El milagro tributario de la 4T- Por: @martibatres

Publicado el enero 18, 2021, Bajo Economía, Opinión, Video, Autor MonaLisa.

Martí Batres
Despertador

El autor es Senador de la República
El Financiero 18 enero 2021

Perdida entre un mar de noticias relacionadas con los temas derivados de la pandemia del coronavirus SARS-Cov2, quedó la hazaña tributaria del gobierno federal en 2020. Pocos medios resaltaron esa información difundida el 12 de enero. Entre ellos, los más importantes periódicos de temas económicos.

El miércoles 13 de enero la portada del diario El Economista, en sus ocho columnas, destacó textualmente lo siguiente: “SAT logra el milagro: crecen ingresos en año de Covid”. A su vez, el subtítulo principal dice: “Al cierre del 2020 el crecimiento fue de 0.7% real”.

Y otros dos subtítulos señalan: “Pese al derrumbe en la economía nacional derivado de la pandemia, cerró el año con crecimiento en la recaudación fiscal”; “IVA, ISR y grandes contribuyentes, los pilares para alcanzar el resultado en captación tributaria”.

En un recuadro inferior sobresale otra cabeza: “Estrategia fiscal rinde frutos”, cuyo texto inicial explica: “La política de la autoridad tributaria en el año recién concluido fue sostenida y se reflejó en los resultados, en el marco de un año con dificultades económicas”.

Por su parte, el periódico El Financiero, en su primera plana, debajo de la nota que informa que de 647 mil 710 empleos perdidos en 2020 el 86.5 por ciento eran empleos permanentes, señala: “El año pasado se registró un avance de 0.7% en los ingresos tributarios del país”. En las páginas interiores, la cabeza de su nota dice: “Ingresos tributarios ‘libran’ la pandemia y aumentan 0.7 por ciento real en 2020”.

El texto de la nota, a su vez, desarrolla con precisión la inusitada información: “A pesar de los efectos que tuvo la pandemia en la economía, los ingresos tributarios ‘libraron’ el impacto del cierre de la economía y la recaudación sumó tres billones 336 mil 876 millones de pesos al cierre del 2020, lo que implicó un ligero aumento de 0.7 por ciento real anual respecto a 2019, reportó el Servicio de Administración Tributaria (SAT)”.

“El SAT precisó que en 2020 fueron fiscalizados 884 grandes contribuyentes, mientras que un año antes los contribuyentes revisados fueron 844 y en 2018 fueron 578”.

“Añadió que, para 2020, se consideraron en la recaudación de grandes contribuyentes los 3 mil 579 millones de pesos de dos contribuyentes a los que se le dio vista a la Procuraduría Fiscal de la Federación con presuntiva de defraudación fiscal”.

Esa información del SAT tiene enorme relevancia y significación en variados sentidos.

En primer lugar, evidencia la eficacia profesional de la actual administración. No deja de ser impresionante que con una caída del PIB que llegó a estar en dos dígitos y con la pérdida de más de medio millón de empleos permanentes, el fisco no solo no haya perdido un sólo centavo, sino que incluso haya ganado muchos millones de pesos más que en 2019. Esto quiere decir que en condiciones normales, la recaudación subiría drásticamente. Es una modificación estructural.

En segundo lugar, expresa un profundo sentido de justicia social, pues después de muchos años, los consorcios más poderosos están pagando los impuestos que les corresponden. La recaudación adicional está sostenida por las aportaciones de los más altos contribuyentes.

En tercer lugar, debe destacarse que este “milagro” no proviene del aumento de las tasas tributarias. La recaudación se incrementó sin crear nuevos impuestos ni aumentar los existentes. Esto también desmiente a quienes afirmaban que la recaudación solo subiría con más impuestos y mayores tasas impositivas.

En quinto lugar, se demostró el gran acierto de no contratar más deuda. No se necesitó.

Cabe decir que en este resultado tienen mucho que ver las reformas aprobadas por el Congreso para prohibir la condonación fiscal y penalizar gravemente la facturación falsa.

Esto debe considerarse como el principio. Falta mucho para tener una recaudación como la de los países de la OCDE. Pero sin duda este es uno de los grandes logros que la 4T debe presumir.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK:

Leave a Comment