Dueño de Cinépolis niega negocios con EPN, pero recibió casi 93 mdp de su gobierno

Publicado el mayo 30, 2018, Bajo Noticias, Opinión, Política, Autor Gloriamlo.

cinepolis y las elecciones
Por: Redacción (@revistapolemon)

30 de mayo de 2018.- Tras las críticas que Andrés Manuel López Obrador hizo a la cúpula empresarial, el presidente del Consejo Mexicano de Negocios (CMN), Alejandro Ramírez Magaña, negó en entrevista con Denise Maerker haber sostenido una reunión con el candidato de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, y también aseguró no tener negocios con el actual gobierno federal.

“Yo no le vendo absolutamente nada al gobierno, no tengo ningún negocio con el gobierno”, afirmó. Además dijo sentirse “muy agraviado” por las afirmaciones del candidato presidencial de Morena.

No obstante, los argumentos declarados por Ramírez Magaña no coinciden con los datos que el Portal de Obligaciones de Transparencia presenta, así como con los reportes de gastos de comunicación social de las dependencias y entidades del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Una revisión realizada por Julio C. Roa, para Proceso, demostró que la empresa líder empresarial Comercializadora Publicitaria TIK, S.A de C.V, filial del grupo Cinépolis, recibió al menos 31 contratos con la actual administración federal por una cantidad total de 59 millones de pesos.

Además, al realizar una investigación más profunda basada en los datos del gasto en publicidad oficial del periodo 2013-2017 indica que la cantidad pagada a la filial de la empresa de Ramírez Magaña se dispara a 92 millones 769 mil pesos.

Proceso señala que, entre los contratos celebrados entre la filial de Cinépolis y el gobierno federal destaca el realizado con el Consejo de Promoción Turística (número 44/2016), que tenía como objetivo “La contratación de espacios publicitarios en complejos cinematográficos de Cinépolis, para la implementación de las campañas institucional y cooperativas del CPTM en el mercado nacional”, por un monto de 12.5 millones de pesos.

Dicho contrato, al igual que otros 30 registrados en el Portal de Transparencia, fueron entregados por asignación directa, una práctica muy común en el gobierno de Peña Nieto, pues se repite en siete de cada 10 contratos celebrados entre su administración y un grupo de más de mil empresas, según indicó un estudio hecho por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Dicho estudio, titulado “El Índice de Riesgos de Corrupción: el Sistema Mexicano de Contrataciones Públicas”, señala que “a mil empresas se les asignó por adjudicación directa el 71% de los contratos”, obstaculizando la competitividad. Añade que bajo este método fue entregado 31% de los 2.3 billones de pesos que se contrataron entre enero de 2012 y julio de 2017.

Artículo completo en polemon.mx

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: