Durante mucho tiempo los estudios arqueológicos han sugerido que los pueblos mayas eran belicosos, centrados en sus territorios, con poco o nulo interés de comulgar. Pero descubrimientos recientes sugieren que esto no siempre fue así. Entre el 560 y el 690, Calakmul se alzó sobre Tikal. Un siglo prodigioso el del reino de los Kaanul, la dinastía Cabeza de Serpiente, que sumaba ciudades del entorno, en lo que para algunos es el esfuerzo expansionista más importante y quizá el único para consolidar un Imperio Maya.

¿Qué habría sido de nuestra historia y la historia del mundo si aquel sueño de un Imperio Maya se hubiera consolidado? Nunca lo sabremos. Pero hoy, bajo la luz del sol que vio otros amaneceres, los pueblos de la llamada región maya vuelven a tener la oportunidad de ser uno. Uno en el desarrollo. Uno en el bienestar.

Y esto es posible con el proyecto de infraestructura más importante para detonar el desarrollo y consolidar la vocación turística de los estados del sur: el Tren Maya que, como la serpiente sagrada, nos une y nos permite soñar en un futuro con bienestar para todos y todas.

Y hay que decirlo: el sueño del tren casi se nos esfuma de las manos. Son muchos los proyectos de infraestructura en el mundo, en economías fuertes, que se detuvieron o se cancelaron por la pandemia. Pero este no. Y fue la tenacidad, la firme voluntad del presidente López Obrador por demostrar no solo que el sur también existe, sino que importa.

El tren y el turismo, y la salud y el trabajo digno y seguro son elementos que configuran este nuevo momento, denominado nueva normalidad, o post covid, parecido a la post guerra. Sin embargo, a diferencia de la guerra, esta llega a su fin cuando se alcanza la paz. El fin de una pandemia no necesariamente significa que se ha alcanzado la salud.

El pasado sábado 27 de agosto, en Palenque, Chiapas, presentamos Elssa para el sector Turismo. Un llamado al que acudieron la gobernadora Layda Sansores, de Campeche; Carlos Joaquín González, de Quintana Roo; y el anfitrión, el gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón Cadenas, el más obradorista de los chiapanecos. También estuvieron presentes funcionarios del Gobierno de México: Tatiana Clouthier, Javier May, Adelfo Regino y Guillermo Santiago, y líderes empresariales como Héctor Tejada Shaar, presidente de Concanaco y Germán González Bernal, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera. De parte de los trabajadores, José Luis Carazo de la CTM y Arturo Olivares, el secretario general del Sindicato del IMSS.

El programa Entornos Laborales Seguros y Saludables es la respuesta del IMSS para el periodo post covid y está fundamentado en cuatro ejes: uno, mejorar la salud y el bienestar de las personas trabajadoras, evitar accidentes de trabajo y adoptar estilos de vida más saludables. Dos, prevenir el desarrollo de enfermedades crónico degenerativas y factores de riesgo psicosocial. Tres, mejorar la productividad, considerando que el mayor activo de las empresas son sus trabajadores. Y cuatro, disminuir la tasa de demanda por incapacidades, consultas, hospitalizaciones, así como defunciones relacionadas a enfermedades y accidentes prevenibles.

Con el Tren Maya y Elssa asumimos la rectoría de nuestro destino y así como los mayas del pasado se atrevieron a pensar y a soñar con un imperio donde reinara la ciencia y el arte, hoy nos atrevemos a pensar y a soñar en un nuevo mundo maya donde reina la paz, la prosperidad y una sociedad que se abre al mundo.