El tránsito de China hacia una fase posterior al pico epidémico

Publicado el marzo 17, 2020, Bajo Internacional, Autor MonaLisa.


Foto: Paisaje idílico de la aldea Xujiayuan en Nanjing

BEIJING, 17 mar (Xinhua) -2020-03-17- Tras una intensa batalla contra la neumonía COVID-19, el pico de la epidemia en China se ha declarado como terminado. Es hora de que el país se prepare para ayudar a otras naciones y les brinde apoyo en la recuperación de una vida normal.

Aunque China está entrando en un período posterior al pico epidémico, se está desarrollando una pandemia con más de 60.000 infecciones a nivel global, según reportes.

China nunca olvidará a quienes extendieron su mano cuando fue golpeada con fuerza por la epidemia. Es hora de devolver. Como dice una cita del Libro de cantos (también conocido como Clásico de poesía): “Me lanzas un durazno, te devuelvo un jade blanco por amistad”.

China siempre comparte suministros. Se enviaron medicamentos, máscaras, kits de detección del virus y otros materiales sanitarios desde China a otras naciones necesitadas.

También se despacharon expertos sanitarios a países como Irán, Irak e Italia para apoyar en la prevención y el control local de epidemias, al tiempo que China ha decidido donar 20 millones de dólares a la OMS para apoyar la cooperación internacional en la lucha contra el virus.

China siempre comparte información. El país asiático ha mantenido al mundo bien informado de sus números de infección y fallecimientos. Asimismo, compartió la secuencia del genoma del virus con la OMS, un movimiento fundamental para que otros países busquen soluciones para el tratamiento lo antes posible.

China siempre comparte soluciones. El país publicó directrices sobre el diagnóstico, tratamiento, prevención y control de la neumonía COVID-19 y las compartió con una cifra superior a las 100 naciones y más de 10 organizaciones internacionales y regionales.

También se han establecido mecanismos de trabajo bilaterales y multilaterales para fortalecer la cooperación internacional en la lucha contra la pandemia.

Con apertura, transparencia y un alto sentido de responsabilidad por la seguridad de la salud pública mundial y el bienestar de las personas, China continuará abordando la epidemia junto con la comunidad internacional en el período posterior al pico.

Otra tarea importante en la agenda de China es volver a los niveles normales de la producción y el trabajo.

Pero el país enfrenta muchos desafíos para reanudar la producción, incluyendo la logística, la falta de fondos y materiales de cuarentena, así como un entorno global incierto.

Pero no hay excusa para una tardanza en emprender las acciones correspondientes. Las autoridades chinas han coordinado esfuerzos para ayudar a las empresas a resolver los problemas que enfrentan por el impacto del nuevo coronavirus.

El apoyo monetario y crediticio es indispensable para ayudar a las empresas industriales a retomar sus labores.

Por su parte, el banco central de China ha decidido reducir la proporción de fondos que algunos bancos deben reservar, en una señal clara para aumentar la liquidez y apoyar la recuperación de la economía real.

Las instituciones financieras han otorgado créditos por valor de más de 1,4 billones de yuanes (200.000 millones de dólares) a las compañías afectadas por la epidemia.

Enfoques precisos y focalizados resultan importantes. Las políticas favorables se han extendido a muchos sectores, especialmente a las empresas privadas y microempresas, así como a quienes se dedican a actividades de manufactura y preparación de la tierra para el arado de primavera.

Las autoridades también otorgan gran importancia a la estabilización del comercio exterior e introdujeron una serie de medidas en los sectores fiscal, crediticio y de seguros que ayudan a las empresas de exportación a aliviar las tensiones de capital.

Dado que la epidemia se está extendiendo por todo el mundo, la estabilización del comercio exterior y la inversión extranjera de China ha contribuido al equilibrio de la economía mundial, lo que refleja la responsabilidad de un país importante y consciente.

Fuera de la provincia de Hubei, epicentro del brote, la tasa de capacidad operativa de las empresas industriales con ingresos por ventas anuales de más de 20 millones de yuanes ha alcanzado el 95 por ciento como promedio, según una conferencia de prensa llevada a cabo por un mecanismo conjunto de prevención y control del Consejo de Estado, el gabinete chino.

Aunque el pico de la epidemia en China ha pasado, no es hora de celebrar. Un trabajo y una cooperación intensos aún resultan indispensables para asegurar el eventual triunfo contra el virus tanto en China como en el resto del mundo.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK:

Leave a Comment