Argentina, por un cambio de rumbo en las elecciones presidenciales

Publicado el octubre 28, 2019, Bajo Opinión, Autor MonaLisa.

Por: Stella Calloni, corresponsal la Jornada, 26 oct 2019

Buenos Aires. Con fuertes expectativas de un cambio de rumbo total en Argentina, se realizarán este domingo las elecciones generales, con un complicado escenario por los impactantes sucesos en Chile, la injerencia externa en los recientes comicios en Bolivia, donde la Organización de Estados Americanos (OEA) sugiere una segunda vuelta aunque el presidente Evo Morales haya ganado legal y constitucionalmente, y por la incertidumbre y la tensión ante la serie de irregularidades y algunos cambios producidos a último momento en los sistemas de recuentos en manos de la empresa venezolana Smartmatic denunciada aquí y en otros países por fallas de todo tipo.

Figuran en en el padró 33 millones 841 mil en una población de 44 millones de habitantes, ya que están habilitados para votar los argentinos nativos y por opción desde los 16 años y los argentinos naturalizados desde los 18 años.

Además de elegir presidente y vicepresidente para el mandato 2019-2023, los argentinos elegirán 134 diputados para renovar la mitad de la Cámara de Diputados y 24 senadores nacionales, también se elegirán gobernadores en algunas provincias y jefe y vicejefe de gobierno en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, e intendentes en diversas provincias.

El presidente Mauricio Macri intentará relegirse acompañado en la vicepresidencia por el ex senador peronista, Miguel Angel Pichetto, en la coalición Juntos por el Cambio (la actual alianza gobernante Cambiemos).

El favorito en las encuestas es el Frente de Todos (FdT), integrado por todos los sectores del peronismo unido en esos comicios y otros 19 partidos y movimientos que lleva como candidatos a la presidencia a Alberto Fernández y a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

En un lejano tercer lugar se ubica Consenso Federal con la fórmula Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey (peronismo de centro ), seguidos por el Frente de Izquierda, Nicolás del Caño y Romina del Pla y los ultraderechistas José Luis Espert y Luios Rosales de Frente Despertar y Juan José Gómez Centurión-Cynthia Hotton del Frente Nos con influencias esta última de las iglesias evangélicas.

Para resultar ganador a la presidencia es suficiente lograr 45 por ciento de los votos o 40 por ciento con una diferencia de por lo menos 10 puntos sobre el partido o movimiento que resulte en segundo lugar.

Las elecciones primarias del pasado 11 de agosto, resultaron una amarga sorpresa para el gobierno de Macri fuertemente apoyado por Estados Unidos, ya que el candidato del FdT logró más de 15 puntos de diferencia a nivel nacional, y en la provincia de Buenos Aires el joven ex ministro de Economía, Axel Kicilloff del FdT se impuso por 18 por ciento de los votos sobre la gobernadora María Eugencia Vidal.

Resultaría imposible que la alianza oficialista pueda “dar vuelta” más de cinco millones de votos, desde las primarais hasta ahora. Debido al interés manifestado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y funcionarios y ex funcionarios de ese país, como Henry Kissinger, que consideran muy importante que Macri su “principal aliado” en el sur gane sectores políticos han denunciado injerencia de Washington.

Una de ellas es la campaña de los medios de comunicación masivos que responden tanto al oficialismo aquí (en 97 por ciento) y a Estados Unidos, avalando la política exterior de Washington, contra los gobiernos de Venezuela, Cuba. Nicaragua, Bolivia y otros.

Asimismo las imposiciones de una política ultraneoliberal impuesta por el Fondo Monetario Internacional, y el propio proyecto de Macri, al que se acusa de encabezar un gobierno de “gerentes”, llevaron a una virtual cesación de pagos y a una crisis tan severa como la que en 2001 terminó con una insurrección popular que sacó del gobierno al entonces presidente Fernando de la Rúa.

La situación Argentina en lo económico social y político es tan grave como la que llevó a la explosión en Chile o Ecuador. Los cinco millones de votos de diferencia entre el opositor FdT sobre el oficialismo fueron considerados como la expresión de una rebelión popular que se expresó la protesta cotidiana y las manifestaciones más grandes desde el regreso de la democracia, contra las medidas que llevaron la pobreza a su punto más alto, al desmantelamiento del Estado y a la anulación masiva de todos los derechos adquiridos incluyendo un vuelco completo a una política exterior independiente y que priorizaba la integración regional y el respeto a la autodeterminación de los pueblos y a convertirse en “ un satélite de Washington” como se denunció.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK:

Leave a Comment