Recordando “Por mi Madre Bohemios” la inolvidable columna de Carlos Monsivais #10AñosSinMonsi

Publicado el junio 19, 2020, Bajo Cultura, Noticias, Autor MonaLisa.

Columna con casi 42 años de vida, Por Mi Madre, Bohemios fue el espacio privilegiado para mostrar la ironía, el compromiso político, el amplio conocimiento de refranes, versos populares y, sobre todo, la pluma filosa de Carlos Monsiváis.

Hoy la R. guarda silencio, pero nuestro optimismo aún necesita ser recordado y documentado. Por esta razón, a continuación se presenta una selección de las mejores declaraciones que nos regalaron los visitantes consentidos de Por Mi Madre, Bohemios: https://pormimadrebohemios2.wordpress.com/

“LAS INOLVIDABLES” PARA DOCUMENTAR NUESTRO OPTIMISMO.

Las Cuatro Décadas de “Por mi Madre, Bohemios”
Jenaro Villamil, 6 junio 2010

En agosto de 1968, en pleno ascenso del movimiento estudiantil, Carlos Monsiváis publicó en el suplemento La Cultura en México, de la revista Siempre! un primer compendio de las declaraciones y frases que documentaban la intolerancia del régimen priista y, en especial, del diazordacismo, preso de su propia paranoia y ansiedad por la mano dura.

Esta primera antología fue el germen de lo que sería una sección periodística, cuyo título se inspiró en el memorable poema “El Brindis del Bohemio”, de Guillermo Aguirre y Fierro, “un gran residuo de la cultura del arrebato”, como lo definió el propio Monsiváis.

En 1972, después de la matanza de Tlatelolco, del encarcelamiento de los líderes estudiantiles, del exilio de las utopías del 68 mexicano, Monsiváis inició la publicación semanal de lo que se convertiría en la colaboración periodística más constante junto con cientos de artículos, crónicas y ensayos publicados en decenas de publicaciones.

Por mi Madre, Bohemios se publicó de 1972 a 1987 en el suplemento La Cultura en México. A finales de 1989 comenzó a publicarse cada lunes en La Jornada, proyecto periodístico que surgió un lustro antes y del cual Monsiváis fue fundador y colaborador constante. La columna se publicó en este periódico hasta 2001. En la primera etapa Monsiváis la redactó en colaboración con Alejandro Brito, actual coordinador del suplemento Letra S, y en esta segunda etapa fui compañero de La R hasta las páginas de Proceso.

Durante cuatro años Por mi Madre, Bohemios reposó ante la enjundia del voto útil para un sexenio inútil. A invitación de don Julio Scherer, y de Rafael Rodríguez Castañeda, fundador y director actual de Proceso, la columna revivió en marzo de 2006 en las páginas de la revista, donde Monsiváis ha sido colaborador constante desde su fundación en 1976.

Las sugerencias de don Julio y de los lectores constantes de Por mi Madre, animaron a Monsiváis a modificar el formato tradicional de la columna para hacerla más ágil e, incluso, transformarla en monografías temáticas de la intolerancia prevaleciente en la clase política, religiosa y empresarial en estos tiempos aciagos.

Con cuatro décadas de vida, la R. es el gozoso y agudo comentario de su autor, pero también una colección de refranes, versos, retruécanos, desmenuzamiento de los silogismos más increíbles y de las contradicciones más evidentes que semana a semana nos regalan los declarantes, verdaderos protagonistas de la columna.

Por mi Madre, Bohemios siempre ha sido un ejercicio polifónico. Es una columna con colaboradores involuntarios, con reporteros sagaces que registran con precisión las “perlas declarativas”, con versiones estenográficas dignas de una antología del arrebato, en especial, las de Felipe Calderón que el propio Monsiváis ha calificado como “insuperables”.

Los hallazgos de Por Mi Madre, Bohemios forman parte ya de un manual del político mexicano de nuestros tiempos. ¿Cómo olvidar el término de cabroñol que Monsiváis acuñó para describir las conversaciones telefónicas entre Kamel Nacif, Mario Marín y Emilio Gamboa Patrón? ¿O el desparpajo de Emilio González, el góber piadoso de Jalisco, que le mentó la madre a sus gobernados en un desplante de misticismo etílico? ¿O el foxeo que siempre dejó sin palabras a la R?

A través de Por Mi Madre, Bohemios Monsiváis ha documentado también las victorias culturales de una sociedad que durante estas últimas cuatro décadas es capaz de reírse no sólo de sus desgracias sino de los enredos de la jerarquía católica y de los acólitos que la acompañan para prohibir el uso del condón, lanzar tesis sobre el “sexo natural”, emprender campañas contra la despenalización del aborto, considerar anticonstitucional el ejercicio de los derechos de las parejas del mismo sexo o exculpar a todos los cómplices de Marcial Maciel.

Ese contraste entre una cultura de la tolerancia y del laicismo, más enraizada en la sociedad civil, y la chabacanería, el cinismo, la cursilería, el prejuicio o la ignorancia compulsiva de gobernantes, legisladores, caciques, obispos y líderes morales –sea lo que esto signifique en un país de la impunidad- constituye el núcleo de la ironía monsivariana que cada semana se ha publicado en Proceso.

Monsiváis ha observado con preocupación creciente el giro del discurso oficial para justificar la violencia verbal, real y simbólica de la “guerra contra el narcotráfico”. “Vamos hacia el facismo”, me ha comentado Monsiváis en varias ocasiones, cuando el acopio de la materia prima de los declarantes dejaba de ser graciosa para transformarse en tragicómica. Sobre todo, en las “explicaciones” recientes de los gobernantes para justificar los crímenes cometidos contra civiles, en las masacres contra estudiantes anticipadamente declarados como “pandilleros”, en el incendio de la guardería ABC o en el talante represivo de Peña Nieto y los casos de Atenco, entre muchos otros ejemplos.

Por mi Madre, Bohemios es el espacio privilegiado de la reflexión, la memoria y el encuentro de Monsiváis con el ejercicio periodístico y el discurso del poder. El reconocimiento del Premio Nacional de Periodismo para Carlos Monsiváis constituye también una distinción para sus lectores, los auténticos cómplices de esta columna.

Jenaro Villamil – Publicado en 2010

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK:

Leave a Comment