Despertar en la IV República Una dinastía: lealtad y valentía

Publicado el julio 5, 2020, Bajo Opinión, Autor LluviadeCafe.


José Agustín Ortiz Pinchetti

El atentado en que salvó milagrosamente la vida Omar García Harfuch puso de relieve una dinastía que abarca más de un siglo de vida pública en México. El abuelo, Marcelino García Barragán (1895-1979), fue un hombre de la Revolución Mexicana, de los últimos dignatarios que vivió la guerra civil, fue director del Colegio Militar, gobernador de Jalisco, henriquista y secretario de la Defensa Nacional con Gustavo Díaz Ordaz.

Le reveló al general Lázaro Cárdenas que el Estado Mayor Presidencial había perpetrado la matanza de Tlatelolco y el asesinato de Carlos Madrazo. La tragedia del 2 de octubre en realidad fue una trampa a los estudiantes y al Ejército. De modo injusto se le achacó a don Marcelino la responsabilidad. Él se mantuvo leal a las instituciones.

Javier García Paniagua, su hijo, aunque no fue militar, se destacó por su disciplina. Fue director general de Seguridad, secretario de la Reforma Agraria, presidente del PRI. En la sucesión de José López Portillo fue finalista y perdió frente a Miguel de la Madrid. López Portillo se inclinó por quien creía que era experto en finanzas públicas y desechó a quien tenía capacidad para gobernar. De la Madrid demostró que no tenía experiencia política ni carácter para enfrentar las crisis del 83 y 85 ni las presiones del gobierno de Ronald Reagan. Con De la Madrid los tecnócratas toman el mando y marginan a los políticos. Empieza una crisis que todavía no termina.

Omar García Harfuch, hijo de García Paniagua, ha sido premiado por sus acciones sobresalientes en la Policía Federal (PF). Ha sido titular de la División de Investigación de la PF y, a partir de octubre de 2019, secretario de seguridad capitalino. Durante su gestión han sido detenidos importantes jefes del narcotráfico. En venganza sufrió el atentado más espectacular que se recuerde. Un despliegue oportuno de las fuerzas policiacas impidió su asesinato, aunque infortunadamente murieron dos de sus mejores agentes. García Harfuch se está recuperando y pronto se incorporará al mando de la policía.

Los tres personajes se han destacado por su disciplina y su lealtad. Su hoja de servicios ha sido sobresaliente. Don Marcelino es uno de los jefes militares legendarios, siempre fue fiel a los principios de la Revolución Mexicana. Los tres han sido valientes y leales.

Colaboró Meredith González.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK:

Leave a Comment