Palabras de Andrés Manuel López Obrador | Plan de Apoyo: Agua para Nuevo León

Publicado el agosto 14, 2022, Bajo AMLO, Autor Pepe Garduño.

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Amigas, amigos de Nuevo León:

Me da mucho gusto estar con ustedes y participar en este acuerdo entre la federación y el gobierno del estado de Nuevo León.

Iniciamos tarde, y ofrezco disculpa, porque el general Sandoval me llevó a conocer la Casa Blanca, es una casa llena de historia. Cicerón decía que la historia era la maestra de la vida y a mí me importa mucho la historia porque, como todos sabemos, quien no sabe de dónde viene difícilmente va a saber hacia a dónde va.

Esa es una historia extraordinaria, porque se enfrentó una crisis a principios de los años 30 del siglo pasado, el famoso crack económico. Y en Estados Unidos iniciaba el gobierno del presidente Franklin Delano Roosevelt y, a pesar de enfrentar una situación muy complicada en lo económico, el presidente Roosevelt tuvo el talento, la capacidad para reactivar la economía, crear empleos y devolverle la confianza a su pueblo. Un gran presidente de Estados Unidos.

Coincidió que en México era presidente el general Lázaro Cárdenas y se llevaron a cabo reformas profundas, sobre todo lo que tuvo que ver con la expropiación del petróleo en 1938. Y el presidente Roosevelt tuvo consideraciones para entender la circunstancia de México y respetar la decisión soberana que había tomado el presidente Cárdenas.

Nos ayudó mucho también que en ese entonces era embajador Joseph Daniels, embajador de Estados Unidos en México, que se había desempañado como secretario de Marina de Estados Unidos como dos décadas antes y había sido jefe del presidente Roosevelt. De modo que cuando el presidente Roosevelt llega a la Presidencia, a su antiguo jefe lo designa embajador de Estados Unidos en México.

Y este embajador, Daniels, era un hombre extraordinario, muy sensato y eso ayudó a que, a pesar de esa circunstancia tan complicada, se mantuvieran buenas relaciones entre el gobierno de Estados Unidos y el gobierno de México.

Es tan importante esto que, cuando Estados Unidos decide participar en la Segunda Guerra Mundial, al poco tiempo el gobierno de México, ya estando Manuel Ávila Camacho en la Presidencia, también se adhiere y participa como aliado de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial.

Pero no sólo fue esa la relación. de cooperación, de amistad, de solidaridad, sino que con la guerra muchos estadounidenses tuvieron que dejar sus hogares, sus actividades económicas, y hacían falta brazos, fuerza de trabajo, porque se fueron muchos estadounidenses a la guerra y se necesitaban trabajadores.

Por eso es que se da el encuentro aquí en abril de 1943 entre el presidente Roosevelt y el presidente Ávila Camacho, y se firma aquí en Monterrey el programa Braceros, para legalizar la entrada de trabajadores de Estados Unidos y ayudar a las actividades agrícolas, a la construcción del ferrocarril en Estados Unidos.

No se había dado un encuentro entre presidentes desde los tiempos de Porfirio Díaz, desde 1909, que se encontró Porfirio Díaz con Taft en El Paso, Texas y en lo que es Ciudad Juárez, 1909, hasta 1943.

Entonces esa Casa Blanca es historia y nos enseña o la lección más importante es que debemos de procurar siempre mantener relaciones de cooperación, respeto a nuestras soberanías y de amistad entre los pueblos de Estados Unidos y México, y desde luego, procurar resolver de manera pacífica y mediante el diálogo todas las diferencias, no pelearnos con el gobierno de Estados Unidos.

Yo le he expresado al presidente Biden que ya no aplica aquella frase atribuida a Porfirio Díaz según la cual pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos. Le he dicho al presidente Biden que ahora podemos decir: Bendito México tan cerca de Dios y no tan lejos de Estados Unidos, y eso tiene que ver con el desarrollo de esta región.

Samuel expresó, aunque no lo interpretaron bien, de que Monterrey y la zona metropolitana estaba siendo víctima de su propio éxito. Y es cierto, la falta de agua está vinculada al crecimiento de Monterrey, de Nuevo León, que demanda de mucha agua, porque no sólo son las industrias que tienen mucha vinculación con Estados Unidos, sobre todo a partir del tratado, sino que llega mucha gente a buscar trabajo, a buscarse la vida, a trabajar honradamente y ha crecido mucho la población y desde luego el consumo de agua

Y hay que atender el problema, hay que, primero, como lo está haciendo Nuevo León, como lo está haciendo el gobierno de Samuel, tener un plan. Hay que ordenar el desarrollo, no se puede pensar nada más en el crecimiento porque eso conduce a la anarquía, se requiere que haya planeación para el desarrollo.

Y yo creo que esta situación que se está viviendo va a ayudar a que todos participemos y que cuidemos del agua, que tengamos más consciencia de la importancia de este recurso vital.

Nosotros vamos a apoyar, lo hemos hecho siempre, porque no se trata de gobernar con fines partidistas, es distinto el partido al gobierno. El partido, como su nombre lo indica, es una parte; el gobierno representa a todos. Y tenemos que ponernos de acuerdo siempre en estos asuntos que son fundamentales, no puede haber banderías partidistas, sectarismos, tenemos que unirnos, sumar voluntades, sumar esfuerzos, sumar recursos.

Yo quiero agradecer el apoyo de empresarios, de profesionales de Nuevo León, que han estado ayudando.

Los técnicos de Nuevo León, que han estado haciendo propuestas, pues ellos fueron los que nos presentaron este plan que estamos aprobando y se va a iniciar pronto, de construir el acueducto de la presa de ‘El Cuchillo’ hacia Monterrey. Como Samuel lo mencionó, pues era un proyecto de más de 20 años, y los técnicos nos dijeron: ‘Esta es una opción, esta es una alternativa’, y mucha gente que ayuda en Nuevo León y en todo el país.

Quiero poner el ejemplo del arzobispo Rogelio Cabrera, que aquí nos acompaña. Me fue a ver —le ofrezco disculpas, arzobispo, por lo que voy a expresar, pero yo siempre digo lo que pienso y mi pecho no es bodega— me fue a ver, me pidió que lo recibiera, que tenía algo urgente que tratarme y platicamos, y me dijo en muy pocas palabras: ‘Se puede pensar que en Nuevo León y en Monterrey la gente tiene dinero y que no le falta nada, y que van a tener agua y sus necesidades, pero yo quiero que usted sepa de que en Nuevo León, en Monterrey hay colonias con gente muy pobre que no tiene servicios, que está padeciendo mucho’.

Y me dijo: ‘Yo estuve en Chiapas y hay pobreza, pero también hay colonias en Monterrey y en la Zona Metropolitana de Monterrey con muchas necesidades, con muchas carencias, con mucha pobreza’, y me pidió de que no dejáramos de ayudar a Nuevo León. Entonces, aquí estamos.

Y agregar que nos hemos llevado bien con el gobernador y, como ya lo expresé, estamos trabajando juntos en beneficio del pueblo, que eso es lo más importante.

De manera muy específica, concreta, creo que el acuerdo de construir el acueducto de la presa ‘El Cuchillo’ a Monterrey, el acueducto II, va a ayudar y tenemos todo para garantizar que se haga en poco tiempo.

¿Qué tenemos?

Bueno, ya se cuenta con el presupuesto, son alrededor de 10 mil millones de pesos, es una inversión, no un gasto, cinco mil millones aproximadamente aporta el gobierno del estado y cinco mil millones la federación, y ya tenemos el dinero.

Nos ayudó mucho a conseguir estos fondos el director de Banobras, Jorge Mendoza, que casualmente es paisano de ustedes, porque en las finanzas en la administración pública hay guardados, hay fondos, fideicomisos y nosotros ya tenemos comprometido el presupuesto y somos muy disciplinados en el manejo de las finanzas, no queremos endeudar al país, ni queremos gastar más de lo que tenemos de ingresos. Sin embargo, Jorge encontró un fondo de cinco mil millones, que no es crédito, sino es una aportación de la federación al estado.

Y, también, Nuevo León tenía un bono de alrededor de tres mil 500 millones disponible.

De modo que con esto hablamos de ocho mil 500 y sólo se van a necesitar y ya están autorizados créditos para el organismo de agua de Nuevo León por mil 500 millones de pesos, recuperables, porque se va a tener agua suficiente, estamos hablado de cinco mil litros por segundo.

Sin tomar en cuenta las otras acciones aquí expuestas por Samuel, ya con estos cinco mil litros por segundo tenemos garantizada agua para la zona metropolitana de Monterrey para ocho, 10 años hacia adelante.

Entonces, ¿cuándo vamos a iniciar esta obra, la construcción de más de 100 kilómetros de acueducto?

La semana próxima vamos a iniciar. Es una obra prioritaria que consideramos de seguridad nacional, de urgencia. Por lo mismo, vamos a ahorrar mucho tiempo en los trámites burocráticos, que son los que muchas veces retrasan las obras.

Se va a aplicar —y aquí está Roberto Salcedo, secretario de la Función Pública— se va a aplicar un mecanismo para tener tres responsables de la asignación de los contratos, tres entidades responsables:

El gobierno federal, un voto, que va a ser el del director de Conagua, Germán Martínez.

El gobierno del estado, un voto, el gobernador o quien él designe.

Y un tercer voto, Caintra, el presidente de Caintra o quien decida.

De modo que se presenta la semana próxima la licitación para la compra de la tubería. Aquí hay empresas que fabrican tubos en Nuevo León, y se reciben las propuestas, dos, tres, cuatro, cinco empresas, y ese comité de tres decide.

Lo mejor sería que decidieran por unanimidad, los tres, pero como no podemos esperar, con dos, vámonos, y se asigna.

Lo mismo para la adquisición de las bombas y lo mismo para la construcción del tramo de más de 100 kilómetros, procurar dividir en 10 los 100 kilómetros para que participen 10 empresas al mismo tiempo, del tramo 1 al tramo 10, y para el tramo 1 el mismo procedimiento.

¿Quiénes participan?

Se convoca, entregan sus propuestas y el comité decide. Y para el tramo 2, el tramo 3, y así.

¿Qué es lo que buscamos?

Que iniciemos, repito, la semana próxima, porque ya tenemos los recursos para dar los anticipos, y que terminemos a más tardar en nueve meses para que no vuelva a pasar lo que sucedió ese año en Monterrey y en la zona metropolitana, que no falte el agua.

Vamos a ayudar todos. Los ingenieros militares, como lo han expresado, van a estar a cargo de la gerencia del proyecto, supervisión, para avanzar.

Y va a ser fundamental la participación de las empresas. Por eso estamos proponiendo que sean empresas de Nuevo León, porque no es hacer una obra y en una de esas obtener mucha ganancia, no, es que los empresarios de Nuevo León, que se han caracterizado por su sensibilidad, vuelvan a demostrar que tienen dimensión social.

No quiere decir que no van a ganar, pero va a ser una ganancia razonable. Y sobre todo van a cumplir, porque no es un asunto nada más entre las empresas constructoras y los gobiernos, sino es un asunto de las empresas constructoras con los gobiernos y con el pueblo, que va a estar pendiente.

Cuando inauguremos el acueducto, ahí van a venir los nombres de las empresas. Y estoy seguro que no van a fallar porque va a estar también de por medio, así como vamos a reconocer la contribución, va a estar también de por medio la honorabilidad, el prestigio de la empresa. Nada de que es una empresa anónima y que no sabemos, y que ya se rescindió el contrato, y ahí quedó. No. Va a estar de por medio, repito, la honorabilidad, el prestigio de la empresa.

Y yo estoy seguro, absolutamente seguro, que todos van a cumplir en tiempo, en calidad, y va a ser una obra de todo el pueblo, en beneficio del pueblo de Nuevo León.

Eso es básicamente lo que nos convoca el día de hoy, el tomar esta decisión.

Informarle a la gente de que el gobierno que encabeza Samuel García Sepúlveda sí está atendiendo esta demanda, esta necesidad fundamental que representa el contar con agua, porque es terrible el no tener agua para uso doméstico, para lo básico; entonces, es un asunto que tiene que ver hasta con los derechos humanos. Entonces, todos, todos, tenemos que aplicarnos para salir adelante.

Y agradecerle mucho al pueblo de Nuevo León por su contribución al desarrollo de México, agradecerles a los empresarios, a las Iglesias.

Agradecerles a los trabajadores de este estado, que son ejemplares, que debemos siempre de tomarlos en cuenta porque, así como son importantes las empresas, son importantes y fundamentales los trabajadores.

Y agradecerle a toda la gente de Nuevo León por su solidaridad, por su apoyo, por su respaldo. Y decirles que no están solos, el gobierno nuestro, el gobierno que represento, todo el gabinete, va a estar pendiente apoyando al pueblo de Nuevo León.

Y agradecer a amigos, como Francisco Cervantes, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, que nos acompaña aquí.

No podría yo mencionarlos a todos, pero, la verdad, está muy bien representada la sociedad civil de Nuevo León.

Agradecerle a mi amigo Francisco González, que está aquí con nosotros y deseándole también que se recupere su esposa.

Y ayer me reuní, como tenía tiempo que no lo hacíamos, con Poncho Romo, y nos tomamos una foto y puse un mensaje: que cuando comenzamos… que la causa, ya sabemos, que es muy noble, muy buena. Es como las causas de El Quijote. Ya lo sabíamos, de que era servir, transformar, enfrentar adversidades, conseguir el bienestar de nuestro pueblo, ya sabíamos que la causa valía la pena, pero el futuro en aquellos tiempos era incierto.

Entonces, no es ningún reproche desde luego, pero fueron muy pocos, muy pocos los que decidieron apoyar esta transformación y uno de ellos fue Alfonso Romo, y ayer lo subrayé, y así otros en general.

Y ahora, como lo dije, como gobierno tenemos que atender a todos, escuchar a todos, respetar a todos, garantizar el derecho a disentir, porque nosotros lo que queremos es consolidar la democracia, dejar establecido un auténtico sistema político democrático que se arraigue el hábito democrático en nuestro país.

No aspiramos a una dictadura, al totalitarismo, no; queremos la democracia como forma de vida, como forma de gobierno. Entonces, eso implica garantizar las libertades, nada más que en ese horizonte de libertades y de democracia también, y eso puede ser nuestro distintivo como gobierno o lo que nosotros representamos, queremos darle atención preferente a los humildes, a los pobres; que haya democracia, que haya libertades, pero que también haya justicia, democracia con dimensión social. Por eso decimos: Por el bien de todos, primero los pobres, y eso es lo que estamos haciendo aquí, y eso es realmente.

La felicidad no se consigue más que de manera transitoria o efímera, la felicidad con lo material o con los títulos, o con la fama; la verdadera felicidad es estar bien con uno mismo, estar bien con nuestra consciencia y estar bien con el prójimo. Esa es la verdadera felicidad.

Y eso es lo que estamos haciendo en el gobierno.

Yo creo que eso es el acento, ese es el subrayado de lo que nosotros estamos llevando a la práctica: democracia, libertad y justicia social.

Que filosóficamente también, desde antes de Jesús Cristo ya se hablaba de un principio que se resume en una frase: El amor al prójimo. Eso es lo que consideramos nosotros humanismo puro, el poder estar muy tranquilos, dormir bien por no darle la espalda al que sufre, por ser verdaderamente fraternos, humanos, y eso es lo que caracteriza a Nuevo León en estos momentos: la solidaridad.

Y agradecerles mucho, repito, a todos los integrantes de la sociedad de este estado democrático y progresista.

 

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK:

Leave a Comment