Tsipras no entrega plan por escrito; la UE, molesta

Publicado el julio 8, 2015, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

tsipras
LA JORNADA
Grecia tiene de plazo hasta el próximo domingo para llegar a un acuerdo con 27 gobernantes de los países de la Unión Europea (UE), y deberá presentar un plan de reformas a más tardar el viernes, luego de acudir ayer ante sus 18 socios de la zona euro sin una propuesta escrita de solución a su crisis financiera.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, se presentó literalmente con las manos vacías a la reunión urgente y extraordinaria programada con los gobernantes de los países que han adoptado la moneda común europea, pero en vez de documentos impresos ofreció una explicación verbal de los objetivos de su gobierno para evitar la bancarrota.

Jefes de gobierno y ministros que acudieron a la reunión no ocultaron su sorpresa, incredulidad y disgusto por el comportamiento de Tsipras, quien llegó al encuentro sonriente, de buen humor y, como es su costumbre, sin corbata.

El primer ministro de Holanda, Mark Rutte, uno de los mandatarios que hicieron evidente su exasperación con Tsipras, preguntó si el gobierno griego está realmente listo para venir con una solución, pues, agregó, el tiempo ya se acabó.

Rutte forma parte de un grupo de dirigentes europeos de línea dura que no están dispuestos a dar más concesiones a Atenas, entre los cuales están también los países del desaparecido bloque soviético, como Lituania y Estonia.

Hay dos posibilidades: o el gobierno griego no sabe y no quiere saber o continúa jugando, afirmó visiblemente irritada la presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaite, al tratar de dar una explicación de por qué Tsipras llegó sin una propuesta escrita.

Al igual que Tsipras, el flamante ministro de Finanzas de Grecia, Euclides Tsakalotos, designado el lunes en sustitución del polémico Yanis Varoufakis, se presentó por la mañana de este martes a la reunión de sus pares del Eurogrupo sin portar documentos, lo que también causó sorpresa y decepción entre sus colegas.

Otros ministros de Finanzas de la zona euro, como el belga Charles Michel, pidieron horas antes que los representantes griegos llegaran a la mesa ayer con propuestas concretas, precisas y convincentes.

A pesar de no acudir con documentos a la cita a puerta cerrada, Tsipras y Tskalotos sí explicaron a sus contrapartes los planes de su gobierno, según fuentes que estuvieron presentes en la conversaciones. Una de las versiones señaló que los funcionarios griegos aún no terminaban el texto y que éste sería entregado este miércoles.

Al finalizar la reunión de los jefes de gobierno, Tsipras informó que la discusión se produjo en una atmósfera positiva. El proceso será rápido. Comienza en las próximas horas y concluirá cuando mucho al finalizar la semana.

Tsipras precisó que en las negociaciones de esta semana la parte griega continuará el esfuerzo, teniendo como arma el veredicto del pueblo, la voluntad de una gran mayoría por un acuerdo viable que termine la discusión sobre un abandono de Grecia de la zona euro y la perspectiva de salir finalmente de la crisis.

Desde Atenas, una fuente gubernamental que pidió el anonimato informó que durante los dos encuentros –primero entre Tskalotos y el Eurogrupo y después el de Tsipras con la zona euro– los funcionarios griegos ofrecieron una versiónmejorada de las propuestas que hicieron el 30 de junio pasado –en la más reciente ronda de pláticas–, que tomó en cuenta las sugerencias de los acreedores, así como un plan de reformas, necesidades de financiamiento y pago de la deuda.

Estos encuentros se llevaron a cabo dos días después de que los griegos rechazaron en un referendo las exigencias de austeridad gubernamental y más impuestos planteados por los acreedores para respaldar un nuevo plan de financiamiento al país mediterráneo.

Tsipras interpretó esa votación como un mandato de los ciudadanos para negociar con mayor fuerza una restructuración de la deuda, sin considerar la salida de la zona euro ni de la UE. Por el contrario, el primer ministro espera mantener el flujo de recursos con la cooperación del Mecanismo Europeo de Estabilidad –un fondo de rescate de la comunidad–, al cual dirigió la semana pasada una solicitud de 29 mil millones de euros que servirían a Grecia como un puente crediticio que permita mantener la actividad financiera y económica de su país.

En ese sentido, el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, informó que la representación de Grecia renovará esa petición, que será analizada hoy en una teleconferencia que contará con la participación de todos los ministros de finanzas de la eurozona. Fuentes de la UE dijeron que esta petición deberá estar acompañada de iniciativas de reforma y diversos compromisos del gobierno griego para cumplir con el pago de los pasivos.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo a su vez que Atenas tiene hasta el jueves o el viernes para presentar a sus acreedores un paquete de reformas si quiere reanudar las negociaciones sobre un nuevo plan.

La dura realidad es que sólo tenemos cinco días para llegar a un acuerdo final, puntualizó Tusk, al anunciar que el próximo domingo habrá una cumbre de los 28 jefes de gobierno de la UE para tratar el caso de Grecia, y advirtió que ese día vence el plazo para llegar a un acuerdo con Atenas.

Merkel llegó a la reunión en Bruselas con la insistencia de que Atenas debe impulsar reformas creíbles para acceder a los recursos del Mecanismo de Estabilidad Europea, pero después del encuentro con sus pares de la zona euro declaró quenecesitamos un programa de varios años que vaya más allá del que discutimos hace 10 días para ampliar el segundo plan de rescate que expiró el 30 de junio pasado y extenderlo hasta noviembre.

De su lado, el premier italiano, Matteo Renzi, se manifestó confiado en que el domingo se alcanzará un acuerdo.

Otra noticia alentadora para Grecia fue el anuncio de Ewald Nowotny, del consejo directivo del Banco Central Europeo, quien abrió la puerta a la posibilidad de que Atenas reciba un anticipo de ayudas hasta que el país cierre un acuerdo con sus acreedores.

En medio de los encuentros de alto nivel, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se comunicó telefónicamente con Tsipras y Merkel, e instó a las partes a lograr una solución que permita la permanencia de Atenas en la eurozona. El estadunidense también habló con el presidente de Francia, François Hollande, quien se pronunció por la permanencia de Grecia en la zona euro.

En Madrid, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aseguró que en España “no habrá corralito ni se verá a los pensionados haciendo largas filas bajo el sol para sacar unas decenas de euros”, al hacer una defensa ante el pleno del Congreso de un proyecto de modificaciones a la ley tributaria y al apoyo que ha prestado a los bancos españoles.

España no es Grecia, pero pudo serlo, dijo Montoro.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: