Sin control el desvío de recursos en los gobiernos estatales

Publicado el junio 18, 2018, Bajo Noticias, Autor @gabriel_Mzuma.


El incremento sostenido en la detección de irregularidades que ha realizado la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en el ejercicio de las partidas federalizadas realizadas por los gobiernos estatales tiene como fondo la pretensión de manipular esos recursos con fines electorales, advierten especialistas en temas de corrupción y transparencia. El cobijo mutuo que realizan los partidos es a sabiendas de que estas prácticas se realizan con independencia del signo político del gobierno que se trate.

Alex García y Mariana Campos, de la organización México Evalúa, e Isaak Pacheco, de Ethos Laboratorio de Políticas Públicas, advierten que las contralorías de las entidades tienen menor capacidad de gestión, y sostienen que el propio gobierno federal sigue enviando de forma inercial grandes cantidades de dinero a varios estados, a pesar de que éstos no comprueban tener un gasto eficiente de los recursos.

Auditorías subordinadas

Destacaron que la alta incidencia de desvíos en los gobiernos estatales obedece en buena medida a la falta de controles económicos adecuados a escala local, pero también a la discrecionalidad con que son enviados los recursos desde el gobierno federal. En paralelo, las auditorías locales suelen estar subordinadas y con un reducido margen de independencia con respecto de los gobernadores.

Como no hay una adecuada regulación, existe una entrega discrecional de fondos por conducto del Ramo 33, que se presta al uso por simpatía o antipatía política. Ese sistema de premios y castigos a los estados no es funcional, porque estamos incrementando la cantidad de recursos que les damos sin considerar su mal comportamiento en la ejecución del gasto, indicó Campos.

A lo anterior se suma el hecho de que los partidos no proceden legalmente cuando detectan los malos manejos de otros institutos políticos, porque al final de cuentas saben de la pata que cojean ellos mismos y persiste la idea de ‘tapaos los unos a los otros’, indicó Pacheco.

Los expertos entrevistados coincidieron en señalar que otro de los factores que propician los malos manejos de dinero es que las regulaciones y los contrapesos de las contralorías y auditorías de este nivel de gobierno son más débiles.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: