Articulista invitado: Mtro. en Filosofía, Alberto Rafael León Ramos, La filosofía como materialmente idéntica a la metafísica

Publicado el marzo 24, 2016, Bajo cultura, Investigación, Autor Rucobo.

11249402_1701365966757787_7355786660272800786_n

La filosofía como materialmente idéntica a la metafísica
Articulista invitado: Mtro. en Filosofía, Alberto Rafael León Ramos
24 marzo 2016

La filosofía es una actividad que se forjó en la antigua Grecia como respuesta a las grandes interrogantes del hombre: ¿qué es el ser? ¿qué es la realidad? ¿existe el mundo?, ¿por qué hay algo y no precisamente nada?, ¿qué es la substancia?, entre otras preguntas fundamentales. Estas interrogaciones son eminentemente metafísicas.

“La metafísica es materialmente idéntica a lo que entendemos por filosofía. E insisto en la palabra materialmente. Puede decirse que la metafísica es una parte de la filosofía, además de la lógica, la ética, la filosofía de la naturaleza. Ciertamente; pero todo esto en definitiva es metafísica; la lógica es la metafísica de conocimiento, como la ética es la metafísica de la vida, como la filosofía de la naturaleza es la metafísica de la naturaleza. En este sentido, la metafísica no es una parte de la filosofía, sino que es materialmente idéntica a la filosofía misma.” (Zubiri, 1933)
Siguiendo a Xavier Zubiri se puede afirmar que filosofía y metafísica son idénticas, esto quiere decir, que la propia filosofía es en esencia metafísica ¿por qué? Porque las preguntas que guían su reflexión son tan profundas que no es posible responderlas de una manera simple. La respuesta a ese tipo de preguntas siempre lleva al hombre a reflexiones muy peculiares, profundas además de interesantes. En seguida podemos ejemplificar. Si retomamos la pregunta de Aristóteles ¿qué es la substancia? entenderemos que la respuesta no puede ser tan sencilla, es decir, no se puede dar una definición llana y demarcada.

El filósofo griego tuvo que gestar una ingente reflexión sobre aquella sencilla pregunta, para ello empezó a escribir sus respuestas en un libro que hoy conocemos como Metafísica , aunque él propiamente no lo llamó así, sino que nombró a ésta actividad como Sabiduría Primera , en donde desarrolló ampliamente una respuesta para llegar a concluir que la substancia es el sentido fundamental del ser. En ese sentido Metafísica es ciencia de la substancia. En síntesis, la substancia es uno de los modos en que el ser aparece, ya que puede “acontecer” en otros sentidos, pero todo en relación a un único principio, el ente.

“En todas las formas del ser está presente la substancia, y, por tanto, esta no es algo distinto del ente en cuento tal y de Dios, sino que el ente como ente encuentra su unidad en la substancia. se trata, pues, de una única filosofía primera o metafísica en su triple raíz.” (Marías, 1997)
Hasta aquí de manera somera la respuesta que Aristóteles nos da en torno a la pregunta ¿qué es la substancia? En el libro antes mencionado – La Metafísica- la explicación se extiende por catorce capítulos, cada uno de ellos infestado de ejemplos, terminología y reflexiones filosóficas de gran envergadura. Explicar cada uno sería tema para un buen trabajo de investigación doctoral y aquí sólo se quiere mostrar algunos ápices de la filosofía como reflexión metafísica.

Retornando a Xavier Zubiri en su afirmación “La metafísica es materialmente idéntica a lo que entendemos por filosofía” y para hacerla más evidente es menester proporcionar un segundo ejemplo. Vayamos al conocido dictum de René Descartes “cogito ergo sum”, se puede traducir como <<pienso, luego existo>>. La conocida frase es mencionada en su libro “Meditaciones Metafísicas ” en donde va exponiendo de manera cuidadosa su pensamiento, a la vez que construye un edificio epistemológico que no tenga fisura alguna. El filósofo francés desea con toda su alma una filosofía exenta de errores y para ello usa un método ¿cuál?; es la llamada <>, que le proporciona ir paso por paso hasta llegar a lo que él llama <>, y aplica la fórmula en todo su libro.

Descartes llega a través de su método, de su razonamiento y apoyado con reflexiones metafísicas a enunciar las <>, estas son: yo (res cogitans) y Dios. Para después inferir por medio del argumento del genio maligno la existencia del mundo (res extensa), es decir, de la realidad. Con esto el filósofo puede empezar a explicar de qué manera el hombre está en el mundo y cómo es que puede llegar a conocer tanto el mundo como a sí mismo. Asimismo, opinan los expertos, se inicia la filosofía subjetiva que estará presente en la mayoría de las discusiones filosóficas futuras. Aunque aquí simplemente se quiere evidenciar que en René Descartes existe también una relación intrínseca entre la filosofía y la metafísica.

Si retomamos las filosofías expuestas anteriormente podemos interpretar que las dos tienen temas peculiares y poco comunes, es decir, las respuestas a los problemas planteados por cada uno de los filósofos antes mencionados no se pueden catalogar en la región de la simplicidad, sino al contrario, en la región de la pura reflexión filosófica metafísica. Entendiendo metafísica como aquella disciplina que se enfoca en tratar los temas del ser, la substancia, el yo, la existencia del mundo, etcétera.
Expuesto lo anterior se puede inferir que la actividad metafísica es precisamente la misma filosofía, si parafraseamos las palabras de Xavier Zubiri, dado que tanto Aristóteles como Descartes están reflexionando y usando tópicos que tienen un carácter de universal , fundante y último. Por último, deseo hacer la invitación a ti, amable lector, a incursionar en la metafísica, para ello te menciono algunos autores: Leibniz, Plotino, B. Spinoza, Hegel o más actuales como Xavier Zubiri o Eduardo Nicol.

Bibliografía.
Descartes, René, (2004), Meditaciones Metafísicas, editorial Aguilar. España.
Marías, Julián, (1997), Historia de la filosofía, editorial Alianza, Madrid.
Zubiri, Xavier, (1933) Sobre el problema de la filosofía, editorial Fundación Xavier Zubiri, España.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: