciará ante las instancias correspondientes.

proceso.com.mx

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: