Y los trabajadores que ganan el mínimo crecen: ya son más de siete millones

Publicado el diciembre 6, 2017, Bajo Noticias, Autor MonaLisa.


Trabajadores del IMSS reprueban gestión de Peña en San Lázaro. Foto: Hugo Cruz

También te recomendamos:
* Gobierno peñista: La austeridad dorada
* Peña incumplió su promesa: no se bajó el salario

Conforme avanza el sexenio, la cantidad de mexicanos que ganan un salario mínimo creció, mientras que los trabajadores que ganaban más que éste son menos.

POR ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA, CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- 6 DICIEMBRE, 2017

El pasado 21 de noviembre, el presidente de la República celebró que la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) haya aprobado un incremento al salario mínimo general, que pasará de 80.04 pesos a 88.36 pesos. La medida, que entró en vigor el pasado viernes 1 –cuando se cumplen cinco años del gobierno peñanietista– fue calificada como un “incremento importante” por el mandatario en su cuenta de Twitter:

“Celebro que hoy la Conasami acordó un importante aumento al salario mínimo de 2018. En esta administración, el salario mínimo se ha recuperado 20% en términos reales.”

Sin embargo, el Anexo Estadístico del quinto informe de gobierno –que incluye los datos oficiales que llevan como fuente al Instituto Nacional de Geografía y Estadística– exhibe en su página 136 que en 2012, cuando inició la actual administración, había 6 millones 756 mil personas que ganaban un salario mínimo. Para el segundo trimestre de este año, al cierre de junio, en el país había 810 mil personas más cuya remuneración se establecía en el mínimo, con lo que ahora son 7 millones 566 mil las que perciben ese salario.

También te recomendamos:
* Gobierno peñista: La austeridad dorada

* Peña incumplió su promesa: no se bajó el salario

El ensanchamiento de quienes ganan menos es notorio también en el siguiente rango estadístico, es decir, el de las personas que ganan entre uno y dos salarios mínimos: al cierre de 2012 había 11 millones 476 mil en esa condición de ingreso, y ahora son 14 millones 119 mil; esto es, una diferencia de 2 millones 643 mil personas.

Esos, los dos rangos más bajos de ingreso que se contabilizan en México, en conjunto crecieron 3 millones 453 mil personas.

A partir de estas cifras el desplazamiento es evidente, considerando que los datos oficiales estiman que en lo que va del sexenio se han generado 1 millón de nuevos empleos. Es decir, la mayoría de los que ahora ensanchan las estadísticas de los que ganan menos, antes ganaban más.

De acuerdo con el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), el ingreso mínimo para alcanzar la llamada línea de bienestar es de 95.24 pesos diarios. Para ello, el incremento al salario mínimo hubiera tenido que ser de 15.20 pesos y no de 8.32 pesos.

Hasta el próximo 30 de noviembre, los mexicanos con salario mínimo ganan 2 mil 401 pesos mensuales. Con el aumento percibirán 2 mil 650 pesos al mes.

A diferencia de los sindicatos oficialistas que legitimaron la medida, sectores académicos y de la sociedad civil, e inclusive la Confederación Patronal Mexicana (Coparmex) criticaron el incremento celebrado por Peña Nieto, pues lo consideran insuficiente. Si bien la Coparmex lo calificó como un avance, dijo que es “limitado” porque sólo cubre 92.76% de lo requerido para alcanzar la Línea de Bienestar Mínima.

Más aún, el organismo empresarial cuestionó el hecho de que la política de generación de empleos peñanietista sólo establezca como meta conseguir un millón 200 mil puestos anuales, y no que éstos sean de calidad.

En el mismo Anexo Estadístico del quinto informe es posible advertir que el único rango que registró una variación mínima es el de los trabajadores que perciben de dos a tres salarios mínimos, que en 2012 se estimaba en 10 millones 759 mil personas, y ahora en 10 millones 940 mil. Es decir, se trata de las personas que ganan cada día entre 160.08 pesos y 240.12 pesos, o bien que viven con menos de 7 mil 203 pesos mensuales.

Sin embargo, los rangos de mayor ingreso se redujeron de manera considerable. De acuerdo con el mismo documento, al iniciar el sexenio había 7 millones 429 mil personas que ganaban de tres a cinco salarios mínimos; ahora son 6 millones 555 mil. Esto es que, en lo que va del sexenio peñanietista, 874 mil personas dejaron de ganar entre 240 pesos diarios y 402 pesos al día, esto es, quienes ganan entre 7 mil 203 pesos y 12 mil pesos mensuales.

Las estadísticas en México dejan abierta una brecha al infinito para los altos ingresos, pues sólo contabilizan hasta las personas que ganan más de cinco salarios mínimos; así que en ese rango caben, como ricos, quienes ganan poco más de 12 mil pesos, lo mismo que el presidente Enrique Peña Nieto, que percibe 209 mil pesos mensuales, o inclusive un magnate como Carlos Slim o cualquiera de la veintena de mexicanos de la lista de millonarios del mundo de la revista Forbes.

Ese amplio rango también disminuyó en el sexenio. Al cerrar 2012, cuando Peña Nieto inició la administración, había 3 millones 499 mil personas que ganaban más de cinco salarios mínimos. Ahora son 2 millones 777 mil, lo cual significa que 722 mil personas dejaron de estar entre las mejores pagadas de México.

Este reportaje se publicó el 3 de diciembre de 2017 en la edición 2144 de la revista Proceso.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: