¿Dónde estaban Adela, Mojica, Félix y Walton en 2015? morena #Guerrero

Publicado el diciembre 21, 2020, Bajo morena, Autor MonaLisa.

Por Estrella Guerrero. Opinión.– Dicen en mi pueblo que cuando la cucha es flaca no hay quien se le acerque. Morena en 2015, no solo era una cucha flaca, era también el hazme reír de la otrora poderosa clase política de Guerrero.

Daba lástima ver como un solitario Pablo Amílcar Sandoval hacía campaña sin recurso alguno. Sus discursos y críticas tanto al PRI como al PRD, no tenían eco en los guerrerenses y nadie lo tomaba en serio, pero las cosas cambian.

En solitario, Pablo Amílcar hizo una campaña digna cuando nadie apostaba por el partido Movimiento de Regeneración Nacional, y cuando nadie se peleaba por ser su candidato, ni se rasgaba las vestiduras para ser tomados en cuenta.

La historia ahora es distinta, el trabajo ya está hecho para Morena, los guerrerenses se volcaron por el proyecto de Andrés Manuel López Obrador. La cucha ya engordó y parió en abundancia.

Ahora, aquellos que actuaron en su contra en 2015, aquellos que solo vieron por su sobrevivencia personal, sin pensar en la gente, sin apoyar al partido, ni acordarse que “eran amigos” de AMLO, están pidiendo mamar de la cucha gorda, ahora quieren ser ellos los que representen al partido que en su momento desdeñaron.

¿En 2015, dónde estaba Félix Salgado Macedonio, Beatriz Mojica Morga, Luis Walton Aburto y Adela Román Ocampo, (por mencionar a los que sin duda serán los que pasarán a la segunda ronda de las encuestas que se levantarán en los próximos días), cuando Morena los necesitaba para consolidar la candidatura de Andrés Manuel López Obrador en 2018?

Solo para hacer un poco de memoria, les diré que Félix estaba en su periódico que compró tras dejar la presidencia de Acapulco y también en el PRD. Estaba peleando porque le dieran una diputación plurinominal, apoyando a Evodio Velazquez, además se unió el club de Tobi perredista para hacerle el vacío a la entonces candidata Beatriz Mojica Morga.

Por su parte, Luis Walton estaba traicionando al PRD, porque se negó a la histórica alianza que traía PRD-MC desde 2005. Por más que Mojica le rogó a Walton que la apoyara, este ya había hecho acuerdos con el PRI para que Astudillo ganara a cambio de cargos de segundo y tercer nivel de gobierno y otros oscuros intereses que nadie conoce.

Walton al igual que Félix, también se compró un medio de comunicación al dejar la presidencia de Acapulco, y se hizo socio de otros. Hoy se presenta muy humilde y, fingiendo desmemoria, se toma la foto con Beatriz Mojica, que a su vez, tampoco tiene ni una pizca de dignidad, olvidando que la traición de Walton, significó su derrota,

Ahora Beatriz Mojica anda de lambiscona lo mismo en Morena que en el PT. La última semana le arribó nuevos militantes venidos del PRD a ese partido con tal de que no la descarten como precandidata al gobierno del estado, es la única manera que tiene de conseguir por lo menos una diputación, ya sea local o federal. En realidad eso es lo que busca.

Beatriz Mojica, que en estricto sentido no tiene nada qué hacer en Morena pues es militante registrada en el PT; sigue actuando de la única manera que conoce: la vieja forma de hacer política que incluye la autodegradación, la hipocresía, la mentira y la traición. Quiere participar de la repartición de los cargos de manera vulgar, a espalda de la gente. Su mundo gira en torno de la ambición personal, los intereses de la gente le valen gorro, solo quiere un cargo porque ya no tiene dinero.

En el 2015, Adela Román era del PRD pero nunca apoyó ni por solidaridad ni por equidad de género a Beatriz Mojica. Por lo contrario, permaneció en la sombra con un pacto oscuro con el PRI. Le apostó a que ganara el priista Héctor Astudillo para recibir a cambio de su mezquindad y falta de sororidad a una mujer, su tan ambicionada magistratura.

Entonces, resulta ilógico y absurdo suponer que ahora que Morena es la principal fuerza política en Guerrero, se les vaya a regalar la principal posición política del estado a aquellos que no solamente no hicieron nada para que creciera el partido, sino que hicieron lo posible para que Morena no creciera en 2015 y perdiera en 2018.

El único que siempre estuvo en Morena desde su fundación, en las malas y en las buenas, fue Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros. No se diga más, para no caer en elogios gratuitos que luego nadie agradece, pero la realidad es una: ninguno de los demás aspirantes cumple con el requisito ético y moral que exige la convocatoria de Morena para ser candidato a gobernador de Guerrero. El tiempo dirá quién se equivocó.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK:

Leave a Comment