El hombre que impone el salario gana 173 mil al mes, llegó con CSG y nunca ha revelado su riqueza

Publicado el diciembre 2, 2017, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.


SINEMBARGO
Estos son sus números: 173 mil pesos de salario bruto, 26 años en la presidencia de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) y cero propiedades públicas declaradas ante los ciudadanos. Es Basilio González Núñez, el funcionario más veterano de México quien no ha logrado que el mínimo llegue a un nivel de bienestar, pero sí ha logrado mantener oculta su fortuna.

El hombre que ha negociado con cinco Presidentes de la República, 11 Secretarios del Trabajo, que trabajó durante el salinismo y luego con el zedillismo al tiempo de la crisis financiera de 1995; el contemporáneo de los asesinatos del candidato y secretario general del PRI, Luis Donaldo Colosio y Francisco Ruiz Massieu, así como la muerte del octogenario dirigente de la Confederación de Trabajadores de México, Fidel Velázquez Sánchez; jamás ha aceptado hacer públicos sus bienes patrimoniales.

Durante el peñanietismo, el salario bruto de Basilio González Núñez se ha mantenido prácticamente igual: en 2014 era de 173 mil 466 pesos, en 2015 fue de 173 mil 436, en 2016 fue también de 173 mil 436. Es decir, sólo durante esta Administración ha percibido más de diez millones de pesos.

Es una incógnita si Basilio González Núñez ha adquirido casas, automóviles, obras de arte, joyas o relojes en las casi tres décadas en que ha ocupado el despacho principal de la Conasami en la Avenida Cuauhtémoc de la antigua colonia Doctores de la Ciudad de México. Lo es también si ha ahorrado su dinero en inversiones en cuentas bancarias. En el cúmulo de declaraciones patrimoniales que está obligado a presentar ante la Secretaría de la Función Pública (SFP) siempre ha suscrito que no está de acuerdo en hacer público su patrimonio.

No hacer públicos los bienes es un derecho estipulado en el artículo 40 de la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos. Basilio González Núñez no ha variado jamás en atenerse a ese precepto legal. En las 16 declaraciones patrimoniales que aparecen en el portal de Declaranet de la SFP no hay ningún bien acreditado bajo su nombre.

Con 73 años de edad, Basilio González Núñez –el hombre que cada año fija el salario mínimo- ha logrado permanecer en esa comisión creada en 1962, pero reformada en 1987 cuando desde el Gobierno del entonces Presidente, Miguel de la Madrid Hurtado, se impulsó un pacto económico con los sectores laboral y empresarial para frenar la inflación.

Cada año, la Conasami instala una sesión ordinaria en la que, con base en estudios debate cuál debe ser la remuneración mínima de los trabajadores. Pero, en los últimos quince años, el salario se ha fijado de acuerdo con la Inflación estimada por el Banco de México, un promedio de 20 pesos anuales.

Así ocurrió el pasado 21 de noviembre un alza al salario mínimo. Pero como si se tratara de un guión, repetido cada año desde 1991, el incremento fue menor al requerido para cruzar hacia la línea de bienestar. El Consejo de Representantes de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) determinó que a partir de diciembre de 2017, el Salario Mínimo General subirá de 80.04 pesos a 88.36 pesos diarios, un aumento de 10.4 por ciento.

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) indica que la mitad de la población ocupada en el país sólo gasa hasta dos salarios mínimos. La cifra de trabajadores que ganan uno o hasta dos salarios mínimos y también aquellos que no reciben ingresos por su actividad, ascendió 24.5 millones, el 47 por ciento de la población ocupada durante el cuarto trimestre del año pasado.

Pese al llamado internacional y nacional, la Conasami aprobó un aumento de solo 8 pesos al salario mínimo. Foto: Armando Monroy, Cuartoscuro

En 2014, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó que de 2001 a 2014, la Conasami había gastado 539 millones 600 mil pesos en 144 estudios socioeconómicos en los cuales se sustentaría el debate de la fijación anual del salario mínimo, pero ninguno reflejaba una metodología para la determinación de ese referente. “En los estudios realizados no se refleja una metodología para la determinación del monto de los salarios mínimos, ni los factores a considerar para el incremento del mismo; tampoco se identificó la realización de estudios para analizar el presupuesto indispensable para la satisfacción de necesidades de cada familia, y las condiciones de vida de los trabajadores del salario mínimo”, indicó la ASF.
Cuando tomó el encargo de la Conasami, Basilio González Núñez no estaba titulado. Pasaron diez años para que se licenciara en Economía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), de acuerdo con una búsqueda en el Registro Nacional de Profesiones de la Secretaría de Educación Pública (SEP). Su tesis fue “La concertación social en México”, un documento de 70 cuartillas en el que uno de los capítulos se refiere al salario mínimo como resultado de ese proceso que implicaba la contención de la economía de México.

En la última década, la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) han pedido la desaparición de la Conasami, por considerarla rebasada y obsoleta. El último intento para su extinción lo hizo en agosto pasado el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, a través de una carta enviada a los coordinadores parlamentarios de todos los partidos en la Cámara de Diputados. Pero la Conasami se ha quedado y con ella, su presidente.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: