Asamblea popular de Morena insurrecta; los imprescindibles

Publicado el abril 12, 2021, Bajo morena, Opinión, Autor MonaLisa.

El grupo hegemónico de Morena pensó que las postulaciones de candidaturas serían un día de campo; se equivocaron.

Asamblea popular de Morena insurrecta; los imprescindibles

Por: César del Pardo Escalante, 11 abr 2021

La insurrección de los sectores populares y conscientes de Morena, exigiendo sus espacios y sus derechos estatutarios; un derecho ganado a pulso.

El resultado electoral del 2018 por más carisma y compromisos que tuvieran el candidato y hoy presidente no podría haberse logrado ese voto masivo sin aprovechar el resentimiento de los regímenes anteriores, pero sobre todo sin la participación activa de miles de activistas y millones de electores; se equivocan los que creen que el triunfo es una patente de un reducido grupo.

Sabrá dios de que privilegios gozan los diputados federales, locales, alcaldes y demás para pretender reelegirse; la reelección no es un simple problema de continuidad y de presumir cierta experiencia legislativa, sino que es un serio problema de poder; es decir estamos hablando de una burocracia que se siente indispensable y que no tiene capacidad para admitir la pluralidad y la necesaria dinámica donde los puestos no sea reelegible ni mucho menos perpetuos porque se convertiría en un régimen burocrático.

Muy parecido a los viejos priistas que fueron eternos parlamentarios o alcaldes o funcionarios como el caso de Bartllet, los Monreal, los Moreira, los Durazo, Gamboas Patrón, o panistas Fernández de Cevallos, Margarita Zavala, los Zambrano, Pablo Gómez del PRD por nombrar algunos, cuyos discípulos ahora son los Ana Guevara, Wendy Briseño, Lorenia Valles, los Noroñas.

Toda esa burocracia que duran décadas; y en algunos casos hasta que desaparecen físicamente; los nuevos burócratas de Morena van que vuelan por esos caminos; para poder hacer lo mismo que sus maestros panistas y priistas necesitan perpetuarse como grupo compacto, para no permitir que las candidaturas sean elegidas democráticamente y mucho menos atreverse a elaborar un programa político-social.

La profunda crisis política y la descomposición social que hay en México no la entiende estos grupos; si bien es cierto que hay reacomodos políticos y cierta alternancia política, lo cierto que quienes están detrás de los partidos es la misma clase política hegemónica de siempre y la población así los identifica por eso son repudiados por la mayoría de mexicanos, tanto la clase política hegemónica como sus partidos.

Cuando el grupo de Morena no se explica el curso de los acontecimientos históricos y vuelve hacer reiteradamente lo mismo que decían combatir, no se explica tampoco la insurrección de sus líderes; para poder darle un aire refrescante a este esfuerzo de los militantes convencidos de la justicia social, deben poner todo sobre la mesa; incluso Alfonso Durazo debe buscar legitimar su candidatura o por lo menos reconocer con franqueza que su candidatura, fue un error, no solo de método; antidemocrático o dedazo; sino que deja un sello de no ser diferente de los que dijeron combatir y además lo neutraliza para exigir la elección democrática de los diversos puestos de elección popular.

Por lo pronto la Asamblea ya propuso candidaturas elegidas democráticamente o por lo menos en un acuerdo de asamblea, ahora el turno o la “pelota” esta en la burocracia morenista, ningunear los signos de reclamo y la insurrección de sus cuadros, profundiza la crisis y serán las bases quienes tomen la última decisión; es decir estamos en medio de una gravísimo problema de fondo y forma y que no se les olvide que las bases saben cambiar y tomar posiciones y si lo dudan basta que le pregunten al PAN y al PRD.

El grupo o la alianza de grupos de interés que dominan Morena por encima de sus líderes medios y sus bases, ya lograron despertar y articular a sus cuadros medios y si esto no se da una salida real dicha crisis se deslizará con protestas contra los gobiernos de los ayuntamientos morenistas que se caracterizaron por inoperantes, acomodaticias, prácticas nepotistas; y para acabarlas de amolar; tan corruptas como a los que decían combatir; es decir, la crisis de Morena no solo será un problema de candidaturas, sino que sin duda salpicará otros espacios o enlaces de Morena como son las administraciones municipales.

Nuestra entidad los delincuentes la convirtieron en tierra de nadie y puedes ir de lo atroz e inhumano hasta humillar familias en sus propios hogares, mientras a quienes los sonorenses les dieron su confianza terminan traicionando por miserables puestos de elección; con que poco se conformó el grupo dominante de Morena.
En los próximos días se van a definir muchas cosas; lo cierto es que los reeleccionistas, los dedazos, y los grupos de intereses que se escondieron en falsas encuestas están entre la espada y la pared, pensaron que esto ya se había resuelto, pero que va.

Es un honor saber que cientos de militantes de Morena no perdieron la capacidad de indignarse; muchas de ellas y de ellos los conozco por décadas, quiero decirles que mañana que me los encuentren por las calles de su ciudad les voy a solicitar, por lo menos, un abrazo; yo sí creo que ellos son los imprescindibles, pero como los concebía Bertolt Brecht.

César Del Pardo Escalante

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK:

Leave a Comment