Kazajistán detenta el secreto de la gran Eurasia, según Pepe Escobar

Publicado el julio 15, 2020, Bajo Opinión, Autor LluviadeCafe.

PIDEN A AMLO CON CARTA QUE VETE A DR. JALIFE - YouTube

LA JORNADA 15 de Julio 2020
Alfredo Jalife-Rahme
oco se agradece a los países que se han despojado voluntariamente de su arsenal nuclear como Sudáfrica, Ucrania y Kazajistán.

Al momento de la disolución de la URSS, en forma insólita se quedaron con dotaciones de armas nucleares Ucrania y Kazajistán, así como la misma Rusia, quien a final de cuentas acaparó el total nuclear soviético (https://bit.ly/2Orawjn).

Kazajistán es un país sin salida al mar –aunque comporte una frontera con otros cuatro países en el cerrado mar Caspio– con cinco fronteras en orden de importancia: 1. Rusia (7 mil 644 kilómetros); 2. Uzbekistán (2 mil 330 kms.); 3. China (mil 765 kms.); 4. Kirguistán (mil 212 kms.) y Turkmenistán (413 kms.).

La geografía es destino y ello es aprovechado por su visionario mandatario hoy retirado Nursultán Nazarbáyev en cuyo honor fue cambiada la capital Astana a Nur-Sultan.

En fechas recientes, el muy cotizado geopolitólogo brasileño Pepe Escobar, viajero incansable de la región euroasiática y con sólidas relaciones, abordó que Kazajistán representa la encrucijada entre Europa y Asia, además de que “se está convirtiendo en la nueva Ginebra de la diplomacia del siglo XXI”.

escobar define a Kazajistán como un puente que conecta a Eurasia que se ha sabido mantener relativamente neutral y estable en la coyuntura de la incandescente geopolítica.

El PIB nominal de Kazajistán es de 170 mil 326 millones de dólares (año 2019), cuya principal exportación son los hidrocarburos destinados a Italia (18 por ciento), China (12 por ciento), Holanda (10 por ciento) y Rusia (9.5 por ciento), mientras que sus principales importaciones provienen de Rusia (casi 40 por ciento) y China (16.5).

En un artículo anterior de hace casi dos años, Pepe Escobar había abordado la fusión de las nuevas rutas de la seda con la Gran Eurasia (https://bit.ly/305tamq) –que, según mi información, ha tenido variantes con la inminente firma de un tratado, hoy secreto, por 25 años entre Irán (mega-sic) y China.

Según escobar, la nueva capital Nur-Sultan ha tomado el papel de la nueva Ginebra: la capital de la diplomacia para el siglo XXI, cuyo secreto de la paradoja kazaja consiste en su “capacidad de equilibrar en forma delicada sus relaciones con los tres principales jugadores –Rusia, China y EU–, así como con poderes regionales líderes”, tales Irán y Turquía.

A juicio de Escobar, el concepto especial de la gran Eurasia de Kazajistán se traslapa con la visión rusa que ha sido manejada en extenso detalle en el Club Valdai –el notable think tank ruso de discusión.

Kazajistán, de 2 millones 724 mil 900 kilómetros cuadrados de superficie (noveno a escala mundial: un poco menos que Argentina y un poco más que Argelia) cuenta con casi 20 millones de habitantes, de los cuales las dos principales etnias están conformadas por los kazajos musulmanes –de origen mongol (68 por ciento)– y los rusos cristianos ortodoxos, casi 20 por ciento.

Kazajistán proviene de la palabra turca Kas que significa errante, debido a su costumbre nómada, y el sufijo persa -stán que significa tierra.

Sus extensas fronteras con Rusia y China, así como con Irán en el mar Caspio le brinda a Kazajistán la característica de puente estratégico de primer nivel que une la totalidad de Eurasia, según Pepe Escobar, y que va más allá de la conectividad comercial y de transporte al integrar un único espacio euroasiático que unifica las rutas de la seda de China con la Unión Económica Euroasiática encabezada por Rusia, lo cual subsume que el “orden atlantista –como la predominancia anglosajona en las relaciones internacionales– se desvanece, y no se acopla a Eurasia ni Asia”.

pepe escobar sentencia que el nuevo paradigma (sic) para reiniciar la economía global post-Covid-19 vendrá de Asia.

Para los estrategas kazajos tampoco una respuesta asiática y oriental conviene en forma colectiva a Occidente, que también busca modelos óptimos para la estructura mundial cuando las rutas de la seda de China han exhibido que los países occidentales no están sicológicamente (sic) listos a aceptar a China como líder.

A mi juicio, el futuro de Kazajistán, con una relevante minoría rusa, parece radiante siempre y cuando se acople a Rusia y a China (en ese orden).

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK:

Leave a Comment