Trece años de Radio La nueva república. Parte 2

Publicado el marzo 21, 2020, Bajo Cultura, Nacional, Política, Autor ChavaLobo.

Un día decidimos dejar de ser ciudadanos pasivos, que sólo recibían lo que los medios masivos querían dar, su condicionamiento social, educarnos para la pasividad, volvernos indefensos perpetuamente. Y nos convertimos en productores, en creadores, en poetas. ¿Porque digo poetas? Porque poesía significa producir, crear, hacer; porque la poesía es la música, literatura y la filosofía; el amor y la vida. Porque casualidad o destino, esta radio nació un 21 de marzo, día de la poesía, de las flores, la música y la vida.

Desde aquel lejano 2006 ya teníamos cosas que decir y las hemos dicho. Un año despues, 2007, nos hacen una invitación para participar en un proyecto radiofónico naciente: Radio la nueva república. No sin miedo aceptamos. ¿Qué aceptamos?  Aceptamos el reto a desconocernos, a ser otros, a no ser meramente receptores pasivos, sino productores activos; aceptamos  probar lo que sabíamos e incluso lo que no sabíamos, pero nos dábamos la oportunidad de aprender. Iniciamos un programa llamado “En el sillón” el cual consistía en compartir, analizar y criticar música de todo tipo, desde música formal, clásica, jazz, rock. Éramos tres locutores: Giovani Ríos, Fernando Zambrano y su servidor, Salvador Lobo. El programa duraba una hora, de 7:00 a 8:00 hora del pacífico. Y estábamos entre los programas de Krammer, el 5to Beatle y Bono, el Lobo estepario.

Comenzamos una aventura, un esfuerzo colectivo por romper un cerco informativo del gobierno y medios masivos de comunicación junto con muchos compañeros que continúan o se han ido o que se incorporan. Ha sido un camino de conocimiento de perseverancia y muchos eventos nos  han marcado: aquellos programas de poesía con Leo y Laura Mar. Las discusiones con Frida guerrera, si esa compañera siempre polémica que se ha vuelto “famosa” en los últimos días participó en esta radio, o Paty Barba sobre lo que significaba ser de izquierda. Recuerdo que por los contenidos que producíamos y algunas posiciones  políticas, ellas nos acusaban de no ser de izquierda. Seguimos pensando que la designación de izquierda y derecha es una útil superficialidad para diferenciarnos con los otros, pero más allá de esa superficie, hay algo más fuerte y más profundo que nos une. Basta ver la solidaridad de todos ante alguna catástrofe. Las polémicas, buscan un bien mayor y nos sirven de Catarsis, nos purifican el alma de todas esas presiones a las que estamos sometidos en la vida cotidiana. En fin, hago memoria y evoco aquellos programas imperdibles de Don Jorge Saldaña, Ruben Luengas, Fernando Buen Abad, Mona Lisa, Molotov, Leo, Laura Mar, El Lobo Estepario, La nena Cachonda, Gato Negro, Frida Guerrera, Kramer, Linterna Amarilla, al Osito de peluche, a Don Vic… ya fallecidos; a los radioescuchas entrañables, Nube errante, Luna lunera… mi memoria me falla, disculpen. En fin, tantos y tantos compañeros con los que iniciamos o nos encontramos en algún momento del viaje que ha significado este proyecto llamado Radio la nueva república.

Este poema de Kavafis retrata bien lo que ha signidficado participar en esta aventura:

Ítaca

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Ítaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Ítaca te enriquezca.

Ítaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Ítaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Ítacas.

Por último, decir que asistimos al alumbramiento de una nueva tierra, de una nueva relación entre seres humanos, más justa y verdadera, pero no lo puede ser si nosotros no somos más justos y verdaderos. Esto que ahora vivimos no es la meta última, es sólo una transición a otra circunstancia más democrática y fraterno.  La democracia no es un fin, sino un camino. La vida política, la filosofía y la democracia se construyen así, en el diálogo.  Saludos cordiales desde la esquina más hiperboreal de México.

Resultado de imagen para orbitando la canícula

 

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK:

Leave a Comment