PERFIL | Sylvana Beltrones: la heredera del poder tiene curul segura en el Congreso

Publicado el mayo 5, 2015, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

Desayuno_Revista_Quien-10
Por Linaloe R. Flores
Ciudad de México, 5 de mayo (SinEmbargo).– “En política, los tacones no son lo importante”, expresa la feminista Pilar Muriedas cuando piensa en Sylvana, la única hija de Manlio Fabio Beltrones Rivera, Gobernador de Sonora de 1991 a 1997, y de Sylvia Sánchez, mujer dedicada al hogar. La figura de Sylvana aparece en estos días tanto en las revistas de socialité como las que relatan información nacional. Las primeras, a veces, la adjetivizan como “la entaconadísima”. Las segundas dan cuenta de la diputación plurinominal por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) por la que contendrá en las elecciones del próximo 7 de junio, un sitio casi seguro para mantenerse en el escena pública.

Resulta difícil no observar en la persona de Sylvana Beltrones Sánchez la mezcla de sus pares de Christian Louboutin, cuyo precio promedio son mil dólares, con sus cargos públicos. El periodista Beto Tavira relató que en 2013 en su plataforma Cuna de Grillos que Sylvana llegó así –entaconada– a la Dirección de Gestión Estratégica del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) donde ocupó la silla principal. Hay otro objeto de diseñador que está en su consumo: las bolsas. En 2012, cuando se inició el Gobierno de Enrique Peña Nieto, Sylvana Beltrones apareció en la revista Quién en un listado de “mujeres que amamos”. Compartió créditos con la cantante Ely Guerra y la actriz Montserrat Oliver. La publicación resaltó que la hija de Beltrones es amante de los zapatos de suela roja de Louboutin y las bolsas de Louis Vuitton.

Más allá de la construcción social de las bolsas y los zapatos de tacón, Pilar Muriedas, con larga experiencia en el estudio de la mujer en el ámbito público, pone énfasis en que en política, “el foco debe estar en la cabeza y no en los pies. Igual como son juzgados los hombres, así deben serlo las mujeres. Como otras, ella tuvo que decidir. Y ha decidido estar en los cargos públicos. Si no lo hubiera hecho, nadie hablaría de su forma de vestir”.

La carrera de Sylvana Beltrones Sánchez se vuelve controvertida dada su brevedad. Es ahora mismo subsecretaria general de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP). La primera vez que ocupó un asiento en el Congreso de la Unión fue en 2012 como diputada federal suplente. Ese mismo año, fue nombrada secretaria general adjunta del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Luego, ocupó la silla de la Dirección de Gestión Estratégica del Fonatur, institución a cargo de la planeación y desarrollo de proyectos turísticos sustentables en México. Egresó de la Universidad Iberoamericana de la Licenciatura en Derecho; pero su cédula profesional aún no se encuentra en el Registro Nacional de Profesionistas de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

“Se trata de una heredera del poder y que hasta ahora, no ha mostrado preparación académica. De modo que como personaje político, Sylvana Beltrones representa la clase alta. La que se mueve desde el peldaño más alto. Es un estilo que ella ha elegido. Por ahora es difícil no ver su traslúcida vida social que predomina sobre la profesional. Quizá en el futuro, ambos caminos se equilibren y nos brinden otro ser político”, expresa Gustavo Leal, profesor-investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), plantel Xochimilco.

“Mi suegra hacía muchas burlas porque como llegaba a las 11 o a las 12 de la noche, preguntaba si mi trabajo era de velador”, le dijo Manlio Fabio Beltrones a la revista Quién en una entrevista en 2012. Cuando era novio de Silvia –la madre- se desempeñaba como secretario particular del subsecretario de Gobernación, Fernando Gutiérrez Barrios; trabajaba de ocho de la mañana a 11 de la noche. La medianoche era el único espacio para verla. En la misma ocasión, admitió que les fue difícil procrear a Sylvana y ello fue la justificación de que la pareja sólo tuviera una hija.

Sylvana Beltrones fue procreada mientras su padre crecía como político en Sonora. En esa entidad del norte de México, dirigió al Comité Ejecutivo Estatal, en 1985; y fue secretario de Gobierno y luego Gogernador, de 1991 a 1997. La gubernatura, la arrancó cuando Sylvana tenía nueve años. De modo que durante el mandato estatal, ella se convirtió en adolescente y luego, en adulta.

La familia no ha vivido por completo en Sonora. Los cargos públicos de Manlio Fabio Beltrones los hicieron mudarse a la Ciudad de México. De 2004 a 2005 –años en que Sylvana inició la Universidad- Manlio Fabio Beltrones presidió la Cámara de Diputados; de 2006 a 2007, fue presidente del Senado y de 2010 a 2011, repitió en ese cargo. Ya había sido, de 1988 a 1991, subsecretario en la Secretaría de Gobernación.

Hoy es presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados.

El crecimiento de Sylvana Beltrones Sánchez coincidió con un acontecimiento histórico en la Historia reciente de México: el asesinato del candidato del PRI a la Presidencia de la República, Luis Donaldo Colosio Murrieta el 23 de marzo de 1994. Su padre fue uno de los políticos más visibles en la administración de la tragedia. El día de la tragedia, hubo una reunión de gobernadores en la Ciudad de México, convocada por el presidente del consejo general del Instituto Federal Electoral (IFE). Estuvieron todos, con excepción de Manlio Fabio Beltrones. Cuando ocurrió el asesinato, fue él quien estuvo más cerca del lugar de los hechos porque Ernesto Ruffo Appel, Gobernador de Baja California, no se encontraba en su demarcación, dada la reunión en el IFE.

El Presidente Carlos Salinas de Gortari le pidió ayuda a Beltrones. Una de las preguntas que el ex Presidente tuvo que contestar a la Fiscalía Especializada fue por qué le solicitó ayuda al Gobernador de Sonora y no al de Baja California, lugar del asesinato. “Busqué al Gobernador de Baja California y se me informó que no estaba en su estado. Por ese motivo, y estando presente en mi despacho el coordinador de la campaña de Colosio, el doctor Zedillo, me comuniqué con el Gobernador de Sonora para pedirle que siendo el más cercano al lugar de los hechos, se trasladara a la ciudad de Tijuana, cosa que hizo”, respondió Salinas.

La primera declaración ministerial de Mario Aburto –el asesino confeso- ocurrió a las 19:30. Después del interrogatorio, entre las personas que hablaron con Aburto está Manlio Fabio Beltrones quien se presentó en los separos de la Procuraduría General de la Repúbclica (PGR) en Tijuana como “enviado presidencial” y sacó al detenido para hablar con él “en la playa” (Expediente Colosio, contenido en la PGR). A partir de este episodio, el fantasma de la suspicacia cayó sobre su ser. Surgió la hipótesis de que hay dos Aburtos, uno el capturado en el mitin; otro, el que fue sido presentado a los medios. El cambio se habría hecho después del interrogatorio.

Tres años después, volvió a la controversia. Un reporte de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), citado por el diario The New York Times en 1997, lo acusó de proteger al narcotraficante Amado Carrillo Fuentes, apodado El Señor de los Cielos. El mismo año, la PGR desmintió la información difundida por el periódico estadounidense.

En 2008, Sylvana contrajo nupcias con Pablo Escudero quien es miembro del Partido Verde Ecologista de México (PVEM). A esta boda, celebrada en el Colegio de las Vizcaínas, asistieron 700 personas; entre ellos, Enrique Peña Nieto (ahora Presidente de la República), Santiago Creel, Olegario Vázquez Raña, Juan Francisco Ealy, Raúl Salinas, Joaquín López Dóriga y Esteban Moctezuma. Hoy son padres de dos hijos.

Su nominación como Diputada por la vía plurinominal despertó algunas críticas. Su nombre apareció al lado al de la actriz, Carmen Salinas. Esa propuesta del PRI fue calificada como “deliberadamente superficial” con la postulación de personalidades del espectáculo y el jet-set mexicano para atraerse votos. La revista “Política y Estilo”, la describió en un texto que incluyó ironía: “Ella es bonita, guapa, atractiva; además, es millonaria, tiene mucho estilo, es fashion, conoce de moda, y su cuerpo es cubierto por las marcas de los diseñadores más respetados del mundo…ah, pero si le faltaba algún ingrediente a tan amplia personalidad, podemos cerrar su maravilloso círculo diciendo que su papá es Manlio Fabio Beltrones”.

La relación entre los Beltrones y la candidata de Sonora al Gobierno del Estado, Claudia Pavlovich, es cercana. Sylvana fue una de las invitadas especiales al arranque de campaña, efectuado en Cajeme.

Sylvana Beltrones Sánchez es vicepresidenta de la Fundación Beatriz Beltrones –nombre de su abuela- dedicada a prevenir el cáncer de mama y cérvicouterino. En octubre de 2012, organizó un desfile para recaudar fondos. Entre sus invitados, estaban el empresario Carlos Slim Domit, Arturo Elías Ayub con su esposa, Johanna Slim; Emilio Gamboa, Alberto Cinta y Silvia Rojo. En la ocasión, Manlio Fabio Beltrones dijo: “Mi hija, mi mujer y yo sufrimos con el cáncer de mi madre que la llevó a la muerte… Cuando se tiene esa enfermedad, la agonía no es sólo de quien la padece, sino de la familia completa; queremos seguir trabajando con el propósito de que menos mujeres en Sonora tengan este problema”.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: