Ebrard y Delgado: Negligencia criminal

Publicado el septiembre 1, 2014, Bajo Columna de opinión, Autor MonaLisa.

ramon-alberto-garza-310811 POR RAMÓN ALBERTO GARZA Reporte Indigo

* Pretextando no querer hacer del espeluznante asunto de la Línea 12 del Metro un caso político, las investigaciones y sus consecuencias parecen estar congeladas, sin una sentencia definitiva.

Abundan las acusaciones, el reparto de culpas, pero no existe un veredicto que acabe de sentenciar quién o quiénes incurrieron en esa negligencia.

Viernes 29 de agosto de 2014

Lo único cierto es que la llamada Línea de Oro está clausurada, en reparación, y sus cientos de miles de usuarios sin servicio. Y todos los involucrados, se lavan las manos.

Pretextando no querer hacer del espeluznante asunto de la Línea 12 del Metro un caso político, las investigaciones y sus consecuencias parecen estar congeladas, sin una sentencia definitiva.

Por ahora está claro que la autoridad –entiéndase el binomio Marcelo Ebrard y Mario Delgado– tienen la mayor responsabilidad.

Sería porque les urgía poner en servicio la Línea 12 para efectos políticos del fin de su sexenio al frente del gobierno capitalino. Por eso acabaron aceptando la incompatibilidad entre los rieles y las ruedas de los vagones adquiridos.

Esto en sí mismo ya es suficiente negligencia y puede alcanzar el calificativo de criminal.

Y los expertos se los advirtieron por escrito: aceptar las ruedas metálicas era un riesgo… y decidieron correrlos en aras del timing político.

El hecho de que no se haya dado un accidente no elimina la negligencia, puesto que de facto estuvieron dispuestos a correr el riesgo con vidas humanas, antes que tomar tiempo y rectificar.

Como también se suma a esta criminal decisión el Consorcio Constructor integrado por ICA- Carso- Alstom, quienes en su momento protestaron por el tipo de rodaje de la nueva Línea, pero por negocio acabaron aceptando el capricho de Ebrard.

Ahora Reporte Indigo documenta otro hecho criminal. Este contra el Erario, al elevar sustancialmente el costo de la Línea 12.

El costo exclusivo de los trenes apenas supera los 6 mil millones de pesos. Pero el aceptado costo de mantenimiento triplica el precio y lo lleva a 21 mil millones.

Es como si usted compra un automóvil en 200 mil pesos y acepta de antemano pagar 600 mil pesos para que nunca tenga que cubrir el costo de una reparación. ¿Verdad que no lo haría?

Hay que decirlo y claro. Con lo que se excedieron Ebrard y Delgado se pudieron comprar una cantidad igual de trenes, para otra línea del Metro.

Y sobrarían 9 mil millones de pesos para cubrir los costos de sus reparaciones, tanto en la Línea 12 como en la nueva.

No se tiene que ser un perito para saber que aquí existe un arreglo que benefició a alguien y hay que exhibirlo.

¿Quién va a ponerle el cascabel al gato para que de una vez por todas se haga justicia, caiga quien caiga?

COMENTA TAMBIÉN SIN FACEBOOK: