México en Fase II Coronavirus – Lee a detalle lo dicho en la #Mañanera de AMLO, 24 marzo 2020

Publicado el marzo 24, 2020, Bajo Nacional, Salud, Autor MonaLisa.


El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y sU gabinete durante la conferencia matutina de hoy desde Palacio Nacional.

Versión estenográfica de la conferencia de prensa matutina | Martes 24 de marzo de 2020
Autor: Presidencia de la República

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Buenos días. Ánimo, ánimo.

El día de hoy vamos a informar al pueblo de México sobre las medidas que se están llevando a cabo para enfrentar el coronavirus, con el propósito de que todos los mexicanos estemos informados. Y con esta información actuemos con prudencia, sin desesperarnos, sin apanicarnos, con la firme convicción de que tenemos muchas fortalezas. El pueblo de México está hecho para resistir adversidades y para salir adelante.

Voy yo, al final de esta exposición, a hacer un recuento de esas fortalezas que nos permiten actuar con responsabilidad y, al mismo tiempo, con seguridad, sin caer en la ingobernabilidad, sin que se nos salga de control ni este ni ningún problema que enfrentemos. Hay un pueblo fuerte, consciente, organizado; y hay un gobierno con autoridad moral, con autoridad política y que actúa de manera eficiente.

Desde el principio, repito, fuimos los primeros en el mundo en atender todos los días este riesgo a la salud pública, informando desde hace tres meses, desde antes de las fases más difíciles, complicadas, decidimos que íbamos a guiarnos por la opinión, las recomendaciones de los técnicos, de los especialistas, de los médicos, de los científicos de la salud que ahora nos acompañan.

No se ha actuado de manera apresurada, no hemos hecho caso a conjeturas, se ha actuado con profesionalismo, se ha hecho a un lado la politiquería, hemos enfrentado también a nuestros adversarios que buscan siempre dañarnos, aunque en ese propósito se dañe al pueblo.

Hemos podido enfrentar el amarillismo de algunos medios de comunicación, la difusión de mentiras para atemorizar, noticias falsas; y no han hecho mella porque existe comunicación, hay mensajes de ida y vuelta entre pueblo y gobierno, no estamos separados del pueblo. Encabezo un gobierno del pueblo, para el pueblo y con el pueblo, no hay divorcio, por eso somos fuertes.

Vamos a presentarles lo que significa esta nueva etapa para enfrentar el coronavirus:

Vamos a escuchar primero al doctor Hugo López-Gatell, que ha sido el encargado de la conducción de este plan.

Vamos a escuchar al almirante Rafael Ojeda Durán, secretario de Marina; y al general secretario Luis Cresencio Sandoval González, porque además del plan de atención médica a enfermos en el sector salud, va a actuar, tanto la Secretaría de Marina como la Secretaría de la Defensa, con el Plan Marina y con el Plan DN-III.

También va a hacer uso de la palabra el secretario de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez, para informarles sobre la disponibilidad de recursos, el financiamiento de este plan de salud.

Al final, como les mencionaba, voy a tomar de nuevo la palabra.

Entonces, comenzamos con el doctor Hugo López-Gatell.

HUGO LÓPEZ-GATELL RAMÍREZ, SUBSECRETARIO DE PREVENCIÓN Y PROMOCIÓN DE LA SALUD: Con mucho gusto señor presidente. Secretarios, funcionarios, compañeros, señoras y señores.

Muy buenos días, ciudadanía en general de nuestro país.

Voy a compartir con ustedes información que hasta el momento ya ha sido presentada en varias ocasiones y que hemos ido comentando todos y cada uno de los días sobre la evolución de esta epidemia en el mundo desde que empezamos a informar hace más de dos meses.

También voy a detallar la situación actual en México hasta el corte más reciente de información para posteriormente centrarme en las características principales que vivimos en este momento, el enorme momento de oportunidad y la preparación para las siguientes fases.

Empiezo primero presentándoles, como en algún momento se solicitó, al equipo de científicos y científicas que han estado involucradas, involucrados en el proceso de reflexión técnica.

No puedo, por razones de tiempo, detallar a cada una de ellas, pero como se puede ilustrar, al frente nuestro secretario de Salud, el doctor Jorge Carlos Alcocer Varela. Hemos estado trabajando distintos procesos de reflexión, de planeación, de evaluación, de preparación, para finalmente entrar en la respuesta que formalmente dimos iniciada el 27 de febrero de 2020 cuando detectamos el primer caso.

Cuando llegamos a ese punto nos encontrábamos cómodamente preparados por un proceso que había iniciado desde el 3 de enero y que se había disparado porque el 31 de diciembre de 2019 nuestros sistemas de monitoreo y alertamiento temprano nos habían permitido identificar la ocurrencia de un pequeño brote de 44 casos de neumonía en Wuhan, China.

En las distintas fases de preparación, este grupo científico conformado por médicas, médicos, especialistas en infectología, en virología, en inmunología, como el propio secretario de Salud, en epidemiología, tanto de enfermedades infecciosas como de enfermedades crónicas y de epidemiología ambiental, en promoción de la salud, en salud mental y otros campos del conocimiento médico nos permitieron, no solamente la identificación de retos, sino la evaluación crítica en todo momento de cuáles son los elementos que estaban presentes y los que podían hacer falta en el plan de preparación.

Como consecuencia de ello, pudimos construir un repertorio muy amplio de documentos guía, de lineamientos técnicos que se sintetizan o convergen en tres documentos fundamentales:

El Lineamiento de vigilancia epidemiológica y diagnóstico por laboratorio, que ha tenido ya cinco revisiones de acuerdo al proceso de evolución de esta epidemia.

El Lineamiento de atención médica para todos los niveles de atención.

La Guía de los procesos de control de infecciones, que aplica no solamente para el ámbito concreto de salud, sino para todos los espacios públicos y privados que pueden existir en el país.

A partir de ello, este grupo se vinculó también con las múltiples instituciones fuera del sector salud que nos permitieron una visión amplia, con un horizonte de mediano plazo para la preparación y unos horizontes de mediano y largo plazo para la recuperación en las distintas consecuencias que esta epidemia puede tener.

Esto ha sido el proceso de construcción del aprovechamiento de las capacidades institucionales que México tiene ya construido en varios años, pero también de la disposición de trabajar unidos y muy coordinados en todo el gobierno, con todos los órdenes de gobierno y con toda la sociedad.

Hemos tenido innumerables encuentros y acuerdos, no solamente en el interior del gobierno y con los gobiernos estatales y los municipales, sino también involucrando a actores privados y sociales que han sido participes de este proceso de preparación.

Esto involucra la continuidad de operaciones, la respuesta hospitalaria, el diagnóstico por laboratorio y varios otros elementos que sería muy largo de detallar.

La siguiente. En el mapa global que presentamos todos los días y que elabora la Organización Mundial de la Salud con la información que proviene de los países, tanto de sus gobiernos como la constatación por fuentes indirectas de acuerdo a lo dispuesto por el Reglamento Sanitario Internacional, podemos ver o hemos podido ver la propagación de este virus, y esto fue lo que justificó que tempranamente la Organización Mundial de la Salud declarara esta como una emergencia de salud pública de interés internacional, y posteriormente anunciara el carácter de pandemia, que no tiene otro significado técnico más que la propagación por una extensa porción del mundo.

Actualmente prácticamente todos los Estados nacionales tienen al menos un caso y hay zonas donde destacadamente existe la mayor transmisión. En su momento, en las primeras semanas, en enero y hasta la mitad de febrero, la región asiática, específicamente China y el sureste asiático, fueron el motor de la propagación; posteriormente la zona europea ha sido y lo es todavía el motor principal de la propagación, pero en los últimos tres a cuatro días la región de América es también ya un motor importante de propagación.

A partir de ayer la Organización Mundial de la Salud reconoció lo que nosotros hemos estado anunciando por lo menos en los últimos ocho días, que es la existencia de transmisión comunitaria en México.

Eso lo hemos explicado, para nosotros es la primera generación de transmisión que nos permite ver que los contagios de personas que provienen de otras partes del mundo pueden propagarse al interior del país; y al conservar la trazabilidad de estos casos seguimos utilizando, como lo hemos hecho desde el inicio, la estrategia de contención centrada en las personas.

Esta estrategia de contención nos ha permitido prologar el tiempo antes de que pasáramos a la fase dos y ha sido útil durante esa fase, continuará durante algunas semanas en la medida en que tengamos la capacidad de identificar a los casos, podremos ponerlos en aislamiento, estudiar a sus contactos y seguir con ese mecanismo.

Sin embargo, como comentaré en los próximos pocos minutos, ha llegado el momento donde podemos tener una mayor contribución con estrategias colectivas, estrategias masivas que corresponden al capítulo técnico de mitigación comunitaria y nos van a permitir ser aún más eficientes en reducir la velocidad de propagación, contribuyendo al esfuerzo inicial, centrado particularmente en la contención.

La siguiente diapositiva es también el informe específico del país y lo que podemos ver son algunas características que me gustaría destacar.

Lo primero, los números. Tenemos hasta ayer por la tarde 367 casos acumulados que han sido confirmados, asimismo mil 865 fueron en su momento estudiados como casos sospechosos. Se contribuyó a la contención en la medida en que se instrumentaron las medidas de aislamiento, pero también hoy sabemos que esos mil 865 han sido descartados, continúan en estudio y esta es una cifra variable de día a día, 826 que son estudiados cada día con la posibilidad de que pudieran ser casos confirmados y el resultado de que lo sean o sean en su momento descartados.

También quiero destacar que, en la mayoría de los casos, como lo hemos explicado y como ha ocurrido en otros países, afortunadamente se trata de una enfermedad que se autocontrola por la respuesta inmune del organismo y en un periodo de aproximadamente siete a 10 días, máximo 14 días, desaparece espontáneamente.

Esto ocurre en casi 90 por ciento de los casos, nueve de cada 10 no van a necesitar ninguna atención avanzada, no van a necesitar hospitalización y su riesgo de complicaciones es significativamente bajo.

Desafortunadamente hasta ocho de cada 10… perdón, hasta uno de cada 10 pueden tener, o dos de cada 10 pueden tener una enfermedad que se prolongue y que requiera otro tipo de atención con hospitalización y en algunos grupos de la población puede haber incluso la necesidad de medicina crítica, de atención crítica en terapias intensivas.

Estas son las personas que reiteradamente hemos destacado como de mayor vulnerabilidad en términos de salud, que requieren la mayor atención del Sistema Nacional de Salud, pero también de la sociedad para poder prevenir que se compliquen y, en caso de que presenten alguna complicación directamente o indirectamente relacionada con la enfermedad COVID, puedan recibir atención oportuna y puedan restablecerse a la mayor posibilidad.

Y el último elemento que señalo respecto a este informe es el mapa. Hemos identificado desde el principio, esto es predecible por los métodos epidemiológicos, que esta epidemia no se comporta en forma homogénea a lo largo del territorio nacional, esto tiene que ver con muchísimas razones, pero fundamentalmente con la manera en que está agregada la población.

En la región metropolitana del Valle de México tenemos la mayor concentración de población y esperablemente vamos a tener, no solamente el mayor número de casos, sino la mayor velocidad de propagación, seguida de las otras zonas urbanas y periurbanas en la región de Guadalajara, en la región de Monterrey y también en las zonas turística donde ingresó el virus, en Quintana Roo.

Esto lleva, por lo tanto, a que las medidas de salud pública necesarias para el control de la epidemia tengan que ser en todo momento racionalizadas. Racionalizadas quiere decir adecuadamente fundamentadas en la evidencia científicas, en los métodos técnicamente demostrados y que puedan aplicarse en donde corresponde.

Hemos destacado, y lo acaba de señalar el presidente, que las medidas que no se amparan en ciencia empiezan a generar preocupación, caos y corren el riesgo de afectar, no solamente la posibilidad de controlar efectivamente la epidemia, sino aspectos fundamentales de la sociedad de la economía pública y también incluso de los derechos humanos.

La restricción de movilidad puede ser una medida de salud pública, pero no debe utilizarse como una primera herramienta, esta es una herramienta extrema que se reserva a las situaciones hipotéticas de que se perdiera la capacidad de control. Lejos estamos de ello, hemos podido seguir esta epidemia en cada una de sus fases y esto nos ha permitido trazar horizontes claros, horizontes claros que nos han permitido que con una antelación de varias semanas podamos poner en práctica los recursos, las herramientas, el personal y los métodos necesarios para la contención y la mitigación.

Declaro y reitero, las medidas extremas son parte del repertorio de salud pública, pero lejos estamos de necesitar medidas que vulneren la vida pública o que afecten a las garantías individuales.

En la siguiente diapositiva quiero destacar dos elementos y estos los quiero destacar con un sentido de confianza y de optimismo en la enorme oportunidad que México ha tenido por no ser el país de origen de esta epidemia.

Como todos sabemos, esta epidemia empezó con el año en la región asiática, específicamente en China y, como era esperable, se propagó a varios otros países.

El aprendizaje científico, técnico, que ha podido tener México por la experiencia vivida y la extensa documentación científica sobre el comportamiento de este virus en el resto del mundo nos da una ventaja respecto a otros territorios, y la ventaja es poder programar adecuadamente el momento de cambio de las distintas fases y de las medidas de salud pública.

Lo que vemos en la dispositiva es una característica que señalamos recientemente, que es la distribución de casos de acuerdo a su origen. Tenemos que 80 por ciento de los casos han venido del exterior, ya sea por connacionales que viajaron o por ciudadanos de otras nacionalidades que llegaron a México; sin embargo, hasta casi el 20 por ciento son casos que derivan de este proceso de importación y son los contagios directos por personas que viajaron hacia personas que no han viajado.

Y lo que tenemos como una señal muy temprana es la existencia de casos en donde no existe un antecedente de contacto, ni con personas que viajaron ni se infectaron ni con alguien en el territorio nacional.

Aunque apenas es el uno por ciento, cinco casos, lo consideramos una señal temprana que debe ser tomada en cuenta, porque esto precisamente es el elemento clave que empieza a distinguir la fase uno de la fase dos, esta característica, no el número de casos, esta característica, la pérdida de trazabilidad de los contagios.

Y este dato, este elemento es crucial porque define también dónde se empieza a agotar la utilidad de las medidas de contención centradas en los casos y la necesidad de anticipar las medidas poblacionales de mitigación.

Ahora, en la siguiente diapositiva -y esto me gustaría también que lo tengan muy en cuenta, por eso lo hemos querido explicar cuando solamente era un elemento teórico, un elemento de proyección científica, a cuando a ser un elemento de datos reales- en la gráfica lo que se muestran son curvas epidémicas de algunos de los países que al momento han sido más afectados: España, Italia, Francia, Alemania y Estados Unidos de América. Lo que vemos en todos esos países es lo que se puede esperar de una epidemia de rápida propagación.

Es decir, durante un periodo que aproximadamente es de 30 días en promedio, tenemos una transmisión francamente lenta. A partir del primer caso empieza a contarse este periodo y hasta durante 30 días se va encontrando que la suma casos, pero particularmente los casos que se agregan cada día, se cuentan en menos de decenas, en muy pocos casos hasta que se llega a un punto que técnicamente llamamos punto de inflexión, pero que gráficamente, visualmente todas y todos lo podemos identificar como este punto en donde se dobla la curva epidémica.

La curva epidémica es la representación de los casos diarios que se pueden documentar. Se puede ver en todos esos países y en cualquier otro país del mundo que se llega a ese punto importante de inflexión.

Finalmente, en la parte baja de la diapositiva apenas visible está una línea de puntos gruesos que corresponde a lo que está ocurriendo en México.

Todavía no hemos llegado al punto de inflexión, todavía no hemos llegado al punto en donde cambiamos de una propagación a una propagación muy, muy acelerada, y esta es la oportunidad de México. La oportunidad de México es haber actuado oportunamente en reconocer que esto podía darse y haber planeado el momento correcto de la implantación de las medidas comunitarias.

El momento es este y, por lo tanto, queremos declarar formalmente el inicio de la fase dos. El inicio de la fase dos lo que nos permite es trazar el horizonte para los siguientes 30 a 40 días en donde empezaremos a visualizar que México, por haber anticipado dos semanas antes las medidas generales, las medidas masivas que tienen los mayores impactos tanto en reducir la transmisión y desafortunadamente también en las consecuencias sociales, vamos a poder doblar la curva, vamos a poder tener menor transmisión.

Quiero ser muy claro, seguiremos teniendo transmisión, la expectativa no es terminar con la epidemia de un momento a otro. También quiero ser claro que el éxito en la reducción de la transmisión, en vez de llevarnos a una epidemia corta, nos va a llevar a una epidemia más larga.

Pero esto es importante porque a lo que nos lleva es administrar el riesgo. Administrar el riesgo en términos llanos lo que quiere decir es lograr tener que cada día haya menos casos de los que se pueden atender en la infraestructura de salud del Sistema Nacional de Salud de México y por eso es importante que estas medidas de mitigación comunitaria sean tomadas en cuenta.

Destaco que en términos de mortalidad, mientras que muy triste y desafortunadamente algunos países ya tienen decenas, centenas o millares, nosotros apenas tenemos cuatro, muy desafortunadas, pero sólo cuatro muertes.

Italia tiene cinco mil 476 muertes, en España han muerto mil 720 personas, en Francia las defunciones ya se suman en 674, mientras que en Estados Unidos hay 407 decesos atribuibles a COVID y, por su parte, Alemania tiene ya casi 100, tiene 94 personas fallecidas relacionadas con la epidemia. México tiene cuatro, México encuentra, por lo tanto, el área de oportunidad, la aprovecha y la usa con base en ciencia y con base en los métodos de la salud pública. Vamos a ver qué elementos se definen formalmente a partir del día de hoy y en términos de su soporte legal.

En la siguiente diapositiva lo que vemos es a la personaje clave que nos ha permitido comunicar a toda la ciudadanía, a toda la población, adultos, jóvenes, niños, adultos mayores, qué vamos a hacer. La personaje es Susana Distancia. Susana Distancia lo que nos permite es trazar un círculo, un radio de más de 1.5 metros, que es la distancia necesaria para evitar el contagio en forma individual.

Si nos mantenemos en una sana distancia, vamos a poder alejarnos de la fuente de propagación que es la vía respiratoria de aquellas personas infectadas. Esto lo podemos hacer y lo debemos hacer en forma individual quedándonos en casa, manteniéndonos a sana distancia.

Pero también tenemos la Jornada Nacional de Sana Distancia. En la siguiente diapositiva resumimos las intervenciones masivas que la sociedad puede y debe tener para lograr la reducción de la transmisión de este virus.

En primer lugar, proteger y cuidar a las personas adultas mayores y otros grupos de mayor riesgo. Como ya hemos dicho, las personas mayores a 65 años tienen un riesgo cada vez más grande conforme tienen mayor edad para complicarse o incluso para morir; hay que estar muy al pendiente, no solamente ellas mismas, sino también su familia, su comunidad, la sociedad en su conjunto y desde luego el gobierno.

Tenemos que cuidar a nuestros adultos mayores, son la memoria histórica de nuestra patria y no podemos permitirnos que por omisiones les dejemos caer en una situación de adversidad.

Lo segundo es suspender las clases en todo el Sistema Educativo Nacional. Esto ya desde ayer, 23 de marzo y hasta el 19 de abril; aprovechando las dos semanas de vacaciones ya programadas, agregamos otras dos y tenemos un mes completo de sana distancia en todo el Sistema Educativo Nacional.

Asimismo, hemos definido suspender temporalmente por las mismas fechas eventos y reuniones de concentración de 100 personas o más. Hemos puesto un límite razonablemente bajo para este límite crítico de concentración.

Todas las reuniones privadas, públicas, sociales o gubernamentales deben ser evitadas durante todo ese mes para que se reduzca la propagación. Este es un mecanismo efectivo de prevención para quienes participarían en esas reuniones, pero también para toda la colectividad.

Asimismo, suspender temporalmente actividades laborales, pero ¿cuáles?, aquellas que impliquen la movilización de personas de sus domicilios al trabajo y de regreso, o que estén llevando a la movilización en el espacio público, esto en todos los sectores de la sociedad, el público, el privado y el social.

Ahora, aquí es muy importante, las instituciones, las organizaciones privadas y sociales no pueden parar porque de ellas dependemos todos y todas en este país, la producción de alimentos, la logística básica, los servicios dependen de todas estas organizaciones.

Entonces, conjuntamente con esta medida de suspender las actividades laborales que impliquen la movilización o reunión de personas, se ha solicitado que todas las organizaciones, dependencias y entidades pongan en práctica sus planes de continuidad de operaciones para garantizar el funcionamiento y el logro de la misión fundamental de ellas, y además los derechos tanto de los trabajadores y las trabajadoras, como de las personas usuarias de sus servicios.

Por último, pero no menos importante, continuar en una acción más intensiva y dedicada las distintas medidas de higiene básica, higiene pública e higiene individual: el lavado continuo de manos con agua y jabón; y si no hay agua o jabón, con sustancias antisépticas; el proteger el estornudo, tapando nariz y boca con el antebrazo; y también que quien esté con síntomas, se quede en casa, se quede en casa, se quede en casa toda persona que pudiera tener síntomas y que no tenga riesgo de complicarse, que es la gran mayoría, que se quede en casa por 15 día para que no transmita a otros.

Ahora bien, enfatizamos, si se es un adulto mayor, una mujer embarazada o una persona con enfermedades crónicas, en particular diabetes, hipertensión, obesidad y enfermedad pulmonar o cardiaca, así como enfermedad renal o cualquier causa de supresión del sistema inmune, no esperar, hay que acudir a evaluación médica para prevenir las complicaciones.

Por último, y anticipándonos a la siguiente fase que también vendrá, que es la fase tres, en donde pudiera existir transmisión generalizada, es la fase en donde nuestro Sistema Nacional de Salud va a tener retos importantes, pero esos retos se pueden solventar si el sistema está organizado, si el sistema mantiene alta la moral.

Y aquí quiero aprovechar para agradecer a nombre de todas y todos el dedicado trabajo de todo el personal de salud, médicas, médicos, enfermeras, enfermeros, sicólogas, sicólogos, el personal de apoyo, trabajadoras sociales, todo el personal que representa el Sistema Nacional de Salud. Es una comunidad valiente, es una comunidad heroica que ha solventado muchísimas adversidades en el día a día y también en etapas críticas como esta.

La solidaridad, el compromiso, la responsabilidad profesional de todo el personal de salud en este momento es fundamental. No podemos entrar en ninguna clase de discordia o en alguna clase de distanciamiento emocional y distanciamiento de comunicación, todo el Sistema Nacional de Salud tiene que estar presto y atento para responder a este reto.

¿Cuánto tenemos en infraestructura?

Tenemos lo que se ve en esta diapositiva, tenemos una capacidad sólida, tenemos una capacidad amplia, organizándonos de una manera solidaria y generosa entre todas las instituciones del sector salud, las dependencias civiles y militares podemos tener una capacidad suficiente.

Solamente la infraestructura dedicada específicamente a COVID, que no es toda la infraestructura, nos permite tener unidades de terapia intensiva, camas hospitalarias, ventiladores mecánicos, monitores, oxímetros, rayos X portátiles, etcétera, etcétera, todo el equipamiento que cuidadosamente fue seleccionado como relevante para enfrentar a COVID.

Esta es sólo la capacidad instalada apropiadamente puesta al servicio de la respuesta a esta epidemia. En pocos minutos presentarán las instituciones militares de nuestro país, por supuesto también heroicas, el plan de apoyo a la población civil.

Cierro diciendo: médicas, médicos, personal de salud en general han sido considerados como no solamente indispensable, sino también como una comunidad a la que se le abren las puertas para robustecer nuestro sistema.

Desde que se estableció el Instituto de Salud para el Bienestar se estableció una convocatoria para contratar a personal de salud general y especializado. Hoy reiteramos que la convocatoria sigue abierta. Ya de las 43 mil personas contempladas por contratar, ya hemos completado más de mil 200 personas; sin embargo, en este momento necesitamos acelerar el proceso de reclutamiento, por lo que invitamos a personal de salud de las distintas especialidades señaladas en la imagen a que atienda la convocatoria y se comprometa con el futuro de este país, siendo una persona que ayuda a enfrentar la epidemia. La convocatoria está abierta, los datos son disponibles.

Termino diciendo: la unidad de propósito, la unidad nacional en términos de la respuesta de un problema complejo nos va robustecer, no solamente para lograr solventarlo, sino para encontrar que las mejores capacidades del país están en su corazón, están en su cerebro, están en todos nosotros.

Por ahora nos distanciamos, por ahora establecemos una sana distancia, pero es física, no es moral, no es emocional y no es, por supuesto, en la solidaridad del pueblo.

Gracias. Presidente.

JOSÉ RAFAEL OJEDA DURÁN, SECRETARIO DE MARINA: Con permiso, señor presidente. Muy buenos días.

A continuación, les voy a presentar el Plan Marina para el apoyo al tema del COVID-19.

La que sigue, por favor. Estas son las diferentes dependencias que cuenta la Secretaría de Marina en los puertos para apoyar esta contingencia, son dos casos en los que la Secretaría de Marina va a intervenir en casos graves, graves me refiero a que estén hospitalizados en terapia intensiva, y los otros casos son centros de aislamiento voluntarios.

Desde luego que tenemos en Ensenada, en La Paz, etcétera, en otros puertos, pero no tienen la capacidad para dar ese servicio; estos son los puertos que sí tienen la capacidad. Las estrellas nos indican los lugares donde pueden ser atendidos en casos graves, en total tenemos 79 y para centro de aislamiento cuatro mil 43.

En el interior de aquí de la república, aquí donde estamos, estos son los diferentes establecimientos, los vamos a boletinar con la dirección establecida para que se sepa.

Esto es lo mismo, nada más que aquí ya lo desglosamos en el golfo y mar Caribe, en el centro del país y en el Pacífico, igualmente aquí los casos donde van a estar por aislamiento voluntario son en estos lugares, en el golfo y mar Caribe, centro y Pacífico.

Y estas son las capacidades para tener movilidad, tanto por aire, por mar o por tierra, ya sea para trasladar algunos elementos que estén enfermos o bien para trasladar médicos, para trasladar equipo, para trasladar medicinas o lo que se nos indique.

Tenemos nosotros cinco aeronaves de ambulancia con equipo de terapia intensiva, tenemos un helicóptero también como ambulancia aérea con terapia intensiva para traslados de algunos de los enfermos que se nos indique.

Aquí es hasta donde tenemos. Lo que queremos es demostrarle al pueblo de México que estamos solidarios con ellos.

También aclarar que este plan empieza a partir de hoy, nosotros estamos ya en el Plan Marina para apoyo al COVID y vamos a entrar en la etapa de apoyo que se les demostró aquí cuando la Secretaría de Salud nos lo indique, porque es necesario entender que la Secretaría de Salud es la que lleva el liderazgo de esto.

Muchas gracias.

LUIS CRESENCIO SANDOVAL GONZÁLEZ, SECRETARIO DE LA DEFENSA NACIONAL: Con permiso, señor presiente.

En base a lo que el subsecretario Gatell explicaba de la infraestructura de salud que ya se cuenta y que está poniéndose en acción, el Plan DN-III tiene como objetivo complementar todas las capacidades del Sistema Nacional de Salud en todo el territorio nacional, empleando los recursos humanos y materiales que tenemos disponibles en la Secretaría de la Defensa Nacional. Este concepto operativo del plan que, también como ya lo citó el almirante Ojeda, ya estamos en el plan en su primera fase.

Como ustedes pueden ver -la que sigue, por favor- tenemos dentro del plan tres fases: la fase preventiva, la de auxilio y la de recuperación. Ya estamos en la fase preventiva, es decir, activamos el plan a nivel nacional, estamos en la coordinación con todas las autoridades estatales y municipales, en coordinación con las autoridades de salud.

En el censo de capacidades que tenemos en instalaciones hospitalarias, lo que tenemos para transportar medicamentos, las necesidades que tenemos en medicamentos, en insumos para poder realizar la atención adecuada a toda la población, el personal, el censo del personal médico y de enfermería y de todo el recurso humano del ámbito de la salud que tenemos disponible.

También estamos en esta fase identificando la necesidad de contratación de personal médico y enfermería para poder incrementar las capacidades del plan en el escalamiento que se requiera en algún momento, y si es que se va a necesitar.

La distribución de equipo y medicamento especializado, la implementación de un sistema logístico para la distribución y concentración de insumos de todo tipo del área médica o en el área también de alimentación, la preparación de nuestras instalaciones hospitalarias para este plan y la determinación, ubicación e instalación de hospitales provisionales.

En la fase de auxilio, pues vamos a activar y emplear todas las instalaciones hospitalarias militares, las unidades operativas que hayamos adaptado como instalaciones sanitarias y los hospitales que pertenecen al sector salud que vamos a operar, estos también van a estar por fases.

Vamos a seguir en la compra y distribución de equipo y medicamentos especializados, la activación y distribución de hospitales provisionales y la distribución de insumos médicos.

Ya en la fase de recuperación será la limpieza y desinfección de todas las instalaciones, de todo el equipo, de todo lo que hayamos empleado, el censo y almacenamiento de todo este equipo, insumos especializados que se hayan adquirido para poderlos tener en resguardo y emplearlos en algún otro momento, como se hace en todas las fases o en todas las ocasiones en que se llegue a implementar el Plan DN-III, y que haya equipo que se emplea o que se utiliza en esos momentos que tiene que irse a resguarda para la siguiente oportunidad.

Una memoria gráfica, una autoevaluación y un informe final.

¿Qué tenemos?, ¿cuáles son nuestras capacidades dentro del sistema de sanidad militar?

Ustedes pueden observar aquí en la lámina los recursos humanos y los recursos que tenemos en transporte terrestre y aéreo. Tenemos mil 738 médicos, mil 727 enfermeras, oficiales de sanidad 884, que estos oficiales de sanidad es lo que viene siendo un paramédico, las tropas de sanidad ocho mil 152, que es el personal que apoya toda esta infraestructura, cirujanos dentistas 649.

Aquí estamos previendo que estos cirujanos dentistas que son parte de la infraestructura de salud de la Secretaría de la Defensa Nacional pueden, previa capacitación, servirnos para incrementar nuestras capacidades en las diferentes instalaciones que vamos a utilizar dentro del Plan DN-III.

También tenemos personal operativo en apoyo a la estructura de sanidad, tres mil 600.

Estos son soldados, son tropas que de alguna manera también, con una capacitación que les demos, nos pueden servir para las funciones más básicas en la estructura de sanidad, haciendo un total de 16 mil 750 hombres que podemos emplear en nuestra estructura para atender esta emergencia.

En transportes aéreos y terrestres tenemos 100 ambulancias de terapia intensiva, tenemos 470 ambulancias nada más de traslado y vehículos para el transporte de insumos, contamos con dos mil 337 vehículos de carga, 12 aeronaves de ala fija, 22 aeronaves de ala rotativa, helicópteros, que nos van a servir de acuerdo a sus capacidades de cada uno de estos hacer llegar los insumos o el material que se salud que se requiera a cualquier parte de la república.

Ya se establecieron, en coordinación con el sector salud, las rutas que podemos implementar para hacer llegar a los diferentes estados, las diferentes instalaciones, todo el material que se requiera.

Nuestras capacidades en instalaciones, ustedes pueden ver ahí en el mapa con diferentes puntos de colores nuestros hospitales, tenemos un hospital de alta especialidad que está en color azul y está aquí en la Ciudad de México, son cinco hospitales.

Aquí están las especialidades, ahí las pueden observar: el Hospital Central Militar, el Hospital Militar de Especialidades de la Mujer y Neonatología, la Unidad de Especialidades Médicas, la Unidad de Especialidades Odontológicas, que puede ser también adaptada, como ya lo mencioné, en relación al personal, el Centro de Rehabilitación Infantil.

También tenemos en segundo nivel, tenemos cuatro hospitales de especialidades distribuidos. Ahí en el mapa ustedes pueden ver, en Yucatán, en Jalisco, en Nuevo León y en Sinaloa, son nuestros cuatro hospitales.

También hospitales de región, que están también distribuidos en los diferentes estados, aquí casi en todos o dentro de nuestra delimitación territorial tenemos 12 regiones militares que abarcan varios estados, de dos o tres estados, y ahí están ubicados estos hospitales para atender regionalmente alguna necesidad, y estos están considerados dentro de esta aplicación del Plan DN-III.

Y también 19 hospitales de zona de segundo nivel, que están ubicados con puntos rojos ahí en el mapa, haciendo un total de 36 hospitales de este segundo nivel.

De primer nivel tenemos 262 pelotones de sanidad. Estas instalaciones de sanidad son las que están incorporadas en cada una de las unidades operativas que tenemos, en cada una de los batallones de los regimientos de esas corporaciones tienen su servicio de sanidad para atención del personal; entonces, estas también están consideradas en el plan, estos 262 pelotones y 10 unidades médicas de consulta externa, que estas unidades de consulta externa están destinadas a las áreas donde hay una mayor concentración de unidades operativas y, por ende, una mayor concentración de derechohabientes.

Entonces, estas unidades también las estamos incorporando en el plan porque son las partes donde tendremos o tenemos mayor concentración de población, haciendo un total de 272 instalaciones de primer nivel y en total general de los hospitales 313 instalaciones sanitarias para la aplicación del plan.

Las capacidades de hospitalización: dos mil 523 camas censadas, 50 camas de terapia intensiva y 23 cuartos para aislamiento, esto es nuestros hospitales.

También tenemos -adelante, por favor- tenemos también o consideramos dentro del esquema de apoyo para el plan camas de terapia intensiva y de hospitalización para el personal, para la gente que en algún momento, en base a las capacidades que tiene el sector salud y que en su momento pudiesen llegar a rebasarse, se hizo un cálculo y en base en eso estamos estableciendo este esquema de apoyo.

Nuestros 15 hospitales militares de zona y 37 unidades operativas que vamos a acondicionar para que den terapia intensiva.

En cada una de estas 52 instalaciones tendremos 20 camas con ventiladores, haciendo un total de mil 40.

También, de los hospitales de la Secretaría de Salud, de los 10 que ya tenemos identificados, también ahí se establecerán 30 camas con ventiladores, haciendo un total de 300 y 50 camas para hospitalización nada más, haciendo un total de 500.

Tenemos otros 17 hospitales del sector salud que ya estamos revisando, el día de hoy iniciará la revisión para también incorporarlos al Plan DN-III para poderlos operar e incrementar las capacidades, tanto de terapia intensiva como de hospitalización.

Adicionalmente de estas unidades operativas, vamos a acondicionar 41 para hospitalización con 30 camas cada uno. Ahí tenemos el total, mil 230, y el total general de camas, tanto de terapia intensiva y de hospitalización serán tres mil 70 camas.

Hicimos una proyección en cuanto a cómo podríamos emplear estas capacidades que determinamos en las instalaciones y estamos estableciendo que para terapia intensiva, considerando el tiempo que nos ha mencionado el sector salud, que son más o menos en 30 días, podría salir una persona de esto, de presentar la enfermedad. Bueno, estamos dividiendo esos 30 días o tomándolos como referencia para hacer cuatro fases de atención y entonces estaríamos teniendo una capacidad de mil 300 personas infectadas con la enfermedad.

Y en hospitalización hicimos lo mismo, considerando 15 días que pudiera salir de su proceso y, también, aproximadamente mil 700 personas en cinco fases.

Aquí son necesidades de la Secretaría de la Defensa para hacer operativa la infraestructura. A pesar de que tenemos una cantidad importante de recursos, ya se los cité, 16 mil, más de 16 mil 750 hombres, necesitamos estos tres mil 694 personas más especialistas de la salud para poder atender todo lo que vamos a escalar de nuestras instalaciones.

Tenemos médicos cirujanos, enfermeras y personal que se dedique a la limpieza de estas instalaciones.

Es una gran cantidad, que ya empezamos hacer difusión para dar… para contratación de todo este personal que nos apoyará en la aplicación del Plan DN-III.

Finalmente, un resumen de lo que sería la aplicación del Plan DN-III. Ahí tenemos el personal militar con el que ya contamos, con el que existe, el personal profesional de la salud por contratar, haciendo un total para la aplicación del plan de 20 mil 444 hombres, en instalaciones hospitalarias para terapia intensiva 62, para hospitalización 41; y haciendo la proyección que les mencionaba yo en base al tiempo que deben de estar en terapia intensivas u hospitalizados, tendremos una capacidad de 14 mil 60 personas beneficiadas y medios de transporte, 34 aeronaves, dos mil 337 vehículos terrestres con un total de dos mil 371.

El compromiso que normalmente se tiene de la Fuerzas Armadas y más en la aplicación de este Plan DN-III es darle seguridad y proporcionar el bienestar al pueblo de México, siempre nuestro personal se mantiene en una capacitación constante para aplicar este Plan DN-III y siempre dispuesto a servir a nuestra nación en casos como este, que se puede dar una emergencia y que podemos emplear todos los recursos que la nación nos ha dado para nuestra operación en beneficio de nuestro país.

Muchas gracias, señor presidente.

ARTURO HERRERA GUTIÉRREZ, SECRETARIO DE HACIENDA Y CRÉDITO PÚBLICO: Presidente, buenos días.

Voy a hacer algunos comentarios muy breves sobre la disponibilidad de recursos presupuestarios y financieros para este programa.

Voy a iniciar justo por los apoyos adicionales que se van a recibir, tanto la Secretaría de Marina como la Secretaría de la Defensa Nacional para los Planes DN-III y el Plan Marina.

Como acaba de mencionar el general secretario, el general Sandoval, había ya recursos en las secretarías, pero se requieren recursos incrementales. Dotamos ya desde el día de ayer de cuatro mil 500 millones de pesos adicionales, alrededor de cuatro mil millones de pesos que fueron a la Secretaría de la Defensa Nacional y cerca de 500 millones de pesos a la Secretaría de Marina.

Quiero ahora referirme a los recursos con los que se han venido fondeando los programas de salud en los estados.

A la fecha, a través del Insabi hemos transferido cerca de 15 mil 300 millones de pesos a los estados para el periodo enero-marzo. Dada la coyuntura, vamos a adelantar los recursos que correspondían a abril-junio, así es que en los próximos días vamos a hacer una transferencia de 10 mil millones de pesos adicionales para finales de este mes.

En esta misma semana se habrán transferido a los estados una totalidad de 25 mil millones de pesos, eso sin contar alrededor de cuatro mil 500 millones de pesos que el propio Insabi está destinando para la compra de medicinas y suministros médicos.

Finalmente quiero, para poner en contexto estas cifras, hacer referencia a los recursos presupuestarios y financieros con los que cuenta el Estado mexicano en materia de salud.

La Secretaría de Salud para el ejercicio fiscal 2020 cuenta con 128.8 mil millones de pesos, de los cuales a la fecha ha ejercido 25.6 mil millones de pesos, es decir, un avance del 20 por ciento, obviamente estamos esperando que la utilización de estos recursos se vayan incrementando para finales de este mes con relación a las transferencias que ya había señalado, se espera que esté alrededor del 29 por ciento.

El Instituto Mexicano del Seguro Social cuenta con un presupuesto aprobado para este ejercicio fiscal de 825 mil millones de pesos, el Issste de 349.4 mil millones de pesos.

Finalmente, se hizo en un transitorio, en el transitorio de la Ley General de Salud, se incorporó ese transitorio para que los 40 mil millones de pesos del Fondo de Salud para el Bienestar pudieran destinarse a fines como esos, en Insabi los tiene ya a su disposición.

Este fondo tiene la suficiente flexibilidad para permitir reaccionar en emergencias como estas.

Muchísimas gracias.

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Bueno, esta es la acción que se va a llevar a cabo a partir de hoy con el propósito de reforzar lo que se ha venido haciendo.

Yo quiero terminar esta conferencia con una reflexión:

Primero, sostener que más que la capacidad hospitalaria, lo importante es que podamos curarnos y cuidarnos los mexicanos en nuestros hogares. Tenemos -y esta es una gran fortaleza- algo que nos distingue con relación a otros países del mundo, nosotros tenemos mucha fortaleza por la solidaridad, la fraternidad de nuestras familias.

La familia en México es la institución de seguridad social más importante, que no tengamos duda de eso, lo tengo analizado, comprobado. A diferencia, con todo respeto, a otros países, nosotros vivimos en comunión y practicamos en nuestras familias la solidaridad, la fraternidad; si le va mal a un miembro de la familia, acuden en su apoyo otros. Eso nos ha protegido siempre. Repito es una gran institución, eso se va ahora a poner a prueba.

Y hago un llamado para que cuidemos de nuestras familias, a los adultos mayores, ya lo hacemos, pero ahora debemos de aplicarnos más. Es un hecho, es conocido que sobre todo las hijas cuidan a los padres; los hombres podemos ser más desprendidos, pero las hijas están siempre pendientes de sus madres, de sus padres. De modo que hombres y mujeres cuidemos a nuestros adultos mayores ancianos respetables.

Tenemos por eso millones de enfermeras. Les pido, con todo respeto, con cariño a los integrantes de las familias en México, que nos dediquemos a cuidar a nuestros adultos mayores, cuidarlos, que va a significar guardar distancia, que los nietos manden sólo el abrazo, el saludo con respeto, que no se acerquen, que se procure que tengan buena alimentación.

Buena alimentación significa comer sano, no a productos chatarra porque… Es adultos mayores y también a enfermos de diabetes, de hipertensión, de padecimientos renales, mujeres embarazadas, esa es la población vulnerable y la población que tenemos que cuidar, está demostrado, que es a los que afecta más este virus. Entonces, cuidarlos.

Alimentación, bajarle a la sal, a la azúcar, desde luego al alcohol, nada de que se quita con tequila o con mezcal, por lo pronto abstenernos o bajarle, el cigarro, portarnos bien, hacer caso a las recomendaciones y hacer caso a quienes van a estar cuidando a los adultos mayores.

Ya a partir de ayer empezaron a dispersarse recursos de la pensión, se les están enviando a más de ocho millones de adultos mayores 42 mil millones de pesos, los que tienen su cuenta ya desde ayer están los depósitos.

Y ya en esta semana empieza la entrega con brigadas a los que reciben su apoyo en efectivo, nos están ayudando los servidores de la nación y otros trabajadores de los programas de bienestar para que les lleguen los recursos.

El día de hoy también voy a firmar un decreto para que tanto en el sector público como en el sector privado se les otorgue permiso a los adultos mayores para que puedan estar en sus casas, permisos con goce de sueldo y con todas las prestaciones.

Independientemente del decreto, ya estoy recibiendo muestras de solidaridad de empresarios. Me mandó a decir el ingeniero Carlos Slim que se compromete a no despedir a ningún trabajador de sus empresas. Solicito a todos los empresarios que se solidaricen, que puedan irse a sus casas los adultos mayores.

Los que tengan problemas, repito, de diabetes, de hipertensión, que tengan padecimientos renales, mujeres embarazadas, que se cuiden en sus casas.

Pero quiero repetir, a cuidar a los adultos mayores en nuestras casas, la familia que se organice para cuidar a los adultos mayores, mujeres y hombres, que tengan el tratamiento, que merecen todo el tiempo y más ahora, que se les atienda como lo sabemos hacer los mexicanos: con mucho cariño, con mucho amor a nuestros seres queridos.

También decirle al pueblo de México que, frente a la crisis económica, tenemos fortalezas. Tenemos fortalezas porque tomamos la decisión desde que llegamos al gobierno de no permitir la corrupción y eso nos ha dado posibilidad de tener ahorros, todo lo que antes se iba por el caño de la corrupción lo tenemos en caja, lo tenemos en la Secretaría de Hacienda.

¿Qué tenemos?

Tenemos fondos extras para usar de alrededor de 400 mil millones de pesos.

¿Por qué menciono esta cantidad?

Porque esto nos va a permitir mantener los programas de bienestar, además del presupuesto, porque la recaudación ha sido buena, ayer les decía yo en lo que va del año con relación al año pasado tenemos una recaudación del siete por ciento, superior a lo obtenido el año pasado, son como 45 mil millones de pesos.

Tenemos el presupuesto sin déficit y 400 mil millones adicionales, esto nos permite mantener todos los programas del bienestar, todos; nos permite tener recursos para enfrentar la caída de los precios del petróleo, al mismo tiempo que tomamos la decisión de bajar el precio de las gasolinas.

Aprovecho también para pedirle a los gasolineros, a los que tienen las concesiones, que no abusen, que la gasolina no puede costar más de 17 pesos por litro.

Tenemos recursos para que continúe la construcción del aeropuerto, para que continúe la construcción de caminos, de carreteras, el plan del istmo, tenemos recursos para que continúe la reconstrucción de la refinería de Dos Bocas, tenemos recursos para financiar el Tren Maya, porque todo esto va a permitir crear empleos que se van a necesitar.

Ya va a venir una etapa de recuperación económica. Les adelanto que en su momento vamos a otorgar créditos sin intereses o con tasas muy bajas a un millón de pequeños negocios, esto es para pequeño comercio, para fondas, taquerías, talleres, todo lo que va a resultar, desgraciadamente afectado por la crisis económica.

Pero tenemos que cuidar nuestra salud, lo más importante de todo es la vida y eso es lo que se está protegiendo.

Yo agradezco mucho a los médicos, enfermeras, especialistas, científicos del sector salud por su profesionalismo. Estamos preparados.

Y agradezco el respaldo de las Fuerzas Armadas, porque esto debe también darnos tranquilidad. Tenemos infraestructura, tenemos centros de salud, hospitales, se están terminando hospitales en los últimos tiempos, a más tardar en un mes vamos a poder tener 17 hospitales más, que se van a equipar para la emergencia.

Vamos adelante, amigas, amigos. Yo voy a estar pendiente, como siempre, trabajando, conduciendo todo este plan, escuchando las recomendaciones de los técnicos, de los científicos, de los que saben, porque lo he dicho varias veces, no somos todólogos, sabelotodo, me estoy apoyando y fue muy buena la decisión de dejar la conducción del plan de salud a los especialistas.

De todas maneras, estoy pendiente, dedicado de tiempo completo, 16 horas diarias y no las 24, 16, porque estoy durmiendo bien, dedico mi tiempo también a descansar y me mantengo muy bien físicamente en salud y sobre todo en mis convicciones, en mi inquebrantable fe en la causa que estamos enarbolando y llevando a la práctica.

Estoy fuerte física y moralmente y, además seguros, seguros todos, y seguro el gobierno de que vamos a salir adelante por la fortaleza de nuestro pueblo. El pueblo de México es mucha pieza, está preparado para enfrentar cualquier adversidad.

¡Que viva México!

¡Que viva México!

¡Que viva México!

Muchas gracias. Mañana contestamos todas las preguntas. Muchas gracias.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK:

Leave a Comment