Con la constitucionalidad de la Ley de Seguridad podremos ser desaparecidos, masacrados y torturados, sin que esto sea un problema en el México gobernado por el priismo

Publicado el enero 5, 2018, Bajo Derechos Humanos, Autor LluviadeCafe.


REVOLUCION 3.0
Emma Martínez
“Desde antes que se promulgara la Ley de Seguridad, cuando las protestas estaban en auge y los organismos internacionales la rechazaron, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, advirtió que procedería si se continuaba con su promulgación, porque era inconstitucional. A casi quince días es un órgano silente.Es una verdadera vergüenza el cinismo con el que se maneja el máximo defensor de los Derechos Humanos, que ante este tipo de silencios sólo podemos acertar a decir que no existe autonomía, que está de parte de la derecha priista y de Peña Nieto o que le tiene miedo al gobierno.

Porque la reacción tan anunciada debió haber sido inmediata. No podemos entonces confiar en que nuestros derechos humanos puedan ser protegidos por la CNDH cuando la misma Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), exhibe que ni siquiera los que cuestionaron y pueden impugnar la ley lo han hecho, es una humillación más para el pueblo, sin duda alguna”, declara a Revolución TRESPUNTOCERO la derechohumanista Andrea Santiago.

Esta semana, Luis María Aguilar Morales, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), dijo que “a 12 días de haber sido promulgada, la Ley de Seguridad Interior —que regula la actuación de las Fuerzas Armadas en el territorio nacional— no ha sido impugnada”.

Cabe resaltar que, tanto la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) como los legisladores tienen como plazo hasta el 22 de enero para presentar las acciones de inconstitucionalidad que anunciaron contra la Ley de Seguridad Interior.

Hasta ahora, el único ministro que se ha pronunciado sobre la inconstitucionalidad de la presencia de las Fuerzas Armadas en labores de seguridad pública es José Ramón Cossío Díaz. En agosto de 2012, al argumentar sobre los alcances del fuero militar, Cossío explicó que “las Fuerzas Armadas no están para tareas de seguridad”.

Sostuvo que “si no existe una situación en que se haya declarado la guerra, suspendido las garantías o se haya hecho una declaración expresa del Ejecutivo no debe disponerse de las Fuerzas Armadas.

Creo que el Ejército no está para cumplir funciones de seguridad pública en términos de la Constitución. Entiendo que todo el sistema de seguridad pública está construido a partir de servicios de policía, no a partir de servicios de los miembros de las Fuerzas Armadas”, señaló.

Sobre el tema, Nadin Reyes, fundadora y coordinadora del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos Hasta Encontrarlos, comentó a Revolución TRESPUNTOCERO que, “como familiares de víctimas de desaparición forzada y que hemos padecido estos crímenes sí es una preocupación más.

Porque se continuará con la impunidad que ya habíamos venido denunciando y la que ha mantenido al ejército sin castigo desde hace décadas, no es de ahora. Bien sabemos que los militares han estado involucrados en la comisión de varios crímenes de lesa humanidad, principalmente en el tema de desaparición forzada y no ha habido un solo militar que haya sido enjuiciado y castigado por estos crímenes que se han cometido”.

Ahora con esta implementación de la Ley de Seguridad y con la Ley de desaparición forzada, que también en ésta se protege a altos mandos en la comisión de crímenes, por lo que la preocupación se incrementa, se reafirman nuestras denuncias de los crímenes que han cometido las fuerzas armadas, cuando están realizando funciones para las que no están capacitados, indica Reyes.

“Hemos visto ya las graves consecuencias del ejército en las calles, es decir más de 150 mil personas que han sido asesinadas que fueron producto también de esta supuesta guerra en contra del narco que se lanzó con Calderón y que el pretexto que ellos argumentaron fue que contrarrestarían a la delincuencia organizada.

Vimos que sucedió todo lo contrario. Las consecuencias son más desapariciones forzadas, miles de personas que fueron ejecutadas, torturadas. La Ley solamente les dará más manga ancha sobre lo que ya hacen pero ahora los protegerán porque será legal. Se les está dotando de mayor impunidad. Con los legisladores nos quedó claro que no están ahí para legislar en beneficio de la sociedad sino más bien para proteger a altos mandos militares”, sentencia Reyes.

Para Santiago, la Ley de Seguridad, lamentablemente sí la dejará pasar la SCJN, las violaciones a derechos humanos serán constitucionales y cuando se busque rechazarla en las calles, tal vez paradójicamente sea el momento en que el ejército estrene su poder y reprima a los manifestantes. Porque en México quienes ostentan el poder para proteger y cuidar el bienestar de los ciudadanos, no solamente nunca lo hacen, sino son los propios verdugos de los mexicanos.

La defensora de derechos humanos, mencionó que por ahora el pueblo está atado de manos y a expensas que algún órgano capacitado para ello, impugne la constitucionalidad, “porque esperar a ver si la CNDH lo hace, será inútil y desesperante. Pareciera ser que estamos asistiendo a un show donde los mexicanos nos creemos defendidos y en realidad solamente, en este caso, están dejando correr el tiempo, que se pierda el interés en el tema para dar paso a su constitucionalidad, así podremos ser desaparecidos, masacrados, torturados, sin que esto sea un problema en el México gobernado por el priismo”.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: