Los políticos de fiesta o de viaje mientras las zonas que están bajo su mando sufren desastres

Publicado el junio 27, 2016, Bajo Nacional, Autor LluviadeCafe.

aguirre-fiesta
SinEmbargo
El Gobernador de Oaxaca, Gabino Cué Monteagudo, se encontraba en una maratónica boda mientras se registraba la jornada de enfrentamientos entre integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), simpatizantes y elementos de las policías Federal y Estatal en el municipio de Asunción Nochixtlán, hechos violentos que hasta el momento han provocado al menos nueve muertos, decenas de heridos, incluyendo policías, y detenidos. Sin embargo, no es el único político que ha estado en una fiesta o de viaje al mismo tiempo que ardía la zona bajo su mando.

El diario local ADN Sureste reveló que, a pesar de que llevaban días los bloqueos de los profesores –en el marco de su lucha contra la Reforma Educativa y el arresto de sus líderes–, Cué Monteagudo asistió el sábado a las nupcias entre Alicia Rueda y Rafael Navarrete Quezada, Secretario de Obra Pública de Guerrero y ex delegado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en Oaxaca.

En el evento, que se extendió hasta el otro día en una tornaboda (la post-boda), también estuvo el Gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores.

Hasta el domingo por la noche, el Gobernador oaxaqueño ofreció una conferencia de prensa donde confirmó, en ese momento, el fallecimiento de seis personas. No obstante, aseguró que las autoridades no estaban armadas a pesar de que fotografías de agencias de noticias nacionales e internacionales mostraron lo contrario.

También la Secretaría de Gobernación (Segob) y la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) han dicho que los policías no utilizaron armas en el operativo.

Ese mismo sábado, en vísperas de que Oaxaca ardiera, el Presidente Enrique Peña Nieto asistió a la ceremonia de la entrega de diplomas del colegio Miraflores por la graduación de su hijo Alejandro. Hasta el lunes, desde su cuenta de Twitter, lamentó “las pérdidas humanas” e informó sobre el apoyo del Gobierno federal al de Oaxaca.

En septiembre de 2013, cuando la tormenta tropical “Manuel” impactó contra Guerrero, el entonces Gobernador del estado sureño Ángel Aguirre Rivero estaba entre mariachis y copas.

Cuando la depresión tropical 13-E se fortaleció la tarde del 13 de septiembre para convertirse en la tormenta tropical “Manuel”, el perredista era el anfitrión de una cena de gala para celebrar en Chilpancingo el bicentenario del Primer Congreso de Anáhuac.

Como consecuencia del fenómeno meteorológico, murieron en ese estado 101 personas y hubo cientos de damnificados. Alrededor de once ríos se desbordaron en los municipios de Acapulco, Coyuca de Benítez, Igualapa, Tlachochistlahuaca y Ometepec, y varias carreteras resultaron dañadas, entre ellas, la Autopista del Sol.

El entonces Diputado, Héctor Astudillo Flores, dijo a Aguirre: “Sabemos que gobernar Guerrero no es una tarea fácil; se necesita sensibilidad, habilidad y generosidad con el pueblo que tanto necesita la mano solidaria de sus gobernantes”.

Autoridades de los tres niveles de Gobierno, cuestionó la prensa extranjera, no informaron a tiempo sobre el peligro que representaba para la población tanto el huracán “Ingrid” como la tormenta “Manuel”. Hasta el 23 de septiembre de 2013, el fenómeno meteorológico había dejado un saldo de 123 muertos, 33 heridos, 68 desaparecidos, 59 mil evacuados y al menos 218 mil 594 personas afectadas y 35 mil viviendas dañadas.

De acuerdo con las fotos de la fiesta, asistieron el entonces Alcalde de Chilpancingo, Mario Moreno Arcos; el aún jefe de la Oficina de la Secretaría de Desarrollo Social, Ramón Sosamontes Herrera Moro –que también fue a la boda del sábado pasado– y el presidente de la Comisión de Gobierno en el Congreso local, Bernardo Ortega Jiménez.

En la cena también acudieron los predecesores de Aguirre Rivero, René Juárez Cisneros y Rubén Figueroa Alcocer; el ex secretario General de Gobierno, Jesús Martínez Garnelo; el ex coordinador general del Ejecutivo, Humberto Salgado Gómez, y los entonces diputados locales Héctor Astudillo Flores y Héctor Apreza Patrón.

El Centro de Derechos Humanos Tlachinollan denunció que los damnificados de la Montaña fueron “invisibilizados” ya que no se adoptaron a tiempo acciones gubernamentales para atender los daños que dejaron las tormentas en esta región.

“La respuesta estatal no ha llegado a la Montaña”, acusó ese año.

LA EXPLOSIÓN EN LA TORRE DE PEMEX

El jueves 31 de enero de 2013 hubo una explosión en el edificio B2 de la Torre de Petróleos Mexicanos (Pemex) en la Ciudad de México, lo que causó 33 muertos y 128 heridos. Según la versión oficial, fue por acumulación de gas.

Un día después, luego de declarar tres días de luto nacional, el Presidente Enrique Peña Nieto se fue de vacaciones con su familia al centro turístico de Punta Mita, en Nayarit.

En esos momentos, se seguían buscando personas entre los escombros y se ignoraba la causa del siniestro. El acto provocó diversas críticas en redes sociales.

El sábado por la noche el Presidente decidió regresar a la capital del país y supervisó las labores del rescate.

Y EN SUS GIRAS…
El Presidente Enrique Peña Nieto volaba a Francia en julio del año pasado mientras Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, se fugaba del penal de máxima seguridad del Altiplano I, en el Estado de México, a través de un túnel.

Sin embargo, el mandatario no interrumpió su gira por ser “histórica” y sólo instruyó al Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, –quien se regresó– para que atendiera el tema y diera las explicaciones pertinentes.

El capo había sido recapturado el 22 de febrero de 2014 en Mazatlán, Sinaloa, ya que desde enero de 2001 estaba prófugo tras su escape de Puente Grande, en Jalisco.

A finales de octubre de 2014, un mes después de la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa, el Presidente Peña Nieto anunció que del 7 al 17 de noviembre participaría en la Reunión de Líderes Económicos del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).

Aunque la oposición le pidió cancelar ese viaje ante el reciente suceso, sólo recortó los días del 9 al 15 de noviembre.

Argumentó que la participación de México en ese foro internacional era de la “más alta importancia” para consolidar al país como un “actor de responsabilidad social”.

Además, dijo, el viaje a China permitiría incrementar el comercio bilateral y la inversión asiática.

ROMERO DESCHAMPS: ENTRE CUMBIA Y SALSA
Carlos Romero Deschamps, en julio de 2014, disfrutó de una convivencia con 2 mil 500 secretarias en una sede del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana al mismo tiempo que en la Cámara de Diputados se pactaba el rescate del pasivo laboral de Petróleos Mexicanos (Pemex), el cual ascendía a un billón 153 mil millones 301 mil pesos, denominado “Pemexproa”.

De acuerdo con el diario Reforma, se ofreció lomo de cerdo, espagueti y tamales, así como ron, tequila, whisky y cerveza.

En el encuentro los asistentes bailaron cumbia, salsa y chachachá, música interpretada por una orquesta. Posteriormente llegó el mariachi.

También hubo una rifa, en la que se repartieron monederos electrónicos, pantallas, viajes a Acapulco y un auto último modelo, añadió el reporte.

Héctor Sosa Rodríguez, secretario general de la sección 34, felicitó a Romero Deschamps “por su destacada, firme e inteligente intervención en los acuerdos de aprobación en la reforma energética”.

Ese día de pachanga, las comisiones unidas de Energía y de Presupuesto de la Cámara de Diputados aprobaron por mayoría el primer dictamen para reformar la Ley Federal de Presupuesto y la Ley General de Deuda Pública en lo relacionado con la Reforma Energética.

El Diputado perredista Carol Antonio Altamirano aseguró que era un despropósito que los mexicanos terminen pagando los pasivos laborales “con discrecionalidad y opacidad, sin antes hacer un deslinde de responsabilidades”.

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: